Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, capitán retirado de la GNB

El arresto de dos altos oficiales retirados de la Guardia Nacional Bolivariana por tráfico de drogas podría ser el resultado de una serie de maniobras políticas en lugar de un esfuerzo por erradicar la corrupción de las fuerzas de seguridad de Venezuela.

Como parte de una nueva iniciativa de seguridad del gobierno, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) capturó recientemente a Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, alias "Potro", y a Robert Alexander Pinto Gil, dijo en una conferencia de prensa el comandante general de la GNB Néstor Reverol (Vea video abajo).

Villarroel y Pinto son exmiembros de la GNB y se retiraron de las filas con los cargos de capitán y teniente respectivamente. Se cree que Villarroel habría proporcionado seguridad y logística a grupos del crimen organizado de Colombia y México que envían drogas a Norteamérica.

Dentro de los antiguos socios de Villarroel se encuentran los narcotraficantes colombianos Daniel "El Loco" Barrera y Javier Antonio Calle Serna, alias "Comba", un exlíder de la organización criminal Los Rastrojos. También se cree que ha trabajado con el Cartel de Sinaloa, Los Zetas y la Organización Beltrán Leyva (OBL), grupos criminales de México.

El excapitán de la GNB era buscado por las autoridades locales desde 2008 y por funcionarios de Estados Unidos desde 2011. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a Villarroel en su lista de capos (kingpin list) en 2013, y en 2014 Interpol emitió un alerta roja para su captura.

El exteniente Pinto es acusado de organizar actividades de tráfico de drogas en el centro y el oriente de Venezuela. Fue capturado inicialmente en 2010 con 336 kilos de cocaína, pero logró escapar de las autoridades.

Análisis de InSight Crime

Es curioso el momento en el que se presentan estas capturas. Varios funcionarios antiguos y actuales de la GNB han sido acusados de tráfico de drogas; sin embargo, las autoridades venezolanas han mostrado ser ineficaces en abordar los problemas de corrupción dentro del organismo. En otras ramas del ejército de Venezuela se ha presentado una situación similar, y funcionarios corruptos involucrados en el tráfico de cocaína han conformado una turbia red criminal conocida como el Cartel de los Soles.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles del Cartel de los Soles

El alto nivel de impunidad de los funcionarios militares venezolanos sugiere que es posible que la nueva iniciativa de seguridad del gobierno no sea la razón principal detrás de las capturas de Villarroel y Pinto, como fue señalado por la GNB. Aunque hasta el momento se pueden sacar pocas conclusiones definitivas, vale la pena señalar que Venezuela tiene previsto celebrar elecciones parlamentarias en diciembre, y las capturas de alto perfil podrían ser clave para ayudar al partido gobernante (PSUV) a mantener su mayoría en la Asamblea Nacional.

De hecho, el gobierno venezolano ha demostrado en repetidas ocasiones su voluntad de priorizar las cuestiones políticas por encima de la situación de seguridad del país. El gobierno incluso ha admitido que le oculta a la opinión pública las estadísticas criminales poco favorecedoras.