Jamaica planea llevar a juicio a un líder pandillero mediante su nueva ley antipandillas, en la que se considera hasta el momento la mayor prueba que enfrenta la polémica legislación, que las autoridades del país esperan utilizar para detener a las violentas y poderosas pandillas callejeras de la isla.

El pasado 21 de enero, la policía jamaiquina informó que Omar Spaulding, alias "Dawdie", presunto líder de la pandilla Scare Dem, será juzgado bajo la Ley de Justicia Penal (Supresión de Organizaciones Criminales), más comúnmente conocida como ley antipandillas. Según el diario local Jamaica Observer, esta es la primera vez que dicha ley se utiliza contra el cabecilla de una organización criminal.

Spaulding fue arrestado en mayo del año pasado en una redada en su casa, donde la policía encontró una subametralladora Uzi, una pistola y un revólver. La policía dice que su pandilla era una de las mayores generadoras de la violencia, que hizo de West Kingston una de las zonas más sangrientas de la isla.

Spaulding fue acusado junto con 11 presuntos cómplices, dos de ellos menores de 18 años, y está citado para enfrentar cargos adicionales relacionados con reclutamiento de menores, informó el Jamaica Observer.

Análisis de InSight Crime

La ley antipandillas entró en vigor en Jamaica el año pasado como un intento por hacer frente a las poderosas pandillas callejeras de la isla. Estas pandillas tienen una compleja relación tanto con las comunidades donde imperan como con las instituciones políticas —que tradicionalmente han empleado su poder territorial para ganar ventajas electorales—, y esta ley se ha anunciado como una nueva herramienta para acabar con su dominio.

Sin embargo, la aprobación de la ley fue seguida por un aluvión de críticas de grupos de la sociedad civil. Los críticos señalan que la dura legislación tipifica como delito una amplia gama de actividades y comportamientos, por lo que existe el riesgo de que jóvenes de zonas vulnerables que han sido respetuosos de la ley sean arrastrados al sistema judicial y a la vida criminal.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Jamaica

El caso de Spaulding llega en un momento crucial, en el que la policía prevé una enorme expansión de la mencionada ley para el nuevo año. A principios de enero, la policía informó que con esta ley espera enjuiciar a 500 personas en el año 2015, en comparación con solo 26 antes de los recientes cargos contra Spaulding y sus cómplices, según señaló el Servicio de Información del gobierno de Jamaica.

Como el caso de Spaulding involucra al presunto líder de una pandilla, pondrá a prueba si la ley realmente tiene la capacidad de disolver las redes de crimen organizado, o si seguirá el camino de otras severas leyes antipandillas en países como El Salvador, que llenaron las cárceles de jóvenes pero no lograron debilitar pandillas criminales de manera significativa.