Carlos Roberto Marroquín Fuentes (izquierda)

En anticipación a las cercanas elecciones presidenciales de Guatemala, la siguiente historia detalla vívidamente los detalles de la naturaleza de la política local en una región fronteriza de Guatemala donde el tráfico de drogas es prevalente, y los alcances a los que las personas están dispuestas a llegar para conseguir y mantener el poder.

Marixa Ethelinda Lemus Pérez, excandidata a la alcaldía de Moyuta, Jutiapa, pasa los días en el área VIP del Centro de Detención Preventiva para Mujeres Santa Teresa, donde las internas no duermen en planchas de concreto, sino en las camas que quedaron de las clínicas que antes funcionaban en ese reclusorio. Marixa está cumpliendo una pena de 94 años de prisión por liderar una banda criminal. 

La mujer, de 45 años, conocida con el mote de la Patrona, lleva las cejas perfectamente depiladas y enfatiza su mirada con un grueso delineado negro sobre sus párpados. Su larga cabellera y dos argollas —de tres tipos de oro — enmarcan su rostro un tanto endurecido, según cuenta, por el dolor que le causó la pérdida de familiares y amigos.

Este artículo fue publicado originalmente por elPeriódico. Fue editado y publicado con permiso. Vea el original aquí.

"Mataron a mi hermana, que era más que eso, era como mi madre; a mi hija, a mi tío, a la gente que iba conmigo en el partido", señala con el ceño fruncido.
Su hermana Mayra Verónica Lemus Pérez militaba con la alianza entre los partidos Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y la Gran Alianza Nacional (Gana). Según Marixa, Mayra fue asesinada por haber retado a Carlos Roberto Marroquín Fuentes — el alcalde actual de Moyuta por el partido Lider — cuando se disputaron la alcaldía de ese municipio jutiapaneco en las Elecciones Generales de 2011. "Él quería sacar a toda la competencia del camino para tener el territorio libre", enfatiza.

 

“Él quería sacar a toda la competencia del camino para tener el territorio libre”

Más allá de la administración municipal, el objetivo de Marroquín, según Marixa, es controlar el territorio para trasegar los cargamentos de cocaína que recoge de las playas de Moyuta para luego trasladarlos a México. Contra Marroquín no hay denuncias ni causas judiciales abiertas por narcotráfico y mucho menos por homicidio, y el político niega todo tipo de acusaciones en su contra.

Sin embargo, un investigador policial concuerda con Marixa en que la disputa real entre las familias Lemus Pérez y Marroquín es por el monopolio de la plaza en la frontera con El Salvador.

Así es esta frontera y muchos otros lugares en Guatemala: confusa, llena de contradicciones y violencia. Un lugar en que las balas sustituyen las palabras y los votos, y donde una madre de dos hijos puede formar una banda criminal para reivindicar a sus muertos.

Una familia política

Antes de que ella ingresara en el mundo de la política y de que ocurrieran los crímenes por los que fue condenada, Marixa administraba dos restaurantes de su propiedad en Ciudad Pedro de Alvarado, en la frontera guatemalteca con El Salvador. Pero la política no estaba lejos. Marixa –la menor de tres hermanos– dice que sus padres siempre tuvieron una participación activa en la política de Moyuta, de donde es originaria, y otros miembros de su familia soñaban con la participación directa.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Guatemala

El mayor de los hermanos Lemus Pérez, Magno Marcel, fue el primero en lanzarse. Desde 2005 ya mostraba sus intenciones de llegar a ocupar la alcaldía de Moyuta. En las elecciones de 2007, compitió con el Partido Unionista y en sus mítines siempre señalaba que no tenía necesidad de estar al frente de la municipalidad para enriquecerse, sino que su único objetivo era ayudar a la gente.

Sin embargo, los vecinos de esa localidad tenían otra versión, que Magno se dedicaba al narcotráfico y que pensaba que la alcaldía le facilitaría sus operaciones y gozaría de inmunidad. Así que no fue sorpresa cuando en junio de 2006 la camioneta de Magno, que encabezaba una caravana rumbo a un mitin político, fue cubierta de disparos. Jenniffer, la hija mayor de Marixa, murió en el atentado. Magno sobrevivió y llegó a la alcaldía en 2008, tras una cerrada elección en la que ganó por 17 votos.

