Sean Penn, El Chapo y Kate del Castillo

Cuando las autoridades de México capturaron al líder del Cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, en enero de 2016, dijeron que su logro se debió en parte a una reunión que sostuvo el capo en octubre de 2015 con la estrella de Hollywood Sean Penn y la actriz mexicana Kate del Castillo. Ahora, numerosos informes de InSight Crime, junto con las pruebas presentadas en una nueva serie documental, permiten cuestionar los detalles de las diversas versiones en torno a estos hechos.

Al menos una persona cercana al caso cree que los asesores jurídicos de Penn pudieron haber avisado a las autoridades estadounidenses sobre dicha reunión con El Chapo, lo que quizá permitió que Estados Unidos les informara a sus ayudantes mexicanos, los cuales vigilaban con cámaras de seguridad a Penn y a otras personas en México por la época en que ocurrió dicha reunión.

En una declaración para InSight Crime, un representante de Penn negó vehementemente que éste fuera el caso. Sin embargo, fuentes fidedignas consultadas por InSight Crime señalaron que, independientemente de que tal delación se haya producido, es probable que la reunión de El Chapo con Penn y del Castillo haya sido en efecto un elemento importante en la persecución de uno de los más poderosos barones de la droga en el mundo.

Además, InSight Crime obtuvo documentos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus iniciales en inglés) que contienen informes que al parecer provienen de notas periodísticas en las que se indica que Penn se reunió con uno de los hijos de El Chapo en la isla de Margarita, Venezuela, antes de encontrarse con El Chapo, y que las autoridades venezolanas le ofrecieron "protección" para dicha reunión.

Penn no se ha pronunciado públicamente en torno a estos informes, los cuales no tuvieron amplia circulación; y a pesar de que se les ha hecho varias solicitudes, los representantes del actor se han negado a hablar sobre dichos informes oficialmente. (Los asesores legales de El Chapo también se negaron a hacer comentarios para la redacción de esta noticia). Sin embargo, los documentos del DHS y otros indicios permiten suponer que este aspecto de la historia es plausible y bastante significativo, aunque no se ha discutido lo suficiente.

Los documentos

InSight Crime obtuvo los documentos del DHS mediante la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus iniciales en inglés). Su redacción es confusa, y en ellos no aparece el nombre de Penn por ningún lado. Pero sí contienen detalles que encajan con la información que existe sobre los contactos de Penn y del Castillo con El Chapo.

Por ejemplo, una sección de los documentos, con fecha del 12 de enero de 2016, hace referencia a la publicación de fotografías de una "actriz" que "los [tachado] reunió."

Esto parece aludir a unas fotografías de Penn y del Castillo que supuestamente fueron tomadas por agentes de inteligencia mexicanos cuando aquéllos se reunieron con El Chapo, y que fueron publicadas en la prensa mexicana poco después del arresto del capo en enero de 2016.

El nombre de del Castillo tampoco aparece en los documentos del DHS. Las fotografías son demasiado borrosas, y las caras de las personas fotografiadas están tachadas, lo que las hace irreconocibles. Pero el representante legal de del Castillo, Harland Braun, le dijo a InSight Crime que él cree que los documentos se refieren en realidad a su cliente y a Penn.

"Yo creo que los 'actores y productores' [que se mencionan en los documentos] se refieren a mi cliente, a Sean Penn y a los otros actores y productores", dijo Braun.

Fragmento de los documentos del DHS obtenidos por InSight Crime

(Fragmento de los documentos del DHS obtenidos por InSight Crime)

La reunión

Según la propia versión de Penn, publicada en la revista Rolling Stone el día después del arresto de El Chapo en 2016, y criticada públicamente por muchas personas, entre ellas Steven Dudley, codirector de InSight Crime, del Castillo desempeñó un papel clave para facilitar la reunión con El Chapo.

