Cada maleta contenía 40kg de cocaína

Detrás de la incautación del mayor alijo de cocaína en la historia de Francia hubo miembros del ejército de Venezuela. La investigación de InSight Crime revela los métodos de tráfico utilizados por las células militares corruptas y la operación internacional encubierta de la policía que condujo al desmantelamiento de la red de contrabando.

La incautación fue extraordinaria, tanto por la cantidad como por el hecho de que hubiera llegado en avión, dijo el experto en narcotráfico de la ONU Thomas Pietschmann a The New York Times, ¿Cómo 1,3 toneladas de cocaína lograron llegar a un avión comercial de pasajeros de Air France que viajaba entre dos de los principales aeropuertos internacionales del mundo?.

Las drogas habían sido empacadas en 31 maletas de colores brillantes (que fueron alineadas y mostradas en televisión francesa) y se les habían asignado nombres que no correspondían con ninguno de los pasajeros del avión. De inmediato fue evidente que había una amplia participación de la Guardia Nacional de Venezuela (GNB), la cual maneja el aeropuerto internacional de Maiquetía de Caracas.

"Cualquiera que haya sido testigo de los complejos controles que la Guardia Nacional tiene sobre cada aspecto de los movimientos de los pasajeros y las maletas en Maiquetía –donde estaría en grandes problemas si usted intentara salir del país con dos paquetes de café en su maleta como recuerdo- sabe perfectamente bien que no puede conseguir meter [31] maletas fantasma en un avión sin que ellos lo sepan", escribió el bloggero y analista venezolano Francisco Toro.

La participación de las fuerzas armadas de Venezuela en el tráfico de drogas ha ido aumentando, pasando de simplemente facilitar el comercio en los años noventa, a la compra y el transporte del producto, de manera activa, durante la primera década del siglo XXI. No obstante, las 1,3 toneladas de cocaína cargadas en un vuelo comercial lleva el descaro de este tráfico a nuevos niveles.

"Esta fue la más audaz [operación de contrabando] en la historia de Venezuela", dice Javier Mayorca, un periodista que ha estado investigando el caso. "Y es absolutamente impensable, imposible, que se llevara a cabo sin la cooperación de los altos mandos".

VEA TAMBIÉN: Perfil del Cartel de Los Soles

Fuentes con conocimiento del aeropuerto de Maiquetía, consultadas por InSight Crime, dicen que las maletas rellenas de cocaína no pasaron por el interior del edificio, sino que llegaron en un vehículo que entró por la puerta de unos comerciantes, en el lado oeste del aeropuerto. De esta manera, evitaron el sistema de escaneo y la posibilidad de ser descubiertos por miembros de la Guardia Nacional que no estaban involucrados en la operación.

Según Elisio Guzmán, exdirector de la agencia de investigaciones de la policía nacional Cicpc de Venezuela, el envío probablemente luego fue guardado en una de las "zonas estériles" del aeropuerto: un término utilizado para describir las bodegas en donde se almacena el equipaje que ha sido previamente registrado.

Esto entra en conflicto con la versión dada por la Oficina de Nacional Antidrogas (ONA) de Venezuela, cuyo director Alejandro Keleris dijo recientemente a la prensa que las pruebas de vídeo mostraban que las maletas habían pasado por los escáneres.

Sin embargo, todavía tenían que llegar al avión, lo que hubiera sido una de las partes más difíciles de la operación, según Mayorca. "El peso debe ser distribuido con sumo cuidado en un avión, y esto era una gran cantidad de peso", dijo. "El despachador de vuelos o planificador de la carga, que asigna el lugar en el que se distribuirá el equipaje en toda la bodega, es una de las tareas más importantes de la tripulación de una aerolínea y en este caso tuvieron que haber sido cómplices en lo que estaba pasando".

Alejandro Rebolledo, un exjuez y exasesor contra el lavado de dinero, dijo a Mayorca que tenía información de que el grupo narcotraficante -que se cree estaba conformado por civiles criminales y miembros del ejército- había estado probando la ruta durante meses, sustituyendo las maletas de los pasajeros por otras que llevan cocaína, que luego desaparecieron a su llegada a Francia. "Las maletas de los pasajeros no llegaron, y luego llegarían un día más tarde", enviadas directamente a París, dijo. "Esto siguió sucediendo", dijo. La policía francesa comenzó a prestar atención debido a la frecuencia de las quejas.

La policía europea ya tenía una estrecha vigilancia sobre Venezuela y su ejército, dijo Mildred Camero, una exjueza y expresidenta de la ONA, debido a las previas interdicciones y años de pruebas de que figuras importantes habían colaborado con la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para el intercambio de armas por drogas.