Con Magno en el poder municipal, los rumores sobre la familia seguían. Las personas del lugar aseguran que les llamaba mucho la atención que los Lemus Pérez siempre andaban en camionetas blindadas y con un séquito de guardaespaldas armados con pistolas y fusiles. Marixa explica que ese despliegue era para protegerse luego del atentado contra su hermano, en el que falleció su hija mayor.

15-09-03-Guatemala-Marixa

Marixa Lemus durante una audiencia, junto a una de sus socias en la estructura criminal que dirigía. Fuente: elPeriódico

En octubre de 2009, Magno murió de un infarto. Los vecinos murmuraban que había sido envenenado por sus propias hermanas, y uno de sus excolaboradores indica que por esos días el entonces alcalde andaba muy nervioso por señalamientos de corrupción en su contra. La Contraloría General de Cuentas formuló varios reparos a la ejecución del presupuesto en esa comuna, pero ninguno dio lugar a una causa penal, debido a que Magno, como todos los alcaldes, gozaba del derecho de antejuicio.

En ausencia de Magno, asumió el puesto de alcalde el concejal primero, Lauro Méndez. Personas que trabajaron en ese tiempo en la comuna dicen que Marixa y Mayra procuraban tener injerencia en las decisiones municipales.

La influencia de Mayra y Marixa en la administración pública les hizo ganar popularidad en Moyuta. Especialmente a Mayra, quien participó en la inauguración de proyectos municipales y se presentó ante los vecinos como gestora de esas obras. A finales de 2010, Mayra se postuló como aspirante a la comuna. Marixa siempre la acompañaba en los mítines de campaña y se encargaba de la logística de su proyecto político.

Mayra heredó de su hermano no solo el apoyo de sus simpatizantes sino los señalamientos de narcotráfico en su contra. Después de haber encabezado el desfile hípico por la celebración de la feria de Ciudad Pedro de Alvarado, Mayra fue asesinada en un restaurante en esa localidad. Fue un golpe duro, señala Marixa, ya que Mayra "era más que su hermana, era como su madre". Y le atribuye la responsabilidad de ese crimen a Marroquín, principal contendiente político de su hermana en ese entonces." El asesinato de Mayra no fue el primero de ese año, ya que en enero de 2011 fue asesinado el que era el delegado departamental de Jutiapa, Hilario Antonio López Contreras, y desde ese entonces, una ola de violencia política ha cubierto ese departamento, ya que han muerto alrededor de seis personas, entre ellos candidatos a la alcaldía y alcaldes.

 

En otro video publicitario, posa junto a mujeres en biquini que invitan al “Verano Rojo”, una actividad gratuita en Playa La Barrona que ofreció un “show para hombres” y otro “show para mujeres”

El actual delegado departamental de Jutiapa del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Henry Morales, señala que la violencia electoral no es más que el reflejo de lo que sucede en el país y que en su región esto es más fuerte por la ubicación geográfica. El departamento tiene fronteras con El Salvador y Honduras, además de que tiene playas con salida al océano Pacífico y que esto es muy codiciado para el crimen organizado por el "trasiego de mercadería, gente y contrabando," dice Morales. ¿Y drogas? "Pudiera ser también", añade el delegado.

Luego del asesinato de su hermana, Marixa decidió participar como candidata a la alcaldía de Moyuta. Dice que se animó por la insistencia de sus seguidores y el afán de llevar desarrollo a las comunidades olvidadas de Moyuta. "Sabíamos que podíamos buscar financiamiento y construir caminos para que la gente vaya a su trabajo o para el comercio", agrega. Su rival era Carlos Roberto Marroquín.

Un comerciante hecho alcalde

Marroquín, de 37 años, se presenta como comerciante y ganadero. Incursionó en esa actividad, dice, por herencia de su abuelo paterno Francisco Marroquín Corado. Sin embargo, no precisa cuántas cabezas ni la extensión y ubicación del terreno que le legó su abuelo.

