Estamos renovando nuestro sitio web.
Por ese motivo no publicaremos nuevos artículos
en los próximos días.
Morges, la ciudad suiza a donde Enrique Rais ha huido

Una investigación periodística reveló que Enrique Rais, un fugitivo acusado de cargos de corrupción en El Salvador, quien al parecer también es objeto de una investigación de Estados Unidos, ha estado viviendo en un lujoso escondite en Suiza, lo que demuestra que las élites salvadoreñas pueden utilizar sus influencias para evadir la justicia.

El empresario salvadoreño Enrique Rais tiene arrendado un apartamento en la ciudad suiza de Morges, a orillas del lago de Ginebra, según un informe del 11 de octubre del medio de noticias salvadoreño Factum, que publicó su informe en colaboración con el periódico suizo Tages-Anzeiger. Según los informes, Rais tiene varias propiedades en el país europeo.

Rais, quien tiene nacionalidad salvadoreña y suiza, se registró oficialmente como residente de Morges en abril de 2017, apenas tres meses después de que se informó que había huido de El Salvador en un avión privado tras la emisión de una orden de captura en su contra. Un juez le había confiscado el pasaporte salvadoreño, pero no hizo lo mismo con el suizo.

En aras de una total claridad, señalamos que una de las personas mencionadas en este artículo, Enrique Rais, demandó en El Salvador al investigador sénior de InSight Crime, Héctor Silva Ávalos, por difamación a raíz de un artículo que el analista escribió basado en investigaciones oficiales. Un tribunal salvadoreño absolvió a Silva en agosto de 2017. Rais apeló la decisión, y un tribunal superior ordenó que se reiniciaran las audiencias.

Según Factum, Rais está acusado de corrupción y fraude en la nación centroamericana y también es objeto de una investigación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en inglés).

El avión que supuestamente utilizó para huir de El Salvador había sido confiscado por las autoridades en 2016 junto con otros tres aviones, que se cree estaban usando licencias estadounidenses fraudulentamente. Un juez estadounidense había levantado la orden de confiscación sobre los tres aviones y un helicóptero de Rais en junio de 2016. El helicóptero se encuentra actualmente en Suiza, registrado en una de las tres direcciones de Rais, según informó Factum.

La investigación realizada por Factum suscitó un debate sobre por qué la Interpol no había emitido una "alerta roja", o una orden de captura internacional contra Rais.

Cuando el fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, cuestionó públicamente por qué la policía nacional no había solicitado una alerta roja, el director de la policía, Howard Cotto, respondió que se habían enviado cinco de estas solicitudes a la sede de Interpol en Lyon, Francia, desde que un juez salvadoreño había aprobado la orden de captura.

Según Factum, en febrero la Interpol dijo que la ausencia de una alerta roja podría indicar que no existía dicha orden de captura, que ésta se encontraba incompleta, o bien que el Estado emisor había decidido mantenerla en secreto.

Las autoridades suizas le dijeron a Tages-Anzeiger que existía la posibilidad de que abrieran una investigación contra Rais, pero todavía no se ha abierto ningún proceso formal. Sin embargo, Suiza no extradita a sus ciudadanos. Esto significa que Rais, quien le dijo al periódico 24heures que es víctima de una conspiración política y económica, probablemente se mantendrá a salvo de la justicia salvadoreña mientras permanezca en el país europeo.

Análisis de InSight Crime

El caso de Enrique Rais demuestra cómo el sistema de justicia de El Salvador tiende a generar unos resultados para los ricos y poderosos y otros diferentes para los menos favorecidos.

Rais ha sido acusado de comprar al exfiscal general de El Salvador, Luis Martínez, quien se encuentra actualmente tras las rejas, y se dice que ha transportado al expresidente de Honduras, Porfirio Lobo, en sus jets privados. Sin embargo, Rais logró huir de la justicia salvadoreña gracias en gran parte a sus grandes recursos financieros y a su condición como ciudadano suizo.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

Igualmente, parece además que las autoridades salvadoreñas no se han esforzado lo suficiente por localizar y repatriar al magnate fugitivo. Factum ha informado que la nación centroamericana ni siquiera le solicitó a Suiza información sobre Rais después de que realizara su vuelo, a pesar de la probabilidad de que utilizaría el país europeo como refugio, dada su doble nacionalidad.

Entre tanto, al igual que las autoridades de Guatemala y Honduras, las salvadoreñas continúan dedicando ingentes esfuerzos y recursos para ir tras presuntos pandilleros, muchos de los cuales son jóvenes y pobres y carecen de oportunidades educativas y laborales. El caso de Rais sugiere que el énfasis en las operaciones contra las pandillas puede estar obstaculizando los avances en la lucha contra la corrupción en El Salvador.