La policía de El Salvador ha detenido a 16 presuntos miembros del Cartel de Texis, en la más reciente señal de que las autoridades están acercándose cada vez más al capo del cartel: "Chepe Diablo".

Entre los arrestos realizados durante una serie de redadas en varios lugares en el oriente del país, se encuentra el excongresista Antonio Ascencio y varios ganaderos, informó La Prensa Gráfica.

Los 16 están acusados de narcotráfico vinculados al Cartel de Texis y al recientemente detenido Roberto Herrera, alias "El Burro", quien ha sido formalmente acusado de dirigir una red de robo de vehículos, pero se cree que es un líder narcotraficante para el cartel.

La policía también allanó tres ranchos y otras residencias, una de las cuales era propiedad de Herrera.

Análisis de InSight Crime

El arresto de El Burro Herrera marcó un gran avance para las autoridades de El Salvador en sus esfuerzos por acabar con el Cartel de Texis, un eslabón clave en la cadena del narcotráfico de Centroamérica, que durante años ha eludido a las autoridades, sobre todo gracias a su red de contactos corruptos de alto nivel.

Herrera fue una de las tres figuras clave en el Cartel de Texis, junto con Juan Umaña Samayoa –el alcalde de Metapán, dodne se centra la estructura de poder de la organización– y José Adán Salazar Umaña, alias "El Chepe Diablo", –presidente de la primera división de fútbol salvadoreño y dueño de un imperio empresarial que gira en torno a una cadena de hoteles–.

VEA TAMBIÉN: Perfil del Cartel de Texis

Salazar es uno de los más buscados por las autoridades y, con la caída de Herrera y ahora la reciente ola de arrestos, parece que las autoridades salvadoreñas han comenzado a cerrar el cerco en torno a él.

Al igual que Herrera, es probable que si Salazar es capturado sea porque las autoridades han logrado construir un caso no relacionado directamente con el tráfico de drogas. Es probable que la línea de investigación que asuman los fiscales se centre en sus negocios y en crímenes financieros. No obstante, como demuestran los recientes problemas en encontrar un tribunal para juzgar a otros tres miembros del cartel, cualquier intento de llevar un caso a juicio puede resultar siendo un desafío en sí mismo.