El Salvador es el país más violento de la región

En su balance anual, InSight Crime evalúa cómo les fue a los países de Latinoamérica y el Caribe en cuanto a la lucha contra la violencia el año anterior.

La novedad más sobresaliente en el balance de este año (vea aquí el ranking de InSight Crime sobre los homicidios en 2014) es el cambio que se produjo en los primeros lugares de la lista. El Salvador ha superado a su vecino Honduras como el país más violento del hemisferio occidental, después de su año más violento desde que terminó la guerra civil.

Hubo otros cambios importantes relacionados con los homicidios en la región. En Costa Rica se presentó un número récord de homicidios en el año 2015, mientras que Colombia, que alguna vez fue la capital mundial del crimen, registró su tasa de homicidios más baja en las últimas dos décadas.

Durante el año pasado, InSight Crime descubrió que registrar los datos de homicidios es todo un reto, y que obtener el 100% de precisión es casi como tratar de encontrar el mítico El Dorado. Cabe destacar, por lo tanto, que aunque los siguientes datos sobre homicidios provienen de organismos gubernamentales o de observatorios de violencia, estas cifras deben tratarse como aproximaciones razonables al verdadero número de homicidios cometidos en cada país, y no como una cifra definitiva.

El Salvador: 103 por cada 100.000 habitantes

El Salvador es actualmente el país más violento del hemisferio occidental, con aproximadamente 6.650 homicidios en 2015, lo cual lo ubica en la asombrosa tasa de homicidios de 103 por cada 100.000 habitantes. Las rivalidades entre las dos principales pandillas del país, la MS13 y Barrio 18, además de las tácticas de mano dura policial, contribuyeron a esta explosión de violencia. Sin embargo, en realidad los niveles de homicidios comenzaron a dispararse durante la segunda mitad de 2014, luego del fracaso de la tregua entre pandillas que inició en 2012.

Venezuela: 90 por cada 100.000 habitantes

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) contabilizó 27.875 “muertes violentas” en 2015, lo que da como resultado una tasa de homicidios de 90 por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, en un informe de final de año (pdf), el OVV señala que esta cifra no se limita únicamente a los homicidios —incluye muertes violentas en las que la causa de la muerte se desconoce, además de enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad—.

Este sistema de conteo tiene un gran impacto en la tasa de homicidios reportada en Venezuela. El año pasado, el OVV reportó una tasa de muertes violentas de 82 por cada 100.000 personas, pero mediante un correo electrónico le informó a InSight Crime que la tasa de homicidios era mucho menor —de 54 por cada 100.000 personas—. Los intentos por contactar a la OVV para obtener el número de homicidios reportados en el año 2015 fueron infructuosos.

La renuencia del gobierno venezolano a divulgar más estadísticas sobre el crimen oscurece aún más una imagen de por sí ya turbia. Sin embargo, el crimen y la violencia parecen estar en aumento, mientras el país se esfuerza por hacer frente al crecimiento de las “megabandas”, en medio de una grave crisis económica y de cambios políticos que amenazan al régimen chavista.

Honduras: 57 por cada 100.000 habitantes

Las cifras de la policía muestran que los homicidios continuaron disminuyendo el año pasado en Honduras, país que antes era considerado la capital mundial del crimen. Con 5.047 homicidios, Honduras registró una tasa de homicidios de 56,7 por cada 100.000 habitantes, más de 30 puntos por debajo de la tasa de homicidios del país en 2011. Aunque se ha cuestionado la validez de las estadísticas de homicidios divulgadas por el gobierno de Honduras, la organización civil Alianza por la Paz y la Justicia (APJ) acepta los datos de homicidio otorgados por el gobierno para el año 2015. En particular, los casos de homicidios múltiples, que están estrechamente asociados con la violencia relacionada con el crimen organizado, aumentaron en 2015, a pesar de que la tasa de asesinatos disminuyó.

