El agente especial David LeValley fue, hasta el 8 de noviembre pasado, jefe de la división criminal de la oficina del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus inciales en inglés) en la capital de Estados Unidos. Desde esa oficina atestiguó el crecimiento de la MS13 y de Barrio 18, así como de otras pandillas menores en el Distrito de Columbia y en los condados de Maryland y Virginia en los que viven decenas de miles de migrantes centroamericanos. A principios de este año colaboró en la investigación a la clica Sailors Locos de la MS13 en Virginia, la cual concluyó en mayo con la condena de media docena de pandilleros por, entre otros delitos, ocho homicidios. Hoy, a punto de retirarse de su oficina en Washington, LeValley cree que la pandilla salvadoreña vive un nuevo periodo de expansión en la costa este de Estados Unidos. (Esta conversación ha sido editada por motivos de claridad).

¿Qué tipo de comunicación han identificado ustedes entre pandilleros en Estados Unidos y El Salvador? Al leer algunas de las acusaciones más recientes en la Costa Este, hay fiscales ahí hablando de órdenes provenientes de El Salvador para que pandilleros aquí recolecten dinero. Recientemente también hemos visto órdenes desde allá para que pandilleros aquí mejoren y amplíen la estructura de la pandilla o que desarrollen sus programas de una manera más intensa. ¿Qué tipo de comunicación existe en este momento?

David LeValley: Ambos escenarios son ciertos. Hay comunicación con los líderes de las pandillas en El Salvador, particularmente algunos de los líderes veteranos que están en la cárcel pero que tienen acceso a celulares y se están comunicando y dando instrucciones y direcciones sobre los programas de las pandillas aquí. Algunas son instrucciones específicas acerca de qué hacer con algún problema en particular, ya sea un informante o [...] Es muy usual ver a las estructuras aquí buscando aprobación de los líderes en El Salvador antes de hacer algo. También existen instrucciones provenientes de algunos de esos líderes relacionadas a ciertos programas en particular aquí en Estados Unidos, ya sea en Boston, Maryland, [Washington] D.C. o Virginia. Esas instrucciones se dan cuando los líderes perciben que la pandilla no se está desarrollando, o si creen que la clica aquí no está produciendo suficientes ingresos. Ellos deciden hasta quién va estar al mando de ciertas clicas. Esas son comunicaciones que suceden frecuentemente entre El Salvador y Estados Unidos.

Este artículo es parte del resultado del trabajo de campo para una investigación de varios años que evalúa la capacidad criminal transnacional de la MS13 en Estados Unidos y El Salvador. El proyecto fue auspiciado por el Centro para Estudios Latinoamericanos y Latinos de American University y el Instituto Nacional de Justicia de Estados Unidos.

¿Entonces podríamos decir que la última palabra está en El Salvador y no aquí en muchos de los casos?

David LeValley: Sí, en muchos de los casos. No siempre. Tenemos algunos ejemplos en los cuales el flujo de información ha sido revertido de Estados Unidos a El Salvador, pero en términos generales es verdad que los pandilleros veteranos, la mayoría de quienes están presos, siguen teniendo la capacidad de dirigir las actividades de la pandilla. En [Washington] D.C., en el norte de Virginia, en algunas áreas de Maryland las clicas están conectadas.

¿Qué están viendo en estas áreas? ¿Cuáles son las clicas más importantes en este momento?

David LeValley: Tuvimos un juicio largo en el distrito este de Virginia que fue este año. Ahí vimos que esa clica es la "Sailors".

¿Esa es la clica más grande aquí? ¿Cuál es la relación entre estas clicas que son más grandes y tienen importancia histórica y las clicas más pequeñas como los Langley Locos?

David LeValley: En términos de tamaño no lo sé. Nosotros nos concentramos en el nivel de violencia asociada con un grupo o clica en particular. Eso es, usualmente, lo que llama nuestra atención. En términos de miembros y tamaño, es posible que existan clicas más grandes, pero por lo menos este año han sido los "Sailors" los más activos.

¿Cuáles son las tendencias en este momento en cuanto a crimen? ¿Cómo están envueltos en distribución de droga, prostitución, extorsión?

David LeValley: En cuanto a los crímenes que cometen: Un nivel bajo de distribución de droga […] La extorsión es algo que vemos frecuentemente, especialmente en la comunidad centroamericana, donde no siempre tenemos toda la perspectiva de la extorsión que está sucediendo. En cuanto a prostitución, no siempre están directamente involucrados, pero si proveen protección para el negocio.

