Lugar de masacre de los Zetas presuntamente ordenada por 'El Pelón'

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha añadido a un presunto narcotraficante guatemalteco, y aliado de los Zetas de México, a su lista de capos (Kingpin list), en un caso que resalta los fuertes vínculos entre el crimen organizado guatemalteco y los carteles mexicanos.

Jairo Estuardo Orellana Morales, alias "El Pelón", fue etiquetado como un Narcotraficante Especialmente Designado bajo la Ley de Cabecillas (Kingpin Act) de Estados Unidos. Además del tráfico de cocaína, Orellana ha estado vinculado con una serie de asesinatos relacionados con el tráfico de drogas en Guatemala, y los funcionarios declararon que "emplea la violencia extrema" en sus operaciones.

Orellana también tiene vínculos con la familia criminal de los Lorenzana, específicamente Marta Julia Lorenzana Cordón, con quien tuvo un hijo y quien fue sancionada bajo el mismo la misma ley en noviembre de 2012.

Según el Tesoro (vea el gráfico abajo), Orellana utiliza tres rutas principales para traficar cocaína hacia México, todas procedentes del departamento de Zacapa, en Guatemala, cerca a la frontera oriental con Honduras, y moviéndose a través de los departamentos de Petén, Quiché y Huehuetenango, al norte y occidente del país, respectivamente.

Análisis de InSight Crime

Los Zetas han establecido una presencia territorial firme en toda Guatemala y se cree que, desde 2011, Orellana está a cargo de sus operaciones en el departamento de Zacapa.

VEA TAMBIÉN: Zetas en Guatemala

Su papel parece ir mucho más allá de servir como transportador local de drogas -como suele ser el caso con los traficantes locales que trabajan para los carteles mexicanos en los países del Triángulo Norte de Centroamérica-. Orellana supuestamente participó en la toma del departamento de Petén, por parte de los Zetas en 2011 y fue una de las dos personas, identificadas por los fiscales, que ordenaron la masacre de 27 campesinos en ese mismo departamento.

Orellana también ha dirigido "tumbes" -el robo de cargamentos de cocaína de grupos rivales- tanto en Guatemala como en Honduras. A principios de este año, fue blanco de un homicidio luego de, presuntamente, haber robado 1,5 toneladas de cocaína vinculadas a los rivales de los Zetas: el Cartel de Sinaloa.

Los vínculos de Orellana con los Lorenzana, transportadores de drogas locales que han recibido una serie de golpes en los últimos años, son consistentes con sus conexiones con los Zetas. Aunque los Lorenzana inicialmente trabajaron con el Cartel de Sinaloa, se cree que los Zetas ahora han construido alianzas con los principales miembros del fracturado clan.