Jamaica: 45 por cada 100.000 habitantes

La policía registró al menos 1.192 asesinatos en 2015, lo que significa una tasa de homicidios de aproximadamente 45 por cada 100.000 habitantes. Esta cifra representa un aumento de casi el 20 por ciento con respecto al número de homicidios en el año 2014, y los funcionarios dicen que este repunte en la violencia está relacionado con las bandas criminales que se enfrentan por el control de las listas de posibles víctimas (“lead lists” en inglés), que contienen miles de nombres y contactos de potenciales víctimas de estafas de lotería.

Guatemala: 30 por cada 100.000 habitantes

La Policía Nacional Civil de Guatemala (PNC) registró 4.778 homicidios en 2015, lo que da como resultado una tasa de homicidios de 29,5 por cada 100,000 habitantes. Esto representa una leve disminución con respecto a los 4.998 homicidios de 2014, pero es una disminución significativa con respecto al número de asesinatos desde 2009, cuando el país registró (pdf) una tasa de homicidios de 46,5 por cada 100.000 habitantes. Aun así, la elección del novato político Jimmy Morales como presidente, tras la tormenta de escándalos de corrupción que sacudieron a Guatemala en 2015, lleva a preguntarse cómo la nueva administración responderá a lo que parecen ser pandillas callejeras cada vez más sofisticadas.

Brasil: 26 por cada 100.000 habitantes

Según el Foro Brasileño de Seguridad Pública (pdf), en el país hubo 53.240 víctimas de asesinato en 2014, el año más reciente en el que se cuenta con datos sobre homicidios. Esto significa una tasa de homicidios de 26,3 por cada 100.000 habitantes —un ligero aumento con respecto al año anterior—. Al parecer, de todos los países del mundo, el que tiene el mayor número total de homicidios es Brasil, donde la violencia policial generalizada es una faceta particularmente preocupante de la dinámica de seguridad del país.

Colombia: 25 por cada 100.000 habitantes

La Policía Nacional de Colombia reportó 12.540 asesinatos el año pasado, lo que significa que 2015 remplazó a 2014 como el año menos violento desde mediados de la década de los ochenta. La ciudad de Cali, al suroeste del país, logró reducir el número de asesinatos el año pasado, pero aun así cerró el año con una tasa de homicidios de 56 por cada 100.000 habitantes, más del doble del promedio nacional, que es de 25 por cada 100.000 habitantes.

República Dominicana: 17 por cada 100.000 habitantes*

El Observatorio de Seguridad Ciudadana contabilizó 1.270 homicidios entre enero y septiembre de 2015, un poco menos de los 1.344 asesinatos que el observatorio registró durante los nueve primeros meses de 2014. Si el número promedio de homicidios mensuales se mantiene estable para el resto del año, República Dominicana registraría una tasa de homicidios de 17 por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, la baja tasa de homicidios de República Dominicana puede ser el resultado de una “pax mafiosa” entre grupos criminales locales y extranjeros, en lugar de una estrategia de mejora de la seguridad.

Puerto Rico: 16 por cada 100.000 habitantes*

El 23 de diciembre, el gobernador Alejandro García Padilla anunció que en Puerto Rico se presentaron 570 asesinatos en el año 2015, lo que se traduce en una tasa de homicidios de 16,3 por cada 100.000 habitantes. Según el gobernador, los asesinatos han disminuido más del 50 por ciento, con respecto a un máximo de 1.164 que se alcanzó en 2011, y están en su punto más bajo desde 1989.

México: 13 por cada 100.000 habitantes

Después de cuatro años de disminución en los homicidios, es posible que México cierre el año 2015 con un leve repunte en los asesinatos. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) registró 17.055 homicidios durante los primeros 11 meses del año 2015, lo que significa una tasa de homicidios de 12,9 por cada 100.000 habitantes, según Animal Político. El asediado estado de Guerrero cerró el año con una tasa de homicidios de más de cuatro veces el promedio nacional, mientras que Ciudad de México experimentó uno de sus años más violentos desde mediados de la década de los noventa.

