Mapa de El Colombiano de la trata de personas desde Medellín

El problema del tráfico de personas interno en Colombia está empeorando, según las Naciones Unidas (ONU) y las autoridades colombianas; destacando la falta de atención del gobierno en el aspecto interno del tráfico.

Carlos Pérez, Coordinador del Proyecto Trata de Personas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), dijo que existía la preocupación de que, debido a que Colombia ha centrado sus esfuerzos en lidiar con las personas que han sido traficadas a través de sus fronteras, el número de personas compradas y vendidas en el país hubiera aumentado.

Organizaciones criminales se estaban aprovechando de la facilidad con la que la gente podía ser transportada a muchos lugares del país a lo largo de caminos poco utilizados, dijo.

Hay una falta de cifras exactas o información relativa al delito, en parte debido al temor de las víctimas a denunciar estos hechos, dijo Pérez. Nombró a Valle del Cauca, así como a Risaralda y Antioquia, como los departamentos (provincias) de los que provienen la mayoría de las víctimas de tráfico interno.

Valle del Cauca reportó 18 casos el año pasado, pero por cada víctima que se identifica en el país, se estima que 20 no denuncian, según El Tiempo.

Pérez dijo que la trata de personas para el trabajo forzoso era un problema particular, siendo los niños los más afectados. Los pueblos indígenas también fueron un blanco desproporcionado.

Análisis de InSight Crime

Colombia es uno de los países latinoamericanos más afectados por la trata de personas, con un estimado de 70.000 víctimas anuales en 2009. Pero mientras que el gobierno ha avanzado cnosiderablemente en la lucha contra este tráfico transnacional, los esfuerzos para combatir el tráfico humano interno siguen siendo "débiles", según el Informe de Trata de Personas de Estados Unidos de 2012 (US Trafficking In Persons Report 2012), sin reportes de condenas el año pasado.

Fundación Esperanza, una ONG colombiana que trabaja con víctimas de la trata, ha visto una duplicación en el número de denuncias de personas traficadas dentro del país en los últimos años. Entre 2007 y agosto de 2012, más de 240 casos fueron remitidos a la Fundación Esperanza, de los cuales el 60 por ciento fueron casos de trata interna. Antes de 2007, las víctimas de tráfico interno habían representado sólo el 10 por ciento de sus casos totales.

El prolongado conflicto en Colombia es un factor importante que exacerba el tráfico doméstico. Colombia tiene el segundo mayor número de desplazados internos en el mundo, casi 4 millones de personas, con alto riesgo de ser explotadas por los traficantes. Las mujeres en las zonas rurales pobres, los indígenas y los familiares de los miembros de las organizaciones criminales también son vulnerables de ser traficados dentro del país, con la mendicidad forzada siendo un problema particular en las ciudades.

Tanto las bandas criminales como los grupos guerrilleros, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), reclutan niños a la fuerza, con 483 casos registrados por las autoridades en 2011. En las primeras siete semanas de este año, 46 casos fueron reportados.