Policías brasileños durante una operación en Río de Janeiro

Un número récord de policías han sido asesinados en el estado de Río de Janeiro, Brasil, en lo que va corrido de 2017, lo que indica no sólo la deficiente capacitación de la policía sino además el hecho de que la institución se ha convertido en un actor central en la batalla por los lucrativos mercados criminales de dicho estado.

Cincuenta y un policías han sido asesinados durante los primeros cuatro meses de este año en Río de Janeiro, la cifra más alta registrada en los primeros cuatro meses de cualquier año desde que se comenzó a mantener un registro de estas estadísticas hace 23 años, informó Globo.

Si continúa a este ritmo, la cifra de policías asesinados superaría la del año pasado: 147 agentes asesinados de un total de más de 46.000. En comparación, el informe señala que, de los más de 89.000 policías en servicio en el estado de São Paulo, 54 fueron asesinados el año pasado.

Según el informe, la mayoría de los casos se concentra en las favelas de Río de Janeiro, que son los barrios más pobres de la ciudad y donde operan varios grupos criminales.

Análisis de InSight Crime

Estas cifras permiten ilustrar las falencias institucionales para proteger a la policía, y dan cuenta de los defectos sistemáticos en la formación de los agentes, así como de su uso de la fuerza excesiva, lo que ha hecho de la policía brasileña uno de los principales actores de la violencia que asola al país. Hay quienes argumentan que esta situación se origina en la cultura de tortura física y psicológica durante la formación de la policía militar de Brasil, lo cual ha influido en el servicio que los agentes prestan a la sociedad, y a la vez en la manera como esta los trata.

Como resultado, la policía ejerce una enorme cantidad de violencia excesiva, y a la vez es objeto de la misma. Según un estudio del Instituto de Seguridad Pública de Brasil (ISP por sus iniciales en portugués), los asesinatos por parte de la policía aumentaron entre enero de 2016 y febrero de 2017, alcanzando un pico de 105 asesinatos en diciembre de 2016.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Brasil

En un estudio académico sobre la violencia criminal y estatal en Latinoamérica, realizado en 2016 por José Miguel Cruz, profesor de Ciencias Políticas de Florida International University, el autor afirma que las instituciones del Estado son un "actor fundamental de la violencia criminal actual", y pone como ejemplo el gran número de personas asesinadas por las fuerzas de seguridad de Brasil.

Aunque a veces se justifica el uso de la fuerza excesiva por los agentes de la policía, los asesinatos perpetrados por las fuerzas policiales de Brasil suelen ser ilegales. El mes pasado apareció un video en el que se pueden ver policías de Río de Janeiro ejecutando a dos hombres tirados en el suelo.

La policía también participa a veces en las actividades del crimen organizado. Precisamente esta semana, un policía militar retirado fue detenido y acusado de ser el supuesto líder de una organización criminal que opera con la ayuda del Comando Vermelho (CV), el grupo criminal más antiguo de Brasil