El criminal y capo de la droga más buscado del mundo, Joaquín "El Chapo" Guzmán, ha sido capturado en un balneario turístico en Mazatlán, lo que pone en duda el futuro de la organización narcotraficante más poderosa de México, el Cartel de Sinaloa.

La captura del jefe del cartel, por quien Estados Unidos estaba ofreciendo una recompensa de US$5 millones, tuvo lugar en un hotel en Mazatlán esta mañana, dijo el Procurador General en una conferencia de prensa. Desde la muerte de Osama Bin Laden en 2011, el Chapo Guzmán se convirtió en uno de los principales blancos de Estados Unidos.

El arresto involucró a la marina mexicana, una de las ramas más confiables de las fuerzas de seguridad, y a menudo utilizada en operaciones de inteligencia o cooperación por parte de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Lograron capturarlo sin disparar una sola bala, lo que puso en duda el servicio de seguridad del capo de la droga, que se cree que está compuesto por una docena de hombres armados.

13 personas fueron detenidas como parte de la operación, y las autoridades mexicanas decomisaron un verdadero arsenal en la operación, incluyendo 97 armas y dos lanzagranadas, reportó AFP.

"No se disparó ninguna bala. Esto es enorme, esto es grande. Muchos decían que nunca iba a ser posible capturarlo pero se hizo" dijo una fuente anónima oficial de Estados Unidos, según se citó en El Universal.

El hombre de 57 años de edad, nativo del estado de Sinaloa, de donde el cartel que lidera recibe su nombre, había esquivado una cacería humana internacional desde hace más de una década, después de escapar de una prisión en Jalisco, de la que salió en un carro de lavandería después del presunto pago de un soborno de US$2,5 millones. Es probable que la seguridad que se ha desplegado en torno a él no tenga precedentes, ya que durante mucho tiempo hubo acusaciones de que el Chapo tenía en su nómina a altos funcionarios del gobierno y a miembros de las fuerzas de seguridad.

VER TAMBIÉN: Perfil y noticias del Cartel de Sinaloa

Bajo el liderazgo del Chapo, el Cartel de Sinaloa ha llegado a dominar no sólo el mercado mundial de cocaína, sino que se ha convertido en un jugador importante en el tráfico de heroína, metanfetaminas y marihuana, con elementos de su organización incursionando también en la trata de personas, secuestro y extorsión.

Análisis de InSight Crime

Aunque el Chapo Guzmán es la cabeza más visible del Cartel de Sinaloa, él no es el único líder, y su detención no significa el final de la organización. De hecho, el Cartel de Sinaloa también es conocido como "La Federación". El socio principal del Chapo, Ismael Zambada García, alias "El Mayo", tiene el mismo poder en la organización que Chapo y tiene una larga y reconocida carrera criminal; comenzó a hacer parte del Cartel de Juárez cuando era la organización de tráfico de drogas más poderosa de México.

VER TAMBIÉN: Perfil del Chapo Guzman

Hay otros líderes importantes, como el expolicía Juan José Esparragoza Moreno, alias "El Azul ", quien rápidamente podría buscar llenar el vacío creado por la captura del Chapo.

El arresto del Chapo tampoco significa necesariamente que se vaya a apartar totalmente del Cartel de Sinaloa. Dependiendo de dónde termine encarcelado, él todavía puede ser capaz de dirigir las actividades criminales, por lo menos, pasando mensajes a través de sus abogados, y quizás más directamente mediante el uso de teléfonos celulares de contrabando o correos humanos. Lo que neutralizaría su poder muy rápidamente sería su inmediata extradición a Estados Unidos.

Uno de los rivales más amargos del Cartel de Sinaloa, Los Zetas, podrían tratar de aprovecharse de la detención del Chapo y anexar territorio o recuperar el terreno perdido en los últimos años. Bajo la anterior administración del presidente Felipe Calderón (2006-2012), hubo denuncias de que el gobierno favoreció al Cartel de Sinaloa mientras persiguió a los Zetas.

La detención del Chapo es un gran estímulo para al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, quien había tomado una posición de más bajo perfil contra los carteles de la droga, con la esperanza de reducir la violencia. Esta captura le permitirá afirmar que su política está funcionando, ya que los niveles de violencia han disminuido modestamente y ha logrado capturar al traficante más importante de drogas del país.