Mientras los purusinos se encuentran divididos a favor y en contra de un proyecto de ley que propone la interconexión terrestre de esta aislada provincia con la Interoceánica, las mafias del narcotráfico y la tala ilegal continúan operando con un conveniente perfil bajo en la Reserva Comunal y el Parque Nacional de Alto Purús. Lea más en La República.