Camero dijo a InSight Crime que la policía en Francia, Italia y España habían puesto en marcha una investigación conjunta unos meses atrás, operando encubierto en Europa y Venezuela sin el conocimiento del gobierno venezolano: "No podían decirle al gobierno venezolano lo que estaba pasando, porque sabían que altos funcionarios militares venezolanos estaban involucrados".

La policía italiana logró infiltrarse en la operación criminal, dijo, conseguir datos de los informantes sobre la colaboración entre los militares venezolanos y la 'Ndrangheta, la poderosa mafia italiana que se estima controla el 80 por ciento de la cocaína que entra a Europa. La 'Ndrangheta iba a recibir el envío, que Camero cree que fue comprado originalmente por la GNB a las FARC en el estado fronterizo de Apure.

El plan fue llevado a cabo desde julio, dijo. En el mismo día, policías europeos subieron al avión disfrazados de pasajeros regulares, cree Camero. Una vez las maletas fueron descargadas, 900 kilos de cocaína fueron seguidos hasta Luxemburgo, mientras que otros 400 kilos fueron seguidos hasta un almacén en el centro de París, antes de que todo fuera incautado". Esta fue una operación totalmente controlada", dijo Camero.

Lo que se desconoce es si la tripulación del vuelo estuvo involucrada en la operación encubierta. ¿El piloto y las azafatas, sabían quién estaba y qué había en el avión? Ninguno de ellos fue detenido en Francia, lo que sugiere que pudieron haber estado trabajando con la policía. Es poco probable que Air France hubiera querido la publicidad negativa que se derivó de la incautación, pero pudo no haber tenido ninguna elección sobre si tenía o no lugar.

Mientras tanto, en Venezuela, 28 personas ya han sido detenidas -miembros de la Guardia Nacional, entre ellos un teniente coronel, la esposa de uno de ellos, empleados de Air France, personal del aeropuerto de Caracas, y una persona que no ha sido identificada-. El director de la ONA, Keleris, dijo el 15 de octubre que también se había emitido una orden de detención contra el "dueño" de las drogas, pero no reveló su identidad.

Tres italianos y tres ciudadanos británicos también fueron arrestados en París. No obstante, ninguna de las personas principales de la GNB ha tenido que rendir cuentas.

Los arrestos venezolanos son puro artificio, dice Mayorca, y no se dirigen a los verdaderos responsables. Un examen de las cuentas financieras de los detenidos no ha podido descubrir ninguna transacción sospechosa, aparte de un pago de US$57.000 para una casa hecha por la esposa mencionada anteriormente (descubrimiento que provocó su detención). “Eso es una cantidad de dinero muy pequeña", dijo, dado que el valor estimado del alijo está en unos US$270 millones por una fuente cercana a la investigación francesa. "Cientos de millones de dólares cambiaron de manos, ¿dónde están?".

Los familiares de los acusados ​​manifestaron su inocencia y protestaron sobre la falta de un debido proceso judicial afuera de una corte cerca al aeropuerto, a principios de este mes, alegando que habían sido convertidos en chivos expiatorios.

Una comisión parlamentaria ha sido creada para investigar el caso, pero es probable que sea una completa farsa, según Camero y otros analistas.

El ejército es una base de poder crucial para el presidente Nicolás Maduro, como lo fue para su antecesor Hugo Chávez, y la lealtad se valora por encima de todo, en un gobierno con una extrema concentración del poder en su liderazgo. Ofreciendo diferentes teorías de por qué las acusaciones de tráfico de drogas dentro de la GNB nunca han sido investigadas adecuadamente, el analista James Bosworth dijo que podría ser que "Maduro sabe que el ejército venezolano está corrompido por el crimen organizado, pero tiene miedo de actuar contra ellos".

En cuanto a la comisión parlamentaria, los miembros "no son independientes del Poder Ejecutivo por lo que no van a señalar con el dedo a la Guardia Nacional", dijo David Smilde, experto en Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoaméricanos. Es probable que resalten la dimensión internacional de esto, añadió: colaboradores en Air France, París, y la red más amplia del narcotráfico. "La única vez que el gobierno podría acabar con cualquier cosa es por razones políticas. Maduro está dispuesto a hacerse el de la vista gorda frente a la corrupción".

"Van a decir que fueron civiles los que traficaron las drogas, que fueron miembros de la oposición de ultraderecha", dijo Camero, quien cree que la participación en el tráfico de drogas es endémica en las fuerzas armadas, incluso en los más altos niveles. "La investigación no va a llegar a absolutamente nada".