La tasa de homicidios en El Salvador presenta un pronunciado descenso en enero y febrero de 2017

Datos oficiales muestras una importante disminución de los homicidios en El Salvador en 2016, pero al contrario de las declaraciones de las autoridades, las medidas extraordinarias del gobierno para atacar las pandillas no son la única razón del acentuado declive.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, Howard Cotto, anunció que se registraron 493 homicidios en enero y febrero de 2017, 65 por ciento menos que los cometidos en los dos primeros meses de 2016, informó El Diario de Hoy.

Con un promedio de 8,4 asesinatos diarios, los totales de homicidios en enero y febrero de 2017 son notoriamente similares a las cifras registradas luego de la tregua facilitada por el gobierno y acordada por las pandillas MS13 y Barrio 18 en 2012. Durante la tregua, los totales de homicidios cayeron a siete diarios antes de dispararse de nuevo tras el colapso de la tregua en 2014. Los homicidios eventualmente alcanzaron la pasmosa cifra de 18 bajas diarias en 2015, el año más violento desde el término de la guerra civil de El Salvador a comienzos de la década de 1990.

Cotto calificó el reciente descenso de los homicidios como "resultado de las medidas de seguridad extraordinarias" implementadas por el gobierno.

En abril de 2016, el Congreso de El Salvador aprobó un paquete de medidas de mano dura, en un esfuerzo por reforzar las restricciones a los pandilleros presos para evitar que ordenaran la comisión de delitos desde la prisión. Las medidas se extendieron eventualmente en febrero de 2017, y se espera que estén en vigor hasta 2018.

Análisis de InSight Crime

Aunque el descenso de la tasa de homicidios es un logro importante para las autoridades salvadoreñas, la implementación de las medidas contra las pandillas por sí solas no pueden explicar la reducción de la violencia en todo el país.

No cabe duda de que las duras medidas han tenido un impacto. Pero paralela a estas políticas de gobierno, está la presunta orden de detener los homicidios dictada por los cabecillas de la MS13 y de Barrio 18 a sus miembros. No es claro hasta qué punto se ha seguido su orden, pero la brusca caída en los homicidios luego de la tregua de 2012 muestra que las pandillas son capaces de aumentar o reducir a voluntad la tasa nacional de homicidios.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

Además, los abusos de las fuerzas de gobierno contra los derechos humanos siguen siendo una preocupación importante. Ha habido denuncias de participación de las fuerzas de seguridad salvadoreñas en ejecuciones extrajudiciales contra grupos criminales. Al mismo tiempo, hay indicaciones cada vez mayores de que por todo el país se han extendido escuadrones de la muerte que atacan de manera sistemática a sospechosos de pertenecer a pandillas.