El Chapo contactó a del Castillo mediante un abogado después de que en el año 2012 ella publicara un mensaje en su cuenta de Twitter dirigido al capo del Cartel de Sinaloa, quien en ese momento se encontraba libre tras su primera fuga de una cárcel mexicana en 2001.

"Hoy creo más en El Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades, aunque sean dolorosas", dice parte de su tuit. "Sr. Chapo, ¿no estaría padre que empezara a traficar con el bien? [...] anímese Don, sería usted el héroe de héroes".

Del Castillo protagonizó en 2011 la popular telenovela mexicana “La reina del sur”, que cuenta la historia ficticia de una mujer originaria de Sinaloa, de donde también es El Chapo, quien se traslada a España y se convierte en una narcotraficante internacional. La historia está basada en la vida real de una narcotraficante convicta llamada Sandra Ávila Beltrán.

Según el abogado de El Chapo, Andrés Granados, quien fue entrevistado en una nueva serie de Netflix producida por del Castillo, llamada "El día que conocí al Chapo", el jefe del Cartel de Sinaloa se convirtió en un gran admirador del trabajo de del Castillo, tanto que le cedió los derechos exclusivos para que produjera una película sobre él.

En dicha serie, del Castillo describe cómo ella y El Chapo mantuvieron contacto mediante intermediarios incluso después del arresto del capo en 2014. En ese momento, del Castillo participó en conversaciones sobre el proyecto de la película y entró en contacto con Penn mediante un amigo en común en Los Ángeles, el productor de origen argentino Fernando Sulichín.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de El Chapo

Después de la espectacular fuga de El Chapo de la cárcel en julio de 2015, Penn escribió en el artículo de Rolling Stone que él contactó a Sulichín, quien le dijo que El Chapo y del Castillo habían estado en contacto tras la fuga de aquél. Penn propuso entonces escribir un artículo en la revista sobre la historia de El Chapo, y el amigo en común lo puso en contacto con del Castillo, quien le ayudó a organizar la reunión, la cual tuvo lugar a principios de octubre de 2015.

En su serie de Netflix, y en entrevistas que había concedido anteriormente en The New Yorker y LA Weekly, del Castillo ha presentado una narración de las maquinaciones tras la reunión de El Chapo, la cual coincide esencialmente con la versión contada por Penn en su artículo de Rolling Stone.

Sin embargo, en la serie de Netflix dice que el artículo de Penn incluye algunas "mentiras". Por ejemplo, ella afirma que nunca recibió flores de El Chapo, como se dice en el artículo, y además niega que ella y Penn hubieran pasado por un retén militar mexicano cuando se dirigían a reunirse con el capo de la droga.

Del Castillo también difiere con Penn en un detalle fundamental: básicamente, refuta las afirmaciones del actor según las cuales él tenía claras sus intenciones con respecto a la visita a El Chapo. (Los productores del filme dicen que Penn no respondió a sus solicitudes para que comentara sobre el particular).

Mientras que, por un lado, en un comentario en The New Yorker el año pasado, Penn insiste en que el viaje "se realizó con total transparencia y pleno conocimiento de nuestros intereses colectivos", por otro lado, del Castillo dice que Penn la hizo creer que estaba tratando de ayudarla a avanzar en el proyecto de su película, y que Penn no mencionó su plan de escribir el artículo de Rolling Stone sino hasta después de que se habían reunido con El Chapo.

En la serie de Netflix, una amiga de del Castillo se refiere a las acciones de Penn como una "traición". Un exagente de la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus iniciales en inglés) dijo que la actriz había sido "engañada".

El arresto

Días después de la reunión con Penn y del Castillo, los infantes de la Marina mexicana lanzaron una operación para capturar a El Chapo en su presunto escondite en Sinaloa.

Aunque Penn ha negado que su visita al jefe criminal hubiera tenido algo que ver con su arresto, del Castillo dice en la serie de Netflix que Penn le dijo que creía que la fallida incursión había estado relacionada con su visita. Del Castillo dice que ella cree que es posible. "Pero", añade, "realmente no lo sé".