A la política llegó sin más patrocinio que el respaldo de los vecinos de la aldea Playa La Barrona, de donde es originario. Marroquín cuenta que, en 2008, fue electo presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE) de esa aldea— ubicada en la costa Pacífico de Jutiapa, fronteriza con El Salvador. También fue miembro de la Junta Directiva de la Asociación Montaña Verde y vicepresidente de la Mancomunidad del Pacífico, ambas encargadas de negociar la venta de terrenos entre los vecinos y los promotores del proyecto del Corredor Interoceánico. (Se trata de un canal seco que pretendía unir la costa del Atlántico con el Pacífico, planificado con la intención de hacer más ágil el intercambio comercial).

Ambas representaciones fueron su trampolín a la política, explica Marroquín. En 2011, se postuló como candidato a alcalde por la Unidad del Cambio Nacionalista (UCN), mientras Marixa corría por la alianza UNE-Gana. La UCN es el partido más antiguo del país y tiene sus bases concentradas en Jalapa, un departamento vecino de Jutiapa, esto después de que Mario Estrada, actual candidato presidencial, se convirtiera en líder del partido en 2006.

VEA TAMBIÉN: Cobertura de las élites y crimen Organizado

Marixa y Marroquín no fueron siempre rivales a muerte. Marixa recuerda que Marroquín llegaba a uno de sus comedores en Ciudad Pedro de Alvarado hace aproximadamente unos ocho años. "Conversaba con mi esposo como cualquier otro cliente", añade.

En esos días, a Marroquín se le veía en una "carcacha", pero a partir de la campaña de 2008 los vecinos comenzaron a verlo en camionetas de doble cabina y custodiado por guardaespaldas. La rivalidad creció con el asesinato de su hermana Mayra y de otros familiares y amigos, ya que Marixa culpa a Marroquín de haberlos cometido.

Tras la contienda, Marixa desapareció y sus simpatizantes y conocidos no la volvieron a ver hasta abril de 2014, cuando los diferentes noticieros del país anunciaban su captura. Ya no era Marixa, sino la Patrona.

Marroquín: imágenes contradictorias

La gestión de Marroquín ha transcurrido lejos de los ojos de la prensa nacional, excepto por tres atentados en su contra y por la compra de una camioneta blindada con fondos de la comuna. Marroquín asegura que nunca ha tenido problemas con nadie, menos con Marixa, y la señala como la responsable de los ataques en su contra. Supone que esos fueron motivados porque su nombramiento como alcalde interrumpió la continuidad en el poder municipal que pretendía la familia Lemus Pérez. "Denuncié amenazas de 2009 a 2011, pero no tuve apoyo porque ellas eran de la línea del gobierno de la UNE-Gana", afirma.

 

 

Además, Marroquín dice que cuando llegó a la alcaldía descubrió que los hermanos Lemus Pérez se apropiaron de seis terrenos municipales, los cuales él "ya está recuperando".

Marroquín descarta las acusaciones de narcotráfico que le achaca su excontrincante política, y asegura desconocer que exista tráfico de drogas en el municipio que dirige. "En el caminar de mi vida sí tiene que ver la política, pero ya el tema de seguridad le compete al Ministerio de la Defensa, al Ministro de Gobernación. En su momento le pido al Ministro patrullas, y nada", afirma.

Es tan difícil creerle a Marroquín como el establecer su culpabilidad. Una fuente local señala que Marroquín contribuye con Los Temerarios — una estructura delictiva que colabora con el cartel de Texis, originario de El Salvador — en el trasiego de las drogas que recogen de las playas de Moyuta, pero no se puede sostener con ninguna acusación formal ni investigación hasta la fecha.

Tras descartar las acusaciones de Marixa, Marroquín niega que el financiamiento de sus dos campañas electorales provenga también del narcotráfico, y asegura que el dinero invertido en su camino a la alcaldía es propio y que lo ha adquirido por medio de su trabajo como ganadero.

Más allá de las acusaciones, Marroquín proyecta imágenes contradictorias. Durante un foro de alcaldes usaba un pantalón de tela negro, una camisa de rayas blancas con negro — con la cual oculta las cuatro cadenas de oro — además usa cinturón y zapatos café. Es un atuendo contrario al que viste en los videos publicados en YouTube, donde se le ve con pantalón de lona, botas, sombrero y cinturon de cuero, de este último cuelga una pistola y una tolva cargada de balas.

