Miembros del Primer Comando Capital en un motín en una cárcel de Brasil

Las autoridades dicen que los enfrentamientos entre grupos criminales rivales han llevado a un aumento en los asesinatos en la ciudad más grande de Brasil, pero la creciente violencia puede ser el resultado de otros factores.

Las autoridades brasileñas han señalado que un conflicto entre el Primer Comando Capital (PCC) y el Comando Revolucionario Brasileño de la Criminalidad (CRBC) condujo a un aumento en los homicidios en el área metropolitana de São Paulo en el primer trimestre de 2017, informó Folha de São Paulo el 8 de mayo.

Según el Ministerio de Seguridad Pública del estado de São Paulo, entre enero y marzo de 2017, en el área metropolitana de São Paulo se registraron 250 asesinatos, es decir, 31,5 por ciento más que durante el mismo período del año anterior, cuando se registraron 190 asesinatos (Vea gráfica de InSight Crime abajo).

Las autoridades policiales creen que el aumento en la violencia es el resultado de una ofensiva ordenada por el PCC contra el CRBC, que supuestamente ha estado amenazando al PCC por su influencia en São Paulo.

Sin embargo, el aumento en los homicidios no ha sido igual en todo el estado. Mientras que los asesinatos en Guarulhos, la segunda ciudad del estado y donde se ubica la CRBC, han aumentado en un 60,5 por ciento, en la ciudad de São Paulo disminuyeron en un 13 por ciento, pasando de 231 entre enero y marzo de 2016 a 201 durante el mismo período este año.

Rafael Alcadipani, miembro del Foro Brasileño de Seguridad Pública (Fórum Brasileiro de Segurança Pública), dijo que São Paulo había evitado el aumento en la violencia porque el PCC mantiene el control de la ciudad.

"Pero los enfrentamientos entre facciones rivales podrían conducir a un aumento en los homicidios en un futuro cercano, generando un mayor problema para la seguridad pública" dijo Alcadipani en comentarios publicados por Folha de São Paulo.

Análisis de InSight Crime

Los enfrentamientos entre el PCC y el CRBC pueden explicar en parte el aumento de los homicidios en el área metropolitana de São Paulo, pero puede haber otros factores que influyan en el aumento de la violencia.

En primer lugar, según los estándares brasileños, el CRBC es un grupo criminal pequeño, con solamente 50 o 100 miembros. Además, en São Paulo se asientan otras organizaciones criminales, como el Tercer Comando Capital (TCC), Seita Satânica, Cerol Fino y Comando Democrático de Libertad (CDL).

"Todos estos grupos están compitiendo por una parte en el tráfico de drogas y otros ingresos ilícitos, como el robo de carga", le dijo Lloyd Belton, analista de la firma consultora S-RM, a InSight Crime.

Estos factores hacen poco probable que las crecientes tasas de homicidios sean el resultado únicamente de los enfrentamientos entre PCC y CRBC.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Brasil

Las luchas territoriales entre los grupos criminales de São Paulo deben considerarse en el amplio contexto de la dinámica de las pandillas en el país. El conflicto entre el PCC y los antiguos aliados del grupo, el Comando Vermelho (CV), de Río de Janeiro, ha modificado el panorama criminal del país. En São Paulo han surgido pequeños grupos disidentes que podrían estar tratando de aprovechar la supuesta vulnerabilidad del PCC, dado que la organización está concentrada en sus enfrentamientos con varios frentes del Comando Vermelho.

Según Belton, los esfuerzos del PCC por eliminar a sus rivales en São Paulo pueden entenderse como un intento de "consolidar su control y dominio en su bastión tradicional, poniendo fin al cese al fuego no oficial que tuvo con estos grupos durante por lo menos una década".

Además, Brasil se encuentra pasando actualmente por la peor recesión de su historia. Como InSight Crime ha observado previamente en el caso de Río de Janeiro, la recesión económica puede estar contribuyendo al empeoramiento de las condiciones de seguridad en esa ciudad. Los recortes presupuestales pueden impedir que las fuerzas de seguridad reciban los recursos y la formación necesaria para enfrentar efectivamente a los criminales, y también es probable que obstaculicen los intentos de modificar las estrategias de seguridad existentes.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil del PCC

En São Paulo parece estarse presentando una dinámica similar. Las fuerzas de seguridad mal entrenadas y las erróneas políticas contribuyeron a los 532 homicidios por parte de la policía entre enero y noviembre de 2015 —una cifra mayor que la reportada en 2006, cuando los intensos enfrentamientos entre el PCC y las fuerzas de seguridad dejaron cientos de muertos como resultado—.

Por otra parte, como lo demuestra una reciente investigación de InSight Crime en Guatemala, para las autoridades puede ser difícil determinar con precisión el porcentaje total de homicidios cometidos por los grupos criminales. Por eso las declaraciones de los funcionarios brasileños, según las cuales los conflictos entre las pandillas son la causa de la creciente violencia, se deben considerar con cierto escepticismo.