El intento de capturar al prófugo en octubre de 2015 fue fallido, pero el capo fue arrestado por las autoridades mexicanas varios meses después, el 8 de enero de 2016.

En una entrevista de radio el 11 de enero de 2016, la entonces fiscal general de México, Arely Gómez, dijo que la reunión con Penn y del Castillo fue un "elemento esencial" en la búsqueda de El Chapo, "porque estábamos siguiendo al abogado [de El Chapo], y él nos condujo a estas personas y a esta reunión".

Unos días más tarde, Penn refutó dicha declaración en una entrevista en el programa "60 minutos", de CBS, en la cual dijo que la idea de que su encuentro con El Chapo les había ayudado a las autoridades mexicanas a rastrear al capo de la droga no era más que un "mito".

El entrevistador, Charlie Rose, insistió: "Entonces, hasta donde usted sabe, ¿usted no tuvo nada que ver, ni su visita tampoco tuvo nada que ver, con la recaptura del capo?".

"Esto es lo que sabemos: sabemos que el gobierno mexicano […] se sentía evidentemente muy humillado por la idea de que alguien lo hubiera encontrado antes de que él lo hiciera", respondió Penn. "Bueno, en realidad, nadie lo encontró antes de que ellos lo hicieran. No somos más inteligentes que la DEA o la inteligencia mexicana. Teníamos un contacto que nos permitió obtener una invitación".

Las declaraciones de Penn en "60 minutos" son un poco imprecisas, pero en la narración que hace en Rolling Stone sobre la reunión con El Chapo dice que estaba seguro de que estaba siendo vigilado con cámaras.

En el artículo, Penn dice que, cuando visitó a El Chapo en su escondite, no tenía "ninguna duda de que la DEA y el gobierno mexicano [estaban] siguiendo nuestros movimientos".

InSight Crimen no recibió respuesta ante las reiteradas solicitudes que le hizo a la Procuraduría General de la República de México para que comentara si apoyaba las declaraciones de Arely Gómez, quien fue sustituida en su cargo de fiscal general por Raúl Cervantes Andrade en octubre de 2016.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles del Cartel de Sinaloa

Poco después de la captura de El Chapo, Gómez anunció que la Procuraduría General había abierto una investigación para determinar si Penn y del Castillo habían infringido la ley mexicana por haber visitado a El Chapo.

Al responder a una pregunta de Associated Press, Penn dijo que él no tenía "nada que ocultar". Del Castillo se negó a hacer comentarios al respecto.

El 11 de enero de 2016, el New York Post informó que el entonces procurador del Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara, también había abierto una investigación sobre las relaciones de Penn con El Chapo.

El Distrito Sur se negó a comentar sobre la existencia (o los avances) de la supuesta investigación sobre Penn. Los participantes en la serie de del Castillo en Netflix señalan que la investigación en México en torno a ella es un intento de represalia por las críticas que ella había hecho al gobierno, las cuales involucraban a figuras como la primera dama de la nación, Angélica Rivera.

Hasta la fecha, no se ha formulado ningún cargo contra Penn o del Castillo en ninguno de los países.

¿La alerta?

Una de las afirmaciones más explosivas en la nueva serie de Netflix tiene que ver con la idea de que los representantes de Penn pudieron haber alertado a las autoridades estadounidenses acerca del plan de visitar a El Chapo.

Braun, representante legal de del Castillo, le dijo a InSight Crime antes del lanzamiento de la serie de Netflix que él creía que los asesores legales de Penn les habían dado información a las autoridades estadounidenses —algo que él también afirma en la serie—.

"Lo que yo creo es que los asesores legales del señor Penn le notificaron al gobierno de Estados Unidos y que éste a su vez les notificó a las autoridades mexicanas, las cuales pudieron rastrear la reunión entre el señor Penn y el señor Guzmán, lo cual llevó finalmente a su arresto", le dijo Braun a InSight Crime.

