Las autoridades marítimas antinarcóticos han incautado más de 17 toneladas de cocaína alrededor de Puerto Rico en lo que va del año, un enorme aumento en los últimos años que indican la creciente popularidad de este territorio norteamericano para los traficantes, en medio de un resurgimiento en la ruta de tráfico del Caribe.

La Operación Guardia Caribeña (Operation Caribbean Guard -OCG), una fuerza de tarea compuesta por la Guardia Costera estadounidense y fuerzas de seguridad federales y locales, ha incautado 17,5 toneladas de cocaína en lo que va de 2014. En comparación, la misma fuerza sólo incautó 5,8 en todo 2011, informó New York Times.

El tamaño de los cargamentos que las autoridades han incautado en el territorio de Puerto Rico también ha aumentado, con envíos ahora comúnmente sobre una tonelada, dijeron oficiales de la Agencia Antodrogas de Estados Unidos (DEA) al diario. Ellos dijeron que esto era ilustrativo de la confianza que los traficantes tienen de que los cargamentos van a pasar sin ser detectados.

La mayoría de las drogas que se mueven hacia Puerto Rico llegan en lanchas rápidas, que salen desde Colombia y Venezuela y se dirigen primero a República Dominicana o directamente a Puerto Rico.

Una vez en el país, los cargamentos son divididos y transportados a Estados Unidos a través de aeropuertos, puertos marítimos y por correo.

PR map

 

Análisis de InSight Crime

Las autoridades norteamericanas han estado advirtiendo que las rutas de tráfico están volviendo a las islas caribeñas para escapar de la atención de las autoridades en la frontera entre Estados Unidos y México y en Centroamérica.

Aunque México y Centroamérica se mantienen como las rutas principales para la cocaína de Suramérica con destino a Estados Unidos, hay creciente evidencia que apoya esta afirmación.

Puerto Rico es quizás el territorio más importante para el tráfico a través de esta región. El estatus de la isla como territorio no incorporado de Estados Unidos, significa que una vez llegan los cargamentos ya están efectivamente en Estados Unidos y pueden ser transportados a tierra firme sin atravesar aduanas.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Puerto Rico

Como reconoció el New York Times, los cargamentos a menudo no se dirigen directamente a Puerto Rico, sino que primero transitan a través de su vecina República Dominicana, que no cuenta con los mismos niveles de apoyo antinarcóticos de Estados Unidos.

Los traficantes también usan otras islas -como Jamaica- como puntos de parada para los cargamentos de cocaína (haga click en el mapa de New York Times para ampliarlo), aunque estas siguen siendo rutas menores comparativamente.