Tráfico de armas en Honduras

Tráfico de armas en Honduras

  • El tráfico de armas en Honduras

    El tráfico de armas en Honduras es difícil de controlar. Esto se debe en gran parte a que el ejército, importador exclusivo del país, y la Armería, el único vendedor de armas, no divulgan la información públicamente. La falta de transparencia también se extiende a las empresas de seguridad privada, que no tienen que revelar información sobre sus compras, y a las cuales se les ha otorgado gran flexibilidad con respecto a las armas que pueden poseer. Como se señaló al inicio de este estudio, la policía, que es la encargada de realizar el registro de las armas, normalmente tiene dificultades para hacer el seguimiento de lo que ha confiscado. Las reservas de la policía también son vulnerables, como se demostrará más adelante en este informe.

  • ¿Cómo mejorar el control del tráfico de armas de fuego en Honduras?

    Como se señala en este informe, la estructura legal en torno al comercio de armas en Honduras es bastante defectuosa. La legislación es incoherente y confusa en cuanto a los roles de las diferentes instituciones, y el sistema regulador no tiene los suficientes recursos financieros, es anacrónico y está administrado por funcionarios sobrecargados de trabajo o susceptibles a la corrupción.

  • El tráfico de armas hacia Honduras

    Honduras no produce armas,[1] pero las armas entran de contrabando al país por muchas vías. Estas varían dependiendo de la oferta de armas en los países vecinos, la demanda en Honduras, los controles del gobierno y otros factores. No parecen obedecer a una sola lógica estratégica que no sea evadir la detección, aunque muchas de ellas tienen un solo origen.

  • Recuento de armas de fuego en Honduras

    Los estimativos varían bastante en lo que respecta al número de armas legales e ilegales que circulan en Honduras. Hay muchas razones para esto. El gobierno no tiene una base de datos centralizada que haga seguimiento de las incautaciones de armas, compras, ventas y otros aspectos relativos a la tenencia de armas, la oferta y la comercialización. Las leyes relativas a las armas también tienen un gran número de contradicciones e imponen un gravamen injusto en instituciones muchas veces impotentes y carentes de recursos. La ineficiencia estimula el mercado negro. En lugar de someterse a lo que puede ser un proceso burocrático arduo, los hondureños optan muchas veces por obtener armas y municiones por vías ilegales.

  • Tráfico de armas de fuego en Honduras: Introducción y hallazgos principales

    Honduras tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo, y cerca del 75 por ciento de esos homicidios son perpetrados con armas de fuego[1]—el promedio mundial se acerca más al 50 por ciento—. Honduras no es el único país de la región en esta situación. Poco más del 60 por ciento de los homicidios en El Salvador y el 81 por ciento en Guatemala —vecinos de Honduras en el Triángulo Norte— involucran armas de fuego. [2]