"El equipo de asesores jurídicos del señor Penn hizo lo que se supone que deben hacer los abogados: proteger a sus clientes. Supongo que intentaban proteger al señor Penn, además de protegerse a ellos mismos. Estoy seguro de que, cuando se enteraron de que se reuniría con el líder del Cartel de Sinaloa, notificaron a las autoridades", dijo Braun.

"Lo que yo creo es que los asesores legales del señor Penn le notificaron al gobierno de Estados Unidos y que éste a su vez les notificó a las autoridades mexicanas, las cuales pudieron rastrear la reunión entre el señor Penn y el señor Guzmán, lo cual llevó finalmente a su arresto"- Harland Braun

 Los comentarios de una fuente de los organismos de seguridad que habló con el New York Post bajo condición de anonimato por la época en que El Chapo fue capturado en 2016 parecen sustentar la teoría de Braun.

"Otras personas se enteraron de sus intenciones. La información comenzó a filtrarse, y luego Sean Penn entró en juego", dijo la fuente. "Una cosa sí puedo decirle: si El Chapo nunca se hubiera reunido con Penn, todavía estaría prófugo".

En una declaración ofrecida a InSight Crime, un representante del señor Penn negó enérgicamente la afirmación de que alguno de los asesores jurídicos de Penn hubiera podido dar un aviso a las autoridades.

"La idea de que el señor Penn o alguien a nombre suyo hubiera alertado al Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ por sus iniciales en inglés) acerca del viaje es una completa invención y una flagrante mentira. Ello nunca ocurrió, ni habría habido razón alguna para que ocurriera", dice en la declaración.

La declaración también permite suponer que del Castillo y quienes la rodean están buscando darse mayor publicidad a sí mismos.

“Es reprobable que, en su esfuerzo incesante por obtener mayor atención y publicidad, la señora del Castillo y su equipo (que no tienen ninguna información de primera mano) hayan intentado crear esta versión totalmente falsa, tonta e insensata", se lee en la declaración.

La vigilancia

Aunque no se sabe si alguien cercano a Penn pudo haber avisado a las autoridades estadounidenses sobre la reunión de octubre de 2015 en México, es evidente que la vigilancia de los contactos de El Chapo con Penn y del Castillo desempeñó algún papel en la búsqueda del capo de la droga.

Del Castillo, quien se describe a sí misma en la serie de Netflix como la "intermediaria" entre Penn y El Chapo, resultó ser un importante objetivo de las interceptaciones telefónicas del gobierno.

Las autoridades mexicanas descubrieron el intercambio de mensajes de texto entre El Chapo y del Castillo, y éstos finalmente se filtraron y llegaron al periódico Milenio. (En la serie de Netflix, del Castillo y algunos de sus allegados sostienen que el gobierno manipuló el contenido de los mensajes con el fin de empañar su reputación.)

No está claro si se instalaron cámaras de seguridad específicamente para vigilar a Penn, bien sea por parte de las autoridades mexicanas o las estadounidenses. Sin embargo, Mike Vigil, exdirector de operaciones internacionales de la DEA, le dijo a InSight Crime que la famosa reunión fue el "catalizador" para que El Chapo "fuera atrapado".

"De cierta manera, se puede decir que eso permitió su caída", dijo Vigil. "Después de su reunión con Penn y del Castillo… [El Chapo] empezó a sentir más admiración por ella y por lo tanto empezó a comunicarse con ella por teléfono".

Mark Schnapp, exdirector de la división de asuntos criminales de la Fiscalía de Estados Unidos en el Distrito Sur de La Florida, también relaciona la captura de El Chapo con el descuido de este último en cuanto a sus prácticas de comunicación electrónica.

"Reconozcámoslo. A diferencia de la última vez, cuando estuvo fugitivo por más de una década, esta vez fue arrogante y descuidado en sus comunicaciones con varias personas, entre ellas al parecer la señora del Castillo", le dijo Schnapp a InSight Crime.

