Pistolas ilegales incautadas en Brasil

La policía de Brasil ha desmantelado una banda dedicada al tráfico de armas y drogas entre Paraguay y Río de Janeiro; una prueba más de la situación de Paraguay como centro de contrabando de Suramérica.

La operación, denominada "São Domingos", involucró una investigación de 10 meses y logró la incautación de al menos US$4 millones en drogas (436 kilos de cocaína y 6,5 toneladas de marihuana), y armas (incluyendo fusiles y municiones). Un total de 21 personas fueron detenidas, informó G1. Estadao ubicó el valor de las drogas y las armas recuperadas en alrededor de US$8,2 millones.

Según Estadao, la operación culminó en una serie de redadas el 20 de marzo, en el que alrededor de 100 policías federales brasileños entraron en 24 propiedades, en los estados de São Paulo, Mato Grosso do Sul y Río de Janeiro.

El grupo había estado traficando drogas y armas entre la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero y Río de Janeiro, utilizando el municipio de Catanduva, en el estado de São Paulo -un punto más o menos a mitad de camino del viaje- como un lugar de almacenamiento para los productos ilícitos, informó ABC de Paraguay.

La policía se dio cuenta de las actividades del grupo después de que una pareja fuera detenida en mayo de 2013, en una carretera cerca de Catanduva, con 52 kilos de cocaína en su poder.

Análisis de InSight Crime

La actividad del crimen organizado brasileño en la frontera con Paraguay ha aumentado considerablemente en los últimos años, con el jefe antidrogas de Paraguay, Luis Rojas, admitiendo en marzo que grupos como el Comando Vermelho (CV) y Primer Comando Capital (PCC) habían echado raíces en el país, y nombrando a Pedro Juan Caballero como centro de operaciones.

Aunque ninguna organización más grande ha sido vinculada a esta reciente operación, las autoridades paraguayas han capturado previamente a miembros del PCC con sede en Río, operando en Pedro Juan Caballero. Es posible que una red de este tipo, que transportaba drogas y armas de fuego, estuviera afiliada a uno u otro grupo, con una serie de asesinatos en los alrededores de Pedro Juan Caballero este año siendo atribuidos a una guerra territorial entre los grupos criminales brasileños.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el PCC

Aunque Paraguay no produce armas, es un centro fundamental para el tráfico de armas, con leyes laxas y armas de fuego a menudo llegando al país desde Brasil, donde se venden entre los criminales, antes de ser traficadas de vuelta. En 2012, Amnistía Internacional calculó que habían 700.000 armas ilegales en el país.

Paraguay también es un importante punto de tránsito para la cocaína, así como el mayor productor de marihuana de Suramérica; hechos que han provocado la incursión del crimen organizado de Brasil en el país.