Las autoridades colombianas y ecuatorianas capturaron a uno de los criminales más buscados de Ecuador, y supuesto aliado del Cartel de Sinaloa, en Cali, Colombia, donde él y su banda presuntamente estaban tratando de unirse a los grupos criminales de la zona y establecer rutas de narcotráfico entre Colombia y Ecuador.

Cesar Vernaza Quiñonez, alias "El Empresario", que encabezó el grupo criminal ecuatoriano "Los Templados", y uno de sus tenientes, Fernando Sotelo Sampedro, alias "La Bestia", fueron detenidos a raíz de una operación conjunta entre la policía de Colombia y Ecuador con la ayuda de la Interpol, informó Semana.

El Espectador caracterizó a El Empresario como uno de los principales socios de Joaquín "El Chapo" Guzmán en Ecuador, e informó que el Cartel de Sinaloa podría haber ayudado a Vernaza a escapar de una prisión de máxima seguridad en Guayaquil en febrero.

La Policía Nacional de Colombia dijo que Vernaza, quien fue sentenciado a 25 años de prisión en agosto de 2012 por asesinato, publicó amenazas en las redes sociales contra funcionarios del Ministerio del Interior y sus familias en Ecuador.

Análisis de InSight Crime

En los últimos años, el panorama criminal de Ecuador ha estado dominado en su mayoría por grupos extranjeros. Estos incluyen organizaciones colombianas neo-paramilitares (denominadas "BACRIM" por el gobierno colombiano) y la guerrilla, que utilizan a Ecuador para transportar cargamentos de drogas, lavar dinero, y esconderse de las autoridades. Las organizaciones criminales mexicanas también han aumentado su presencia en Ecuador, según se informa, compitiendo con grupos colombianos por el control de las rutas de narcotráfico.

El presunto intento de El Empresario de establecer vínculos más directos con las BACRIM en Cali podría ser una señal de que los actores criminales ecuatorianos pueden estar tratando de ganar una posición más fuerte en la cadena internacional de suministro de cocaína. Por otra parte, si es cierto que El Empresario trabaja con el Cartel de Sinaloa, esto podría sugerir que el cartel está tratando de profundizar su influencia en el extremo del suministro del tráfico de cocaína.