Otros exfuncionarios estadounidenses han señalado que la reunión fue sólo un elemento más de una vasta operación para localizar a El Chapo tras su fuga de julio de 2015.

En conversación con InSight Crime, Peter Vincent, un exfuncionario de alto rango en los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional de Estados Unidos, restó importancia al papel que pudo haber tenido la reunión.

"Este fue una búsqueda internacional, que involucró cientos de pistas que fueron seguidas por los infantes de Marina mexicanos, incluyendo los encargados de seguridad e informantes cercanos al señor Guzmán, y que no tenían nada que ver con el grupo que incluye a la señora del Castillo y al señor Penn", señaló.

Thomas Cash, un exfuncionario de alto rango de la DEA en Miami, fue incluso más allá de Vincent, y señaló que dicha reunión fue completamente insignificante.

"La idea de que el señor Penn o su grupo fueron relevantes en la búsqueda de El Chapo es totalmente absurda; y, en serio, si el señor Penn no fuera famoso, no habría llamado la atención y nosotros no estaríamos discutiendo el asunto", escribió Cash en un correo electrónico dirigido a InSight Crime.

La conexión con Venezuela

Los documentos del DHS obtenidos por InSight Crime permiten suponer que las autoridades de Estados Unidos, así como sus contrapartes mexicanas, también intentaron saber cómo los famosos actores llegaron a reunirse con uno de los criminales más buscados del mundo.

Los documentos hacen referencia a un aspecto que ya había sido divulgado —pero al que no se le prestó mucha atención— sobre la historia del viaje de Penn para su encuentro con El Chapo: las afirmaciones acerca de que el actor viajó a la isla de Margarita, Venezuela, poco antes de la visita al capo de la droga, para reunirse con "al menos uno de [sus] hijos".

El medio español ABC publicó un artículo sobre el supuesto viaje a Venezuela el 11 de enero de 2016, días después de que El Chapo había sido arrestado de nuevo. Los documentos del DHS contienen lo que parece ser un resumen en inglés del informe de ABC acompañado por la misma imagen que se incluye en el artículo original. (La imagen en los documentos del DHS es borrosa y está tachada, pero es posible hacer la comparación.)

captura de pantallacaptura de pantalla

(Arriba: captura de pantalla del artículo original de ABC. Abajo: Foto extraída de los documentos del DHS)

ABC informó que la reunión entre Penn y el (o los) hijo(s) de El Chapo se llevó a cabo "aparentemente" bajo la "protección" de Hugo Carvajal, un actual congresista venezolano que se desempeñó como director de Inteligencia Militar entre 2004 y 2011.

Carvajal fue sancionado en 2008 por Estados Unidos por presuntamente apoyar las actividades de tráfico de drogas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Se sospecha que pertenece a las redes de tráfico de drogas al interior del ejército venezolano, conocidas como el Cartel de los Soles.

Aunque los documentos del DHS parecen derivarse de un informe bien documentado de ABC, hay una evidencia adicional que le da credibilidad a la idea de que las autoridades venezolanas pudieron haber facilitado la reunión de Penn con El Chapo.

Penn tiene vínculos bien establecidos con el gobierno venezolano. Él conoció al presidente Hugo Chávez durante un viaje que hizo en 2007 a Venezuela, y continuó siendo un defensor a ultranza de Chávez hasta la muerte del líder en 2013.

El gobierno venezolano, particularmente bajo el mandato del sucesor elegido por Chávez, Nicolás Maduro, ha respaldado fuertemente e incluso ha promovido a varios altos funcionarios acusados de participar en el tráfico de drogas, entre los que se encuentran Carvajal , el ministro del interior Néstor Reverol y el vicepresidente Tareck El Aissami.

