Policía brasileña en oficinas de Odebrecht

En nuestra conversación del 22 de junio en Facebook Live, el editor sénior Mike LaSusa habló con Matthew Taylor, profesor asociado de la Universidad Americana, sobre los acontecimientos recientes en un masivo escándalo de corrupción en Brasil.

LaSusa y Taylor comenzaron la conversación con un análisis de las denuncias presentadas recientemente contra el presidente brasileño Michel Temer, quien ha sido investigado por haber solicitado aparentemente a un empresario que participara en sobornos, y por su presunta aceptación de sobornos para sí mismo.

Taylor explicó que por tradición el sistema político brasileño se ha basado en brindar impunidad que permita a los políticos "financiar sus campañas usando instrumentos del capitalismo de estado para cobrar sobornos".

Sin embargo, afirmó, las investigaciones amplias que se están desarrollando —que han enredado no solo a Temer, sino también a muchas otras influyentes personalidades de la élite— "sacudirán los cimientos del sistema económico... y de la manera como se hace política en Brasil".

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Brasil

El multifacético escándalo, conocido como Operación "Lava Jato", comenzó en 2014 como una investigación rutinaria de lavado de activos. Pero a medida que los investigadores iban desenredando los hilos del caso, sus investigaciones revelaban la inmensa escala y la sofisticación del peculado en el país más grande se Suramérica.

"Muchos sabían que había corrupción en Brasil antes de que esto apareciera. [Pero] no creo que nadie tuviera idea de lo organizado que era. Y nada podía prepararnos como observadores extranjeros o brasileños para el increíble descaro de algunos de estos carteles", comentó Taylor, en referencia a los pactos entre importantes firmas constructoras que buscaron "unirse para estafar al gobierno".

Como ejemplo de la complejidad de las operaciones de peculado, Taylor presentó la "División de Operaciones Estructuradas" de la gigante constructora brasileña Odebrecht, a la que un fiscal estadounidense llamó "División de sobornos". El año pasado, Odebrecht admitió que la empresa había canalizado cerca de US$800 millones en sobornos a través de esa unidad, que se creó con ese propósito específico.

Sin embargo, Taylor hizo énfasis en que las investigaciones de la Operación "Lava Jato" también arrojaron evidencia de que muchos políticos eran cómplices de ese peculado y que en ocasiones eran "quienes orquestaban esas conductas corruptas".

VEA TAMBIÉN: InDepth: Élites y crimen organizado

En este contexto, Taylor y LaSusa discutieron los esfuerzos continuados de las élites brasileñas para descarrilar o diluir las iniciativas anticorrupción, como las investigaciones de la Operación "Lava Jato". Taylor comentó que estaba "hondamente preocupado" de que el impulso antipeculado pudiera decaer, y trajo a colación el ejemplo de las investigaciones "manos limpias" ("Mani Pulite") en Italia, que eventualmente sufrieron de "fatiga por corrupción", pues trabajaron durante años, y al final no lograron erradicar la corrupción del sistema político.

Taylor señaló que las investigaciones de Lava Jato en Brasil en este momento gozan de un gran respaldo popular. Pero, anotó, "lo que falta en este momento es alguna especie de consenso sobre cómo reconstruir el sistema".

LaSusa y Taylor terminaron comentando los efectos que ha tenido el escándalo de Lava Jato en la economía brasileña, que solo recientemente comenzó a levantarse de la peor recesión de su historia. Taylor precisó que aunque las investigaciones han traído muchos éxitos en términos de procesar a los actores corruptos, esos procesos han golpeado a algunas de las compañías más grandes de Brasil, obligándolas a recortar sus operaciones y afectando la confianza de los inversionistas en el país.

Vea la transmisión de Facebook Live para conocer la conversación completa: