Pescadores poniendo barca en tierra en costa Caribe de Venezuela

La desesperada situación económica en Venezuela agrava la piratería fuera del estado costero de Sucre, un ejemplo de las diferentes actividades ilícitas que proliferan en la costa Caribe del país y que han llegado a afectar a las comunidades locales.

La actual crisis económica en Venezuela ha golpeado con especial dureza la que fuera una próspera industria pesquera en Sucre, empujando a los pescadores locales a las actividades ilícitas para garantizar su sustento, informó Associated Press.

"La gente ya no puede ganarse la vida, entonces están usando sus barcas para las opciones que quedan: contrabando de gasolina, transporte de drogas y piratería", comentó a la agencia de noticias el líder sindical José Antonio García.

El medio informativo también señaló que los piratas atacan a los pescadores locales para robarles el producto de su pesca o el motor del bote —este último es especialmente apreciado por los narcotraficantes que buscan aumentar la potencia de sus barcos.

Associated Press informa que algunos de estos robos han terminado con víctimas fatales. Se dice que ha habido docenas de muertos en los robos este año, lo que incita a sangrientas vendettas entre las familias de algunas de las víctimas y los agresores.

Los actos de piratería a lo largo de la costa venezolana también afectan a otros estados y cobra otros tipos de víctimas. Según la Cámara Internacional de Comercio, cuatro buques de carga anclados fueron abordados este año cerca de Puerto de la Cruz en el estado de Anzoátegui, occidente de Sucre.

Análisis de InSight Crime

La piratería contra barcos cargueros o yates particulares fuera de la costa caribeña venezolana ya había tenido denuncias de años atrás, y las aguas de Sucre ya se consideran de alto riesgo desde 2010, según un informe de una organización no gubernamental venezolana que trabaja con la seguridad marítima. Pero la grave situación económica del país parece estar contribuyendo al aumento de la piratería contra intereses comerciales grandes y pequeños por igual.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Venezuela

Más aún, las dificultades económicas parecen alentar a muchos a involucrarse en actividades ilícitas como el narcotráfico y la trata de personas, a medida que se agotan las oportunidades laborales legales. Estas tendencias se ven ilustradas por notas de prensa recientes de El Estímulo, que citaba a un pescador local, que admitía que "por lo menos el 80 por ciento de los habitantes de [San Juan de las Galdonas, pueblo costero de Sucre] participan en" narcotráfico, y el New York Times, que informó de un incremento de la trata de personas en la costa Caribe por los intentos de miles de venezolanos de escapar de la degradación de la situación económica en el país.