Costa Rica: 11 por cada 100.000 habitantes

Costa Rica tuvo el año más violento jamás registrado en el país, con 558 asesinatos, que dan como resultado una tasa de homicidios de 11,4 por cada 100.000 habitantes, según el Departamento de Investigación Judicial del país. Las autoridades dicen que muchos de los homicidios están relacionados con el crimen organizado y el tráfico de drogas, y que las pandillas locales parecen estar reforzando sus conexiones con organizaciones criminales transnacionales.

Panamá: 11 por cada 100.000 habitantes*

Según estadísticas de la Policía Nacional, Panamá registró 445 asesinatos en 2015, una disminución del 21 por ciento con respecto al número registrado el año anterior. Aunque la inseguridad continúa siendo una de las principales preocupaciones de los panameños, en el país ha habido una mejora constante en la tasa de homicidios, que en 2015 alcanzó un nivel mínimo en los últimos 10 años, de 11,1 por cada 100.000 habitantes.

Argentina: 9 por cada 100.000 habitantes

A mediados de 2015, el Ministerio de Salud de Argentina publicó los datos de homicidios del año 2013, que mostraron que en el país se presentaron 3.352 asesinatos ese año, lo que daba un resultado de 8,8 por cada 100.000 habitantes. Esto representa un incremento del 16 por ciento con respecto al número de homicidios reportados en 2012; además, la tasa de homicidios de Argentina probablemente ha seguido aumentando en los últimos dos años, debido al creciente papel del país en el tráfico de drogas regional.

Nicaragua: 8 por cada 100.000 habitantes

En el año 2014, Nicaragua registró su tasa más baja de homicidios durante los últimos 15 años, con 8 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según las estadísticas incluidas en un informe de la policía publicado en abril de 2015. A diferencia de otros países centroamericanos, donde la violencia es promovida por pandillas enemigas, las autoridades dicen que casi el 80 por ciento de los homicidios en Nicaragua son el resultado de conflictos personales.

Paraguay: 8 por cada 100.000 habitantes

Las autoridades aún no han divulgado las estadísticas de homicidios para el año 2015, pero el Ministerio del Interior publicó estadísticas el año pasado, que muestran que la tasa de homicidios de Paraguay en el 2014 se situó en 7,9 por cada 100.000 habitantes. La tasa de homicidios de Paraguay ha disminuido un punto en cada uno de los dos últimos años.

Uruguay: 8 por cada 100.000 habitantes*

El observatorio Fundapro, un centro de estudios sobre seguridad aliado al Partido Colorado, de la oposición, registró 274 homicidios en todo el país hasta el 17 de diciembre, lo que hace de 2015 el año más violento que se haya registrado. (El Ministerio del Interior de Uruguay, que todavía no ha publicado las estadísticas de homicidios de fin de año, reportó sólo cuatro homicidios menos que los registrados por Fundapro durante el primer semestre de 2015). Según estas cifras, la tasa de homicidios de Uruguay se sitúa en 7,9 por cada 100.000 habitantes. Si bien Uruguay no se asocia típicamente a la violencia criminal, funcionarios del Ministerio del Interior dicen que el 43 por ciento de los homicidios de este año fueron el resultado de “ajustes de cuentas” entre grupos criminales.

Perú: 7 por cada 100.000 habitantes

La tasa de homicidios de Perú en el año 2014 se mantuvo estable, en 6,7 por cada 100.000 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Aunque las estadísticas de asesinatos de este año aún no han sido divulgadas, las autoridades anunciaron un estado de emergencia en tres provincias a finales de 2015, debido a la inseguridad y al narcotráfico rampante.

