Trump y Varela en su encuentro del lunes 19 de junio de 2017

El presidente panameño Juan Carlos Varela estuvo esta semana de visita en Washington, DC, donde presentó algunas propuestas enfocadas en el desarrollo como respuesta a los problemas de seguridad en Centroamérica. Es ostensible la diferencia de estas propuestas con la estrategia centrada en el control de orden público que presentara la administración del presidente estadounidense Donald Trump días atrás.

El 19 de junio Trump y Varela acordaron intensificar los esfuerzos para bloquear la mayor producción de narcóticos y enfrentar los desafíos regionales a la gobernabilidad y la seguridad como "prioridades compartidas" por los dos países, según un comunicado de la embajada de Estados Unidos en Panamá.

"Enfrentamos los mismos problemas en la región, así que la idea de esta visita es trabajar más de cerca", comentó Varela en declaraciones recogidas por Associated Press.

La reunión presidencial fue la primera de una delegación panameña que estuvo una semana en Washington, donde Varela —en compañía del vicepresidente, el director del Consejo Nacional de Seguridad y el ministro de Seguridad de Panamá— también se reunieron con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos John Kelly y con Chuck Rosenberg, jefe interino de la Administración para el Control Drogas (DEA por sus iniciales en inglés).

En encuentros con líderes centroamericanos en Miami, el 15 y 16 de junio, el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence expuso una visión de política que hacía énfasis en respuestas más contundentes de las fuerzas de orden público ante el crimen y la violencia en la región. Sin embargo, en su visita de esta semana, Varela destacó en repetidas ocasiones el crecimiento económico y el desarrollo como aspectos claves en la solución de problemas de seguridad.

"La criminalidad en la región no es un asunto que se resuelve solo con policías, también hay que disminuir la inequidad", insistió Varela en una conferencia organizada por Inter-American Dialogue en Washington el 21 de junio.

"Llevar desarrollo, crecimiento económico y estabilidad al Triángulo Norte es un desafío que compartimos con Estados Unidos", puntualizó Varela. "La mejor solución es invertir en el sector privado y en la generación de empleos".

Análisis de InSight Crime

La contradicción entre la aparente intención de la administración Trump de apoyar las políticas de seguridad de mano dura en Centroamérica y el énfasis que hizo Varela en las estrategias llamados "blandas" plantea interrogantes sobre el futuro de la cooperación entre Estados Unidos y Panamá en temas de crimen y seguridad.

Como enlace geográfico entre los lugares de producción de cocaína en Suramérica y las rutas de tráfico en Centroamérica, Panamá ha ocupado por largo tiempo un lugar central en los esfuerzos regionales por combatir el narcotráfico en el Triángulo Norte. El mismo Varela parecía dispuesto a seguir la táctica de Trump de combatir los carteles de la droga con mano firme cuando su gobierno anunció en abril un mayor despliegue de fuerzas de seguridad en la ciudad de Colón, marcando una transición de una estrategia más suave y menos punitiva hacia el crimen organizado a medidas más drásticas.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Panamá

Pero queda por ver cómo reconciliará Varela sus pedidos simultáneos de desarrollo económico con su acuerdo de intensificar los programas antinarcóticos y de seguridad en cooperación con la administración Trump.