Estamos renovando nuestro sitio web.
Por ese motivo no publicaremos nuevos artículos
en los próximos días.

 

El 10 de enero, el sociólogo guatemalteco Carlos Mendoza tuiteó una serie de gráficos que comparaban el descenso sostenido en los índices de homicidios en Guatemala con los de otros países de Latinoamérica. Como lo observó el analista James Bosworth, las imágenes resultantes destacan focos de mejora en la región, así como áreas de crisis.

Es fácil quedar atrapados en las malas noticias sobre índices de homicidios en este hemisferio. No cabe duda de que El Salvador y Venezuela tuvieron aumentos

horrendos en 2015. Sin embargo, hay algunas buenas noticias, como lo muestra el gráfico abajo (los gráficos pertenecen a Carlos Mendoza, quien reunión varios cuadros donde comparaba las cifras de Guatemala con las de otros países del hemisferio). Tanto Guatemala como Colombia han visto bajas sostenidas en los índices de homicidio. Guatemala alcanzó el nivel más alto de 41,5 por 100.000 habitantes en 2006-2009 y Colombia llegó a 70 por 100.000 habitantes en 2002.

Existen muchas lecciones que podrían aprenderse de estos países (y todos corremos el riesgo de caer en sesgos confirmatorios, al explicar estos logros que justifican a posteriori las políticas que respaldamos), pero permítanme presentar el punto más importante de ese gráfico: Hay esperanza. Las altas tasas de homicidios pueden bajar en forma sostenida. No se trata de logros transitorios, como ocurrió con la tregua de pandillas de El Salvador, que por un corto lapso bajó a la mitad el número de asesinatos antes de hacer que volviera a alcanzar nuevos picos. Aunque hay motivos para preocuparse por la posibilidad de alzas súbitas temporales en el crimen en ambos países, las mejoras consistentes en años recientes muestran que pueden hacerse progresos y sostenerlos a lo largo de muchos años.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Guatemala

Yo añadiría que veo con optimismo la oportunidad que tienen ambos países de consolidar estos logros en el futuro próximo. Gracias a los éxitos recientes y a la CICIG, las instituciones fortalecidas de Guatemala están en mejor posición en los próximos años para llevar ante la justicia a la corrupción y al crimen organizado que han asolado al país por tanto tiempo. Colombia tiene una oportunidad con el proceso de paz con las FARC y el posterior esfuerzo de desarme, desmovilización y reinserción (DDR) para acabar al fin con uno de los principales motores de la violencia en ese país.

Todos los gráficos que siguen son de Carlos Mendoza. Sígalo en @camendoza72 o lea más de su análisis sobre las tasas de homicidios en Guatemala en su blog personal o en su columna en la página de noticias investigativas Plaza Publica.

 

Tasa de homicidios en Guatemala frente a México, 2000-2015

 

 

Tasa de homicidios en Guatemala frente a Honduras, 2000-2014

 

 

Tasa de homicidios en Guatemala frente a El Salvador, 2000-2014

 

 

Tasa de homicidios en Guatemala frente a Venezuela, 2000-2015