La Policía Colombiana detuvo a William Rafael Vargas Maestre, alias "Canoso"

Las autoridades de Colombia arrestaron a uno de los sospechosos "más buscados" en España, mientras que sus contrapartes españolas desmantelaron una red de narcotráfico dirigida por colombianos. Una nueva señal de que los grupos criminales colombianos buscan consolidar su influencia en el país europeo.

William Rafael Vargas Maestre, alias "Canoso", fue detenido en un restaurante de lujo, a comienzos de abril, en la ciudad de Armenia, Colombia informó El Tiempo.

Vargas estaba fugitivo desde febrero de 2016, cuando las autoridades españolas desarticularon una red de tráfico presuntamente liderada por el colombiano. Al momento de su arresto se le consideraba uno de los criminales más buscados en España, según El Tiempo.

Los investigadores dicen que Vargas llegó a España a comienzos de la década de 2010 para coordinar envíos de estupefacientes para varias organizaciones criminales colombianas, incluyendo los Urabeños. Posteriormente se alió con un químico para impregnar carbón con la cocaína desde Colombia, mezcla que luego se separaba en laboratorios especiales al llegar a España.

"En un mes tenía ingresos superiores a los cinco millones de euros", o casi US$5,3 millones, declaró a El Tiempo un integrante del cuerpo de investigaciones de la policía.

Las autoridades españolas ya iniciaron el procedimiento para solicitar la extradición de Vargas, indicó el periódico.

Hace poco, las autoridades ibéricas también realizaron una redada contra una red de narcotráfico que terminó con un saldo de 24 sospechosos arrestados, 13 de los cuales son colombianos, informó El Tiempo en otra nota. 

El grupo, presuntamente liderado por un colombiano que se hacía llamar "Tatis", actuaba como proveedor mayorista de negocios más pequeños dedicados al tráfico de estupefacientes en la ciudad de Zaragoza.

Análisis de InSight Crime

Las recientes capturas son otra señal de que las organizaciones narcotraficantes colombianas y sus satélites europeos están afianzando su presencia en España. Aunque el país haya servido por mucho tiempo como trampolín para grupos colombianos que buscan expandirse a otros lugares de Europa, informes previos advierten sobre una posible incursión de carteles mexicanos en el hampa español. 

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre crimen organizado europeo

El tamaño y la complejidad de las operaciones colombianas en España también parecen incrementarse. En marzo, la policía española capturó a dos docenas de miembros de una red colombiana de narcotráfico y se incautaron de más de 2.400 kilogramos de cocaína, en lo que se describió como "una de las operaciones contra el tráfico de cocaína más importantes que se han realizado en España en los últimos años".

Dos patrones podrían explicar la influencia en apariencia mayor del crimen organizado colombiano en España. El primero es que los grupos narcotraficantes mexicanos han ganado mayor control del mercado estadounidense, empujando a las organizaciones colombianas a explotar el lucrativo mercado europeo. El segundo cambio más reciente es el pico en la producción de cocaína en Colombia, que probablemente permite a los traficantes introducir mayores cantidades del producto en España. Los efectos del boom de la cocaína en Colombia ya se han sentido en Estados Unidos y en otros lugares de Latinoamérica, de modo que no sería sorpresa que tuviera un impacto similar en Europa.