15-03-09-Guatemala-LaPatrona

La Patrona, Marixa Lemus durante el juicio en su contra. Fuente: elPeriódico

En otro video publicitario, posa junto a mujeres en biquini que invitan al "Verano Rojo", una actividad gratuita en Playa La Barrona que ofreció un "show para hombres" y otro "show para mujeres". En esa grabación, Marroquín aparece en su yate blanco y viste una bermuda y una gorra rojas, del color que representa al partido Lider. El locutor anunció que en todas las comunidades de Moyuta se facilitaría el transporte gratuito para asistir a una actividad veraniega, que claramente podía contar como campaña política anticipada. El evento le costó a la comuna Q100 mil, según Guatecompras.

El alcalde de Moyuta es muy conocido en su localidad por este tipo de eventos. En la Semana Santa de 2012, puso a disposición de los veraneantes sus lanchas rápidas, para que los asistentes a Playa La Barrona pudieran disfrutar de un paseo en este tipo de vehículos.

La disputa por el corredor

Al parecer, la disputa entre Marixa y el alcalde ha sido por más que el poder municipal. El estudio "Organizaciones Criminales y Tráfico Ilícito en las comunidades fronterizas de Guatemala", publicado en 2011 por CNA — una organización de investigación y análisis sin fines de lucro con sede en Arlington, Virginia, Estados Unidos — sostiene que las redes del narcotráfico operan con mayor intensidad en las comunidades sobre o cerca de las rutas de contrabando, muchas de las cuales se encuentran en las regiones fronterizas.

Uno de los autores del informe divulgado por CNA, Miguel Castillo, señala que la frontera con Honduras es la principal ruta del narcotráfico desde el sur. Aunque el paso por El Salvador es menos relevante, refiere que el tráfico terrestre de drogas opera mediante transporte pesado que viaja desde Panamá y Costa Rica. "Esa pequeña parte del negocio lo maneja –en El Salvador– el llamado cartel de Textistepeque, que es una población fronteriza con Guatemala; por esas razones, tiene contrapartes en la zona de Jutiapa que era, hasta hace poco, Manuel de Jesús Castillo, conocido como "Manolito", detalla el investigador académico.

Tras la salida de circulación de Manolito otros tomaron el control, especialmente personas que viven en Ciudad Pedro de Alvarado, aldea de Moyuta. Esa pugna por la plaza habría originado que muchas personas hayan muerto (un candidato a alcalde) y otras personas hayan sufrido atentados. Ahora se trata de un joven que desea ser alcalde y que le llaman el Niño del Mar; al parecer ha obligado a los otros candidatos a retirarse y parece que solo él queda, afirma el académico Castillo.


“Él es el dueño de la plaza; información indiciaria orienta a que la droga la ingresan por La Barrona”


El territorio se hace apetecible porque la atención de las fuerzas de seguridad se enfoca en las fronteras con Honduras y México, que concentran el mayor movimiento de drogas de sur a norte. En la costa pacífica se registra movimiento de narcosubmarinos y el Niño del Mar tiene una amplia variedad de lanchas rápidas para hacer uso de los vacíos", agrega Castillo.

Fiscales y autoridades de la cartera de Gobernación consultadas para este reporte desconocen la existencia de un actor criminal guatemalteco apodado el Niño del Mar. No obstante, un funcionario del MP señaló que lo que sí se escucha mucho es la colaboración del alcalde Roberto Marroquín con grupos del crimen organizado en la frontera.

El funcionario coincide con el investigador policial al afirmar que la pugna entre Marixa y el alcalde es por la plaza de Moyuta. Según información no confirmada, explica el miembro del MP, Marroquín es el enlace en Guatemala del cartel de Texis. "Él es el dueño de la plaza; información indiciaria orienta a que la droga la ingresan por La Barrona", refirió la fuente que prefiere que su nombre permanezca en el anonimato..
En la misma franja fronteriza –a una hora de camino entre Moyuta, el epicentro de la pugna entre Marixa y Roberto Marroquín– en Asunción Mita operaba una intrincada red de lavado de dinero develada a mediados de julio por la CICIG y el MP. La estructura era liderada por Francisco Morales, alias Chico Dólar, un comerciante que montó una operadora de remesas y desde ahí movilizó no menos de Q937 millones (US$117 millones) del crimen organizado, según las pesquisas.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre lavado de dinero

Además, Chico Dólar financió campañas políticas. Escuchas telefónicas e informes financieros prueban que en 2011 Morales aportó Q1.4 millones para las campañas de los diputados Manuel Barquín y Jaime Martínez, cuando buscaban la reelección por la alianza UNE-Gana — la misma bandera política blandió Marixa Lemus por una comuna de Jutiapa.

