Maria de los Angeles Pineda

El procurador general de México ha identificado a María de los Ángeles Pineda, esposa del exalcalde de Iguala y posible cómplice en la desaparición de 43 estudiantes, como una de los líderes del grupo criminal Guerreros Unidos.

Durante una reunión privada con senadores del partido de gobierno, el procurador general de México, Jesús Murillo Karam, se refirió a María de los Ángeles Pineda como “jefa de la banda”, informó Reforma. El procurador general les dijo a los senadores que, dado que Pineda había estado protegida como parte de la dirigencia de Guerreros Unidos, para los investigadores había sido difícil encontrar la evidencia necesaria para acusarla de crimen organizado.

“Sin embargo, hicimos una investigación que llegó hasta penales de Estados Unidos, donde logramos obtener testimonios que la ligan [a Pineda] directa y claramente con el manejo de la banda de Guerreros Unidos”, presuntamente declaró Murillo.

Al parecer, el fiscal general también identificó al esposo de Pineda, José Luis Abarca, como el segundo al mando, y señaló que los padres y hermanos de Pineda también están vinculados con el grupo.

Análisis de InSight Crime

Aunque Excelsior y Reforma han interpretado los comentarios de Murillo en el sentido de que Pineda es la principal líder de Guerreros Unidos, en su declaración no es totalmente claro si ella es la cabeza del grupo o simplemente parte de su estructura de liderazgo. Pineda, quien ha sido acusada de crimen organizado, pero no del asesinato de 43 estudiantes que supuestamente fueron asesinados en septiembre pasado a manos del grupo criminal y a instancias de su marido, había sido previamente identificada como la principal dirigente política del grupo criminal.

Sin embargo, las declaraciones de Murillo no constituyen la primera vez que la familia de Pineda ha sido asociada con Guerreros Unidos. En octubre, el comisionado de seguridad nacional, Monte Alejandro Rubido García, afirmó que un hermano de ella, Salomón Pineda Villa, alias “El Molón”, asumió el liderazgo de la organización después de que su fundador, Mario Salgado Casarrubias, alias “El Sapo Guapo”, fuera capturado en abril de 2014.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Los comentarios de Murillo deben considerarse cuidadosamente porque quizá él esté muy interesado en hacer aparecer a Pineda como una figura poderosa del hampa y de esa manera desligar aún más al gobierno mexicano del sangriento evento que lo ha sacudido. Como él mismo lo señala, la Procuraduría ha tenido dificultad en encontrar pruebas suficientes para juzgar a Pineda por crimen organizado, y parece que los fiscales no han podido hacer acusaciones sólidas relacionadas con la desaparición de los estudiantes. Si Pineda era en verdad comandante del grupo, estos problemas podrían parecer más comprensibles.

En un comunicado de prensa el 27 de enero, el procurador explicó que el grupo Guerreros Unidos tiene una estructura jerárquica clara en la que los subordinados reciben órdenes directamente de su superior inmediato, quien usualmente es conocido o conocida por su alias para impedir que los miembros de niveles inferiores conozcan las identidades de los líderes del grupo.

Pineda y su esposo fueron capturados en ciudad de México a principios de noviembre, después de que Murillo identificara a la pareja como los autores intelectuales de la desaparición de 43 estudiantes inconformes en septiembre.

(Para un resumen completo del caso Iguala, haga clic en la línea del tiempo de InSight Crime al final de esta página)