En cuanto a la extorsión, en El Salvador ellos controlan cierto territorio y establecen una cuota para los negocios en esa área. ¿Eso es lo que está sucediendo aquí? 

David LeValley: Eso es lo que sucede aquí. Extorsionan a negocios y a personas. La mayoría de estas personas vienen desde El Salvador, donde el control de territorio es uno de sus elementos básicos. Es la manera que ellos tienen de ganar dinero y eso se traduce en extorsiones, distribución de drogas en algún área en particular. Los negocios y las personas que viven en esos territorios, ambos sufren de eso.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

¿Han identificado extorsión transnacional de algún tipo? Es decir, ¿que el pandillero aquí amenaza a la persona que está extorsionando con que le van hacer daño a alguien en El Salvador?

Sí lo hemos visto, pero no es algo común. Pero sí hemos visto ese tipo de extorsión, cuando hay un mensaje a alguien que vive aquí diciéndole que si no pagan su tío o tía o alguien en su familia en El Salvador va a sufrir las consecuencias. Eso tiende a ser más oportunista. En otras palabras, alguien sabe que la familia tiene parientes en Estados Unidos y los extorsionan basados en esa percepción. Sin embargo, esa no es la regla. No vemos extorsión organizada y en gran escala utilizando esa estrategia. Lo más común es la extorsión local o regional de negocios y personas en el área de esa pandilla.

Dijiste distribución de droga de bajo nivel. En la acusación de Boston contra la MS13 hay varios cargos por droga, pero son cantidades pequeñas…

No es tráfico de drogas, por decirlo así, es más el intercambio en las esquinas de las calles y eso, como te dije, tiene que ver con su control sobre un área en particular. Ellos tienen el contacto en algún lugar, ya sea en el país o fuera del país donde lo están obteniendo. Ellos controlan el área donde están vendiendo, o el bar o cualquiera que sea el lugar.

¿Pero la MS13 no es la organización trayendo la droga a Estados Unidos?

No, generalmente, no. Hemos visto algunos ejemplos donde ellos traen cantidades más pequeñas de cocaína en latas de comida o ese tipo de cosas. Pero a gran escala no son ellos los que lo hacen.

 

Tenemos algunos ejemplos en los cuales el flujo de información ha sido revertido de Estados Unidos a El Salvador, pero en términos generales es verdad que los pandilleros veteranos, la mayoría de quienes están presos, siguen teniendo la capacidad de dirigir las actividades de la pandilla.

 

¿Qué me puedes decir sobre sus finanzas? Estoy pensando en una acusación más vieja en Maryland que estaba basada en transferencias de dinero, pero de nuevo, en cantidades pequeñas. ¿Sigue siendo eso lo que está sucediendo? 

Sí, seguimos viendo pequeñas cantidades por medio de remesas. Esa es realmente la motivación de los líderes de las pandillas que están presos en El Salvador. Ellos tienen un interés real y una ganancia real de las extorsiones y las actividades criminales de las clicas aquí en Estados Unidos. No es un montón de dinero, pero hace una diferencia. Por ejemplo, si hay una clica que es débil y no está generando una cantidad respetable de dinero eso se traduce en menos dinero para los líderes en El Salvador. Ellos tienen un interés en que estas clicas se mantengan activas, fuertes y violentas ya que eso se traduce a dinero.

¿Qué está sucediendo últimamente con la violencia? Hemos visto un incremento de violencia en Centroamérica, pero también hemos oído de crímenes horribles en Gaithersburg, en Virginia, en Long Island. Habíamos oído, también, que luego de los casos de 2006 la violencia se había reducido. ¿Podría considerarse que hay una nueva escalada de violencia que caracteriza a la MS13

Eso es certero. Hubo varios esfuerzos significativos contra la MS13 en Maryland y en el norte de Virginia. De 2006 a 2010 tuvimos varios casos significativos. Creo que hubo un periodo desde 2010 a 2014 en el cual la MS13 en esta área tenía dificultades importantes en cuanto a su operatividad porque se les estaba arrestando y su liderazgo estaba destruido por algunos de estos casos. A inicios de 2015 hemos visto un nivel de violencia mayor en este sector comparado a los años anteriores. Creo que hay una correlación entre lo que está sucediendo aquí y lo que está sucediendo en El Salvador. Por un tiempo parecía como si los niveles de violencia en El Salvador no eran tan altos como regularmente lo han sido, pero en los últimos años la tregua se destruyó. Ha habido una escalada de violencia en El Salvador en los últimos dos años que se traduce en una escalada aquí también.