Marixa recuerda que uno de sus colaboradores de campaña le habló de la intención de Chico Dólar para reunirse con ella durante la campaña de 2011, pero ella dice que se negó porque sospechaba que quería brindarle apoyo a cambio de favores sexuales.

 15-09-03-Guatemala-Chart

Los vínculos criminales de "la Patrona". Fuente: elPeriódico

De candidata a "la Patrona"

Marixa fue detenida el 16 de abril de 2014 como resultado de una investigación iniciada por la Fuerza de Tarea Antisecuestros sobre el plagio de Amanda Lemus Contreras. El hecho ocurrió el 27 de noviembre de 2013 en la aldea El Garrobo, del municipio de Pasaco, Jutiapa. Según las pesquisas, Marixa ejecutó el crimen junto a Zonia Elizabeth Lemus Vásquez y el hermano de esta, Óscar Isaac Lemus Vásquez, agente de la PNC. El 6 de diciembre de 2013, los familiares de Lemus Contreras pagaron Q25 mil a cambio de su liberación. Un día después, el cadáver de Lemus Contreras fue encontrado en el caserío Las Pilas, también en Pasaco.

Los investigadores antisecuestros interceptaron las comunicaciones de Marixa y establecieron que la mujer lideraba una estructura criminal de la que hacían parte no menos de cinco policías, incluido el jefe de la subestación de Moyuta. Las pesquisas determinaron que los policías colaboraron de diversas formas con la estructura de la Patrona: proporcionaban información sobre los movimientos de Marroquín o sobre operativos policiales para procurarse impunidad, les proveían de armas y municiones o recomendaban sicarios.

Las llamadas también les permitieron identificar a Marixa como la coordinadora de dos atentados contra el alcalde Marroquín. Según esas comunicaciones, la banda criminal de Marixa urdió y ejecutó un plan para detonar tres artefactos explosivos enterrados debajo del puente por donde debía pasar el alcalde en su camioneta blindada, rumbo a su casa en Ciudad Pedro de Alvarado. En las comunicaciones Marixa era nombrada como la Patrona.

 

Casi toda su familia fue asesinada y sus amigos se alejaron de ella para no tener problemas con el alcalde Marroquín.

El plan del viernes 13 de diciembre de 2013 contemplaba un ataque armado posterior a la explosión. Es un misterio si el plan falló porque Marroquín aceleró la marcha de su vehículo o por el retardo en la detonación de las bombas, pero el alcalde salió ileso. Los hombres que pretendían emboscar a Marroquín, al percatarse de la falla, dejaron cerca del puente un saco con tres fusiles, uno de ellos AK-47 y una granada, que fueron incautados por los investigadores el sábado 14. El parte policial refiere que en la bolsa encontraron tres carteles, en uno de los cuales se leía: "por culero no compartiste los $2,000,000.00 hijo de puta atte. LOS Z".

Una llamada telefónica de Marixa Lemus, el mismo 13 de diciembre, alertó a los miembros de la estructura sobre su interés de ejecutar un segundo atentado. En una de las comunicaciones, el jefe de la subestación de Moyuta, Pedro López, aseguró a Marixa que le proveería personal armado para concretar el segundo ataque. Otro de los agentes vinculados, Óscar Isaac Vásquez Lemus, sugiere utilizar un francotirador para asegurar la ejecución de su objetivo, según el expediente judicial.

 

 

Finalmente, desisten de esa tentativa aunque el expediente no detalla por qué.

 

Desde el área VIP del Centro de Detención Preventiva para Mujeres Santa Teresa, Marixa niega rotundamente que ella haya coordinado o participado en los hechos que se le imputaron y por los que cumple una condena de 94 años. "No hubo una sola interceptación en la que se escuchara mi voz o algún testigo que me identificara", señala Marixa.

