El coronel retirado de la PNP Benedicto Jiménez

Doscientos policías están siendo investigados por sus presuntos vínculos con una red criminal encabezada por un coronel retirado, en el más reciente ejemplo de funcionarios que juegan un papel central en facilitar el crimen organizado en Perú.

El 15 de septiembre, el Ministerio del Interior de Perú anunció que alrededor de 200 oficiales y suboficiales de la policía serían suspendidos mientras las autoridades investigaban sus casos por colaborar con una organización criminal, liderada por el coronel retirado Benedicto Jiménez y por el empresario Rodolfo Orellana, informó El Comercio.

La República informó que los contactos de los agentes de la policía aparecen en las agendas telefónicas de los líderes de la organización criminal, junto con sus números de teléfono y las unidades a las cuales pertenecían. Entre los investigados hay miembros de la policía antidrogas, de la dirección de investigación criminal, la división anticorrupción, y de las unidades de lavado de dinero.

Las agendas telefónicas fueron descubiertas en el allanamiento de julio de las oficinas de “Juez Justo” -una revista de Orellana que presuntamente se dedicaba a la difamación de las autoridades que investigaban los crímenes cometidos por su organización- pero los resultados de la búsqueda apenas fueron hechos públicos recientemente.  

Jiménez y Orellana han sido acusados de dirigir una red criminal dedicada al lavado de dinero, que estafó al Estado por altas sumas de dinero. Según los informes de La República, la red también estaba involucrada en la trata de personas, la prostitución y el tráfico de títulos de propiedad.

Análisis de InSight Crime

Las investigaciones actuales sirven cómo el más reciente ejemplo de una larga lista de funcionarios peruanos y agentes de las Fuerzas de Seguridad que han sido acusados ​​de tener vínculos con el crimen organizado. Tres presidentes recientes, así como numerosos congresistas, alcaldes y gobernadores, han estado implicados en actividades criminales. Y 115 de los candidatos para las elecciones de octubre han sido investigados por vínculos con el narcotráfico. Numerosos agentes de policía también han sido capturados por colaborar con grupos criminales, incluyendo al menos a un jefe de la policía que fue arrestado el año pasado.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Perú

Hay indicios de que la red criminal encabezada por Jiménez y Orellana tuvo la capacidad de penetrar otras instituciones del gobierno más allá de la Policía Nacional. Además de los 200 funcionarios de la policía que están siendo investigados, dos congresistas también han sido acusados ​​de tener vínculos con Orellana, uno de ellos aparece en un video como asistente a una fiesta privada con Orellana y Jiménez.

La caída en desgracia de Jiménez es especialmente destacable, pues él fue uno de los héroes en la lucha del Perú contra el grupo guerrillero Sendero Luminoso. Como jefe de una unidad especial de inteligencia en la agencia antiterrorista del país a principios de los años noventa, Jiménez fue clave en la operación que llevó a la captura del líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán.