Paso de frontera en La Quiaca, Argentina

Una reciente investigación ofrece datos sobre las redes de tráfico de personas que operan en la frontera entre Bolivia y Argentina, donde algunos niños han sido vendidos por un poco más de US$300, y luego son ingresados al mercado de explotación.

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) publicó el 5 de septiembre un informe titulado “Los invisibles de La Quiaca: trata y tráfico de personas en la frontera argentino boliviana”, en el que se describe el modus operandi de las redes de tráfico de niños en el poco supervisado cruce fronterizo entre Villazón, Bolivia, y La Quiaca, Argentina.

Según el informe, las víctimas son generalmente niños bolivianos provenientes de estructuras familiares pobres y frágiles, a quienes los traficantes prometen empleos bien remunerados en el país vecino. Después de ser llevados a través de la frontera por una desolada carretera a sólo 500 metros del punto de cruce oficial, los menores son a menudo explotados en fábricas y talleres o en redes de prostitución.

Jorge Oporto Ordóñez, exfuncionario de derechos humanos boliviano, dijo que en el año 2010 a Argentina ingresaron unos 25.000 menores provenientes de Bolivia, y que sólo 7.000 regresaron a su país de origen. Muchos de los que no volvieron probablemente fueron víctimas del tráfico de personas.

Según el informe de FOPEA, Horacio Macedo Moresi, exdirector de la Dirección Nacional de Migraciones de la provincia de Juyjuy, dijo que la magnitud del problema puede explicarse por la presencia de grupos criminales compuestos por ciudadanos de ambos países.

El informe también llama la atención sobre la evidente incapacidad de las autoridades para abordar eficazmente el problema. Como se señala en “Los invisibles de La Quiaca”, mientras que los individuos pueden transitar libremente a pocos cientos de metros desde el punto de cruce oficial, la oficina más cercana del Ministerio de Seguridad de Argentina se encuentra a más de 600 kilómetros de La Quiaca.

Análisis de InSight Crime

La trata de personas ha existido por mucho tiempo en varios países latinoamericanos. En un informe publicado en junio por Walk Free Foundation se estima que actualmente en el continente americano hay 2,2 millones de personas esclavizadas. Según el informe de la fundación, México tiene el mayor número de esclavos en la región. Pero la investigación de FOPEA llama la atención sobre la magnitud de la trata de personas en Suramérica; el más reciente Informe sobre Trata de Personas publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos también se refiere al tema de la trata en Argentina y Bolivia.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre trata de personas

Aunque el informe de FOPEA critica al gobierno por la falta de respuestas eficientes, Argentina ha estado trabajando para hacer frente al problema. Este año se han iniciado varias investigaciones sobre la participación de la redes de tráfico en el lavado de dinero, y en el mes de julio el país participó en una operación internacional que permitió desmantelar varias redes de trata de personas. Además, Marcelo Colombo, principal fiscal para casos de tráfico en Argentina, solicitó el 6 de septiembre, un día después de la publicación del informe de FOPEA, que México se uniera a un grupo regional de fiscales que cooperan en las investigaciones sobre el tráfico de personas.