Cuando se le cuestiona sobre la coincidencia entre el teléfono que le incautaron a Marixa durante su captura y el emisor de las llamadas interceptadas, insiste en desligarse del señalamiento. "La única posibilidad de vincularme, es que yo una vez usé el teléfono de Zonia, pero qué iba a saber yo en qué andaba metida", señala.

Las comunicaciones también establecieron que los hermanos Erick y Samuel Estrada López –ambos prófugos– fueron los autores intelectuales y quienes financiaron el atentado para eliminar al alcalde Marroquín, según la declaración que rindió un miembro de la fuerza de Tarea Antisecuestros.

Ocho miembros de la banda fueron condenados por la tentativa de asesinato contra Marroquín y también por el asesinato de Álvaro Alfonso Mejía Estrada, esposo de Marixa, quien también participaba como bandera dentro de la estructura. Un investigador confirmó que Marixa urdió el asesinato de Mejía para quedarse con sus bienes y cobrar un seguro.

El alcalde consolida poder

Mientras Marixa estaba conformando su grupo delictivo, Marroquín estaba ampliando su base política. El alcalde apoyó al PP en la segunda vuelta para elegir a Presidente en 2011, lo que no tuvo réditos ni para él ni para la comuna, señala. "Le dimos 7mil 20 votos y nos dejó abandonados, no tuvimos apoyo para los campesinos, los caficultores, las áreas urbanas ni rurales, ningún apoyo del Gobierno Central", reclama. Ese desaire le abrió la puerta para escuchar otras ofertas políticas de cara a los comicios de septiembre próximo.

Armando Escribá, secretario departamental de Jutiapa del partido Lider, se acercó a Marroquín con una cartera de proyectos a desarrollar en Moyuta si resulta electo Manuel Baldizón, cuenta Marroquín durante una entrevista al finalizar un foro de alcaldes celebrado en dicha localidad. "Decidí tomar la bandera de Lider porque tuve buenas propuestas, y creemos que el doctor Baldizón hará buen gobierno a nivel nacional", agrega.

El jefe edil asegura haber visto una sola vez a Manuel Baldizón –candidato presidencial de Lider– y que el "doctor" todavía no ha llegado a Moyuta, no habla más sobre él; sin embargo, en el foro usa de forma frecuente la frase célebre de Baldizón "Solo el pueblo, salva al pueblo". El partido Líder ha estado en el ojo del huracán las últimas semanas, ya que ocho diputados y su candidato a la Vicepresidencia, Edgar Barquín, son señalados por la CICIG de cometer actos de corrupción. El vicepresidenciable de Lider, junto con su hermano, el diputado Manuel Barquín, y Jaime Martínez Lohayza, diputado y cacique de Jutiapa, son acusados de favorecer la red de lavado de dinero liderada por Francisco Morales, alias Chico Dólar, y obtener de esa estructura financiamiento para asambleas de la alianza UNE-Gana.

Impunidad para algunos, no para otros

Hoy Marixa, a sus 45 años, cumple una condena por el secuestro de una mujer, así como por la conspiración e intento de asesinato del alcalde Marroquín.

La ternura se asoma en la mirada de la mujer señalada como la líder de una banda criminal, cuando se refiere a sus otros dos hijos menores de edad, a quienes ve muy poco desde que está en prisión. La cárcel Santa Teresa recibe a los visitantes de las reclusas dos veces por semana.

Marixa dice que si acaso, algún conocido llega a verla una vez al mes, ya que casi toda su familia fue asesinada y sus amigos se alejaron de ella para no tener problemas con el alcalde Marroquín.

"Mataron a toda mi gente y el Ministerio Público, aunque tiene las pruebas, no ha hecho nada", reclama.

El alcalde, prosigue, tiene a todas las autoridades compradas o atemorizadas, señala. En ese reclamo de impunidad, Marixa no incluye el asesinato de su esposo, Álvaro Mejía, ni de los secuestros y otros posibles crímenes no judicializados de ella y su grupo. Ella enfrentará un nuevo debate oral y público por parricidio, el próximo año. Mientras, Marroquín aspira a un segundo periodo al frente de la alcaldía.

Este artículo fue publicado originalmente por elPeriódico. Fue editado y publicado con permiso. Vea el original aquí.