Ecuador: 6 por cada 100.000 habitantes

El Ministerio del Interior de Ecuador registró una tasa de homicidios de 6,3 por cada 100.000 habitantes en el año 2015, un mínimo histórico para el país. Las autoridades dicen que la desmilitarización de la policía y la asignación de mayores recursos para los organismos de seguridad han ayudado a que Ecuador alcance la tasa de homicidios más baja en el país, que se situó en más de 20 por cada 100.000 habitantes hace sólo cuatro años.

Bolivia: 5 por cada 100.000 habitantes*

La policía registró 326 asesinatos durante los primeros ocho meses de 2015. Si Bolivia mantiene este ritmo para el resto del año, la nación andina terminará con una tasa de homicidios de 4,7 por cada 100.000 habitantes. Se trata de una disminución del 29 por ciento con respecto al número de asesinatos registrados durante el mismo período de 2014, pero esto no necesariamente significa que se hayan presentado mejoras en la seguridad ciudadana. Funcionarios de la policía dicen que la disminución en el número de asesinatos en Bolivia en el año 2015 se debe principalmente a una nueva ley que clasifica a los asesinatos relacionados con género como feminicidios, los cuales no son reportados a la unidad policial de lucha contra el crimen.

Chile: 3 por cada 100.000 habitantes

A principios del año pasado, la Policía Nacional de Chile reportó 528 asesinatos en 2014, lo que significa una tasa de homicidios de 3 por cada 100.000 habitantes. Si bien esto representa un leve aumento con respecto a la tasa de homicidios del país en 2012 y 2013, Chile sigue siendo uno de los países más seguros de Latinoamérica.

* Tasas de homicidio calculadas por InSight Crime con base en el número de homicidios reportados y el total de población del país estimado en 2015, según Population Reference Bureau (pdf).

Investigaciones

Prev Next

La justicia y la creación de un Estado mafioso en Guatemala

El edificio del IGSS en Guatemala

Mientras el Congreso de Guatemala se prepara para elegir a los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia y las Cortes de Apelaciones, InSight Crime investiga cómo el crimen organizado influye en el proceso de elección. Esta historia detalla los intereses de un bloque político en particular, ...

50 años de las FARC: la guerra, la Droga y Revolución

Las FARC son insurgencia más antigua y más grande del hemisferio. InSight Crime explora las raíces del grupo, su crecimiento y sus esfuerzos por lograr un acuerdo de paz con el gobierno.

Uruguay, crimen organizado y política de drogas

Después de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de marihuana controvertido, Uruguay está a punto de convertirse en el primer país en el planeta para regular la producción, venta y distribución de la droga. InSight Crime explora las implicaciones.

Zetas en Nuevo Laredo

Tras la captura del Jefe de los Zetas "Z40", Nuevo Laredo se prepara para lo peor. Esta investigación analiza lo que hace de la ciudad un importante corredor de trata de personas, y lo que se necesita para que los Zetas puedan mantener su control sobre la ciudad. ...

Tregua entre pandillas en El Salvador

La tregua entre las dos principales pandillas de El Salvador, la MS-13 y Barrio 18, abre nuevas posibilidades para abordar el asunto de las pandillas callejeras: la principal amenaza a la seguridad en los países del Triángulo Norte.

Farc, paz y posible criminalización

Colombia tiene la posibilidad de poner fin a 50 años de conflicto civil, pero enfrenta grandes retos en la opinión pública que se opone a las negociaciones de paz, sin hablar de los altos riesgos inherentes al proceso.

Corrupción policía El Salvador

.Desde el final de la guerra civil de El Salvador, la policía del país se ha convertido en un jugador clave en el inframundo. Esta serie de cinco artículos explorar los vínculos oscuros entre las organizaciones criminales y la institución lucha contra el crimen más importante del gobierno. ...

Juárez después de la guerra

A medida que la amarga guerra entre los carteles rivales llega a su fin, Ciudad Juárez ha perdido el título de capital del asesinato en el mundo, y está avanzando hacia algo más parecido a la normalidad. InSight Crime examina el papel de políticos, la policía, y pandillas. ...