Un árbitro de fútbol levanta una tarjeta roja, lo que significa que un jugador es expulsado del juego

Una guía publicada recientemente por las Naciones Unidas llama la atención sobre los vínculos entre crimen organizado y partidos arreglados, y les ofrece sugerencias a las autoridades competentes sobre cómo abordar el tema.

La “Guía de recursos sobre buenas prácticas en la investigación de partidos arreglados” (Resource Guide on Good Practices in the Investigation of Match-Fixing) (pdf), publicada el 23 de agosto por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODD), describe el arreglo de partidos como “una manifestación moderna y cada vez más frecuente de la corrupción” y una amenaza para la integridad del deporte y el papel positivo que puede desempeñar en la sociedad.

Dice el documento: “Una combinación de factores ha permitido el crecimiento de esta amenaza. Entre dichos factores se encuentran la avaricia personal; las débiles estructuras del gobierno deportivo como sector; el fácil acceso a los mercados de apuestas, que son fácil presa de la explotación; la baja priorización, por parte de las agencias policiales, de la amenaza que representan los partidos arreglados, y la utilización del deporte por los grupos del crimen organizado para alcanzar sus intereses”.

Arreglar (o amañar) los partidos consiste en interferir con el juego limpio de un deporte con el fin de obtener dinero de manera legal o ilegal en los mercados de apuestas. Y hay numerosas maneras de hacerlo.

16 08 29 UNODC MatchFixing

Una de las formas más comunes consiste en que los competidores deliberadamente tengan bajo rendimiento, lo que en inglés se conoce como “tanking”, o perder deliberadamente, es decir, “tirar” los partidos. En estos casos, los atletas reciben una parte de las ganancias obtenidas en las apuestas realizadas sobre la victoria de sus oponentes.

Este fue el método de arreglo de partidos utilizado en un gran escándalo que se dio a conocer en el 2013 con la selección de fútbol de El Salvador. Varios jugadores supuestamente aceptaron miles de dólares del criminal de Singapur conocido como Dan Tan, a cambio de perder partidos internacionales. A varios de los jugadores se les prohibió seguir participando en el deporte, pero imponerles penas criminales resultó ser más difícil.

Otra forma común de arreglo de partidos se conoce como “arreglo específico” (en inglés “spot fixing”). Se trata de que los participantes arreglan aspectos específicos de determinada competición, como un set de un partido de tenis o el mejor momento para el primer saque lateral en un partido de fútbol.

Además de los atletas, los árbitros y otros funcionarios deportivos también pueden participar en el arreglo de partidos. Por ejemplo, entre varios árbitros corruptos se infiltró un fraude en las apuestas días antes de la Copa Mundo de 2010, en la que “unos 15 partidos fueron blanco” de arreglos, incluyendo un partido entre Guatemala y Sudáfrica, de acuerdo con un informe de the New York Times.

Los árbitros también estuvieron en el centro de una conspiración para arreglar partidos en 2005 en Brasil, que llegó a conocerse como la “Mafia del silbato”. En ese caso, un grupo de árbitros recibieron dinero de apostadores en línea a cambio de manipular los resultados de varios partidos de fútbol a favor de los apostadores. En años recientes se han hecho acusaciones similares con respecto a otros árbitros suramericanos.

Análisis de InSight Crime

Según la ONUDD, las organizaciones criminales alrededor del mundo “se involucran en el arreglo de partidos porque es una empresa de bajo riesgo con grandes ganancias potenciales provenientes de las apuestas en los mercados mundiales y nacionales”. En Latinoamérica, donde los deportes —particularmente el fútbol— son muy populares y también a menudo están vinculados al crimen organizado, el arreglo de partidos les sirve a los grupos criminales como una forma fácil de ganar dinero utilizando la infraestructura existente, y sin mayores riesgos.

Como lo ha reportado InSight Crime, invertir en los equipos de fútbol locales les ayuda a las organizaciones criminales de varias maneras: estas inversiones se pueden utilizar para evadir impuestos y blanquear las ganancias provenientes de las actividades ilegales, y además les pueden ayudar a los grupos criminales a construir capital social. Esta es quizá la razón por la que se ha descubierto que tantos directores de clubes de fútbol en Latinoamérica tienen vínculos con organizaciones criminales.

Después de invertir en un equipo de fútbol, amenazar o coaccionar a los jugadores, los árbitros y otras personas para arreglar los partidos en beneficio del grupo criminal es en cierto modo un paso lógico.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre crimen y fútbol

El informe de la ONUDD señala que los avances tecnológicos han globalizado los mercados de apuestas, de modo que “la cantidad de dinero que se apuesta [continúa] expandiéndose a un ritmo acelerado”. Este crecimiento probablemente ha hecho que el arreglo de partidos sea cada vez más atractivo para las organizaciones criminales. De hecho, Chris Eaton, director de seguridad de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), le dijo a Reuters en 2011 que “el crimen organizado se ha infiltrado en varios niveles [del fútbol] con el propósito específico de obtener dinero de la gran cantidad de ingresos generados por las apuestas”.

Sin embargo, como lo ilustra el escándalo en El Salvador, para las autoridades puede ser muy difícil detectar y enjuiciar el arreglo de partidos (vea el gráfico de ONUDD a continuación). Demostrar que un partido ha sido arreglado requiere generalmente la recopilación y el análisis de grandes cantidades de evidencia, como datos sobre las tendencias de las apuestas, información sobre las transacciones financieras, registros de comunicación digital o telefónica y grabaciones de video del partido en cuestión, todo lo cual puede resultar difícil de obtener. E incluso si se logra recopilar evidencia convincente sobre los arreglos, puede que las acciones de los involucrados en estos delitos todavía no puedan ser castigadas según las leyes existentes.

 16 08 30UNODCMatchFixing

Sin embargo, la guía de la ONUDD ofrece algunas sugerencias sobre cómo las autoridades pueden investigar y desmantelar este tipo de esquemas. Por ejemplo, debido a la dificultad de investigar y enjuiciar los arreglos como tal, el documento sugiere que las autoridades analicen si los supuestos participantes en los arreglos están involucrados en otras actividades criminales que pueden ser más fáciles de enjuiciar.

Además, la guía recomienda que los organismos policiales trabajen con los medios de comunicación, los servicios de apuestas y las organizaciones deportivas para detectar posibles casos de arreglos. Este tipo de interacciones ha contribuido significativamente a las investigaciones anteriores sobre partidos arreglados. Por otra parte, dado el carácter globalizado de este delito, la ONUDD también recomienda mejorar el intercambio de información y la cooperación a través de las fronteras para investigar y enjuiciar el arreglo de partidos.