Según ABC, las fuentes de la DEA sostienen que El Chapo mismo había viajado antes a Venezuela, y que pudo haber estado en el país en agosto o septiembre de 2015, poco antes del encuentro entre Penn y uno de sus hijos. Sin embargo, El Chapo fue al parecer visto en diferentes países tras su fuga de la cárcel a principios de ese año, incluso en países europeos, lo que plantea dudas sobre la veracidad de su supuesta presencia en Venezuela.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Venezuela

Sin embargo, aunque no se han establecido relaciones directas entre El Chapo y las autoridades venezolanas, se sabe que las organizaciones narcotraficantes mexicanas tienen vínculos con las redes criminales venezolanas.

Por ejemplo, un operario del Cartel de Sinaloa que más tarde se convirtió en informante de la DEA fue aparentemente un punto de contacto clave para dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, quienes fueron declarados culpables de narcotráfico el año pasado en una corte federal de Estados Unidos.

Además, algunos miembros de las fuerzas armadas de Venezuela han sido acusados de trabajar con grupos narcotraficantes mexicanos. Por ejemplo, Walid Makled, un convicto narcotraficante que trabajó con el Cartel de los Soles, sostiene que todos los días despegaban varios vuelos cargados de drogas del estado de Apure en Venezuela, y que los cargamentos iban dirigidos a grupos narcotraficantes mexicanos, para que éstos los transportaran a Estados Unidos.

El informe de ABC sobre la supuesta visita de Penn a la isla de Margarita sigue estando sin confirmar por fuentes independientes. (El representante del actor se negó a comentar sobre este particular). Pero si las autoridades venezolanas facilitaron una reunión entre Penn y uno de los hijos de El Chapo, fue quizá como un favor que se le hizo a Penn por haber defendido por mucho tiempo al polémico gobierno de Venezuela, más que como una manera de halagar o apaciguar al capo del Cartel de Sinaloa.

Según Braun, del Castillo no sabía nada acerca del supuesto viaje de Penn a Venezuela.

"No tenemos absolutamente ningún conocimiento de esta reunión en Venezuela", dijo. "Sin embargo, si resultara ser verdad, eso me indicaría que el señor Penn iba tras mi clienta."

Un final hollywoodense

Después de casi un año de disputas legales, El Chapo fue extraditado a Estados Unidos en enero de 2017. Actualmente enfrenta un juicio en una corte federal en Nueva York, por numerosos cargos relacionados con drogas y crimen organizado. Si es declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.

Mientras tanto, la infamia del capo de la droga ha generado diversas empresas en el mundo del entretenimiento —algunas de ellas falsas— basadas en su legendaria imagen.

Un drama en serie producido por Univisión y Netflix, titulado simplemente "El Chapo", se estrenó en el canal de televisión el 23 de abril, y más adelante fue presentado en el servicio de reproducción de video por Internet.

Los informes también indican que Sony Pictures ha obtenido los derechos para producir una película basada en un libro escrito por un agente de la DEA y un periodista canadiense, titulado "Tras los pasos de El Chapo: la emocionante historia del agente estadounidense que capturó al narcotraficante más buscado del mundo" ["Hunting El Chapo: The Thrilling Inside Story of the American Lawman Who Captured the World’s Most-Wanted Drug Lord"]. Según se ha informado, el cotizado director Michael Bay está adelantando conversaciones para llevar a cabo el proyecto.

VEA TAMBIÉN: InDepth: Cobertura sobre la narcocultura

Dicha película competiría con una adaptación de la versión ficcional del novelista Don Winslow sobre la historia de El Chapo, "El Cartel", que está siendo producida por 20th Century Fox. El galardonado director Ridley Scott al parecer está vinculado al proyecto.

Por otra parte, del Castillo dijo recientemente que ella también quiere seguir con sus planes de hacer una película sobre el famoso capo.

"Quiero ser la que produzca una historia que nos concierne a todos", dice casi al final de su serie de Netflix. "Sería muy importante para mi carrera. Y para mí, personalmente, como mexicana. Hablar sobre el crimen organizado en México es importante para mí".

En cuanto a Penn, no se sabe si planea participar en algún proyecto mediático relacionado con El Chapo.