Parte de eso viene de la idea que los líderes de las pandillas necesitan que estas clicas estén más activas para obtener más dinero para sí mismos. Y tú sabes, violencia trae más violencia. Cuando asesinan a alguien en El Salvador, hay venganzas. Ese odio se vuelve más fuerte porque les han matado a un amigo y en ese momento se vuelve personal. Es decir, mientras más alto el nivel de violencia allá más alto el nivel de violencia aquí.

¿Cómo se conecta esto con la manera en que reclutan? Trabajadores sociales en Maryland y Virginia están viendo una escalada en los esfuerzos de las pandillas por reclutar muchachos en las secundarias, especialmente los recién llegados. ¿Se podría decir que esa es una tendencia en cuanto a los niveles de reclutamiento de la MS13 en el área?

Estos esfuerzos son parte de esa dirección desde El Salvador de reconstruir y fortalecer los programas aquí, particularmente en la Costa Este.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de la MS13

Sobre los programas, en el caso de Boston hay una referencia directa a un pandillero de Richmond, su alias es "Chucky". En los documentos de la corte se lee que, durante una reunión en Everett, Massachusetts, Chucky habla específicamente de una orden directa de activar de nuevo el programa de la Costa Este. ¿Ese programa también estaba debilitado y ahora están tratando de reconstruirlo? ¿Hay un liderazgo centralizado? ¿Cómo funciona? 

Después 2007, luego de algunas operaciones exitosas y de que los liderazgos fueron desarticulados, ahora sí hay un esfuerzo real por reconstruir los programas en la Costa Este. La manera en la que eso está sucediendo entre las diferentes clicas, como Virginia y Boston, por ejemplo, eso no está del todo claro. Si sabemos que hay comunicación entre ellas. Hemos visto reuniones en las cuales algunos de los líderes de la pandilla viajan para reunirse en Boston o en Richmond [...] Lo que no sabemos específicamente es si eso se coordina aquí o si se coordina en El Salvador. Lo que sí sabemos es que ha habido esfuerzos por reconstruir algunas de estas clicas que por una u otra razón han estado debilitadas recientemente.

¿También puede hablarse de una expansión geográfica? Hoy hay influencia incluso en Richmond. ¿Por qué Richmond?

Podría ser algo tan simple como el hecho de que es un lugar central de encuentro. Si tienes a la MS13 13 de Charlotte [Carolina del Norte, al sur] visitando o desde Nueva York o Long Island ese es un buen lugar. También podría ser por el juicio más reciente. Quizá se fueron a Richmond porque están preocupados [...] No lo sé.

Un reportero ha estado trabajando en el área de California del Sur y en Arizona. Ahí hay razones para creer que algunas clicas de la MS13 han estado activas en el mercado de las metanfetaminas. ¿Ustedes han estado viendo algo similar aquí? 

No. No hemos visto eso. Esta área no tiene un gran problema de metanfetaminas. Sí hay "meth" obviamente, pero no es la droga del momento.

¿Cuáles son las diferencias más importantes entre lo que está pasando en la costa Este y lo que pasa en la Costa Oeste?

Un par de cosas. Lo primero es que hay una presencia de pandillas latinas más grande en la Costa Oeste, ya sean sureños o norteños. Hay alianzas y actividades significativas que se forman en el sistema carcelario de California que no vemos aquí, aunque sí tenemos algo de eso. Creo que las comunidades en sí llevan más tiempo, como Rampart en Los Angeles. Creo que en la costa este las pandillas no tienen la misma historia y por ende el mismo peso. Son más jóvenes. Creo que esas son las diferencias más importantes. Las pandillas esta más incrustada en la costa oeste. En la costa este es más fácil de atacar porque estas clicas son más pequeñas y más fáciles de investigar. Si sacas a 8 o a 10 líderes realmente has afectado a esa clica y eso no es así en la Costa Oeste.

* Este artículo es parte de un proyecto de investigación auspiciado por el Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos de American University (CLALS por sus iniciales en inglés), cuyo propósito es evaluar la capacidad criminal transnacional de la MS13 en Estados Unidos y El Salvador. Encuentre más información aquí. Este proyecto fue apoyado mediante la subvención Nº 2013-R2-CX-0048, del Instituto Nacional de Justicia de Estados Unidos, la Oficina de Programas Judiciales, y el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Las opiniones, hallazgos y conclusiones o recomendaciones expresadas en esta publicación son del  autor y no reflejan necesariamente las del Departamento de Justicia.

CLALS High Resolution