Cocaína incautada en Operación Dos Mares

Autoridades colombianas, italianas y estadounidenses colaboraron en una masiva detención de casi 150 sospechosos de pertenecer a una red multicontinental de narcotráfico, lo que pone de relieve los profundos lazos entre las organizaciones criminales italianas y el negocio de la droga en Latinoamérica.

La operación arrojó la captura de 144 sospechosos que presuntamente operaban en Colombia, Costa Rica, Panamá, México, Brasil, Perú, Chile, Venezuela, República Dominicana, Ecuador e Italia, según el diario La Repubblica, que también informó del decomiso de 11 toneladas de cocaína por las autoridades, cuyo valor se estima en US$3.300 millones. 

La red de tráfico era dirigida supuestamente por los hermanos Franco y Giuseppe Cosimo Monteleone, sospechosos de pertenecer a la poderosa organización criminal ‘Ndrangheta, establecida en la región italiana de Calabria. Los arrestos también se dirigieron a sospechosos de pertenecer al grupo insurgente colombiano conocido como Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como a grupos criminales colombianos, conocidos como bandas criminales o Bacrim.

Según La Repubblica, el ELN ofrecía seguridad para los laboratorios de droga y rutas de tránsito que llevaban la cocaína hasta puntos de salida controlados por las Bacrim, donde se cargaba en “lanchas rápidas” o en embarcaciones de transporte comercial que traficaban los narcóticos a países del Caribe y a Centroamérica para ser embarcados a Europa y Estados Unidos. Reuters informó que parte del contrabando viajaba oculto en cargamentos de frutas tropicales.

La redada, llamada “Operación Dos Mares”, se da solo unos días después de que la policía italiana capturara a uno de los fugitivos más buscados de ese país, sospechoso de ser un líder de la ‘Ndrangheta, Ernesto Fazzalari, quien estaba fugitivo desde 1996.

Análisis de InSight Crime

La Operación Dos Mares subraya hasta qué punto la ‘Ndrangheta ha hecho avances en Latinoamérica desde la década de 1990, cuando el grupo comenzó a importar cocaína colombiana a Europa. La presencia de sospechosos miembros de la ‘Ndrangheta ya había sido detectada en muchos de los países latinoamericanos mencionados, así como en otros países de la región, como Argentina.

Las semejanzas culturales y lingüísticas, así como los fuertes lazos comerciales y migratorios entre Italia y los países latinoamericanos pueden haber contribuido a la expansión de las operaciones de la ‘Ndrangheta en la región en los últimos años. Según algunos estimativos, el grupo controla hasta el 80 por ciento del tráfico de cocaína en Europa. 

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el crimen organizado europeo

La reciente redada no es la primera realizada, y es improbable que sea la última. En junio y octubre de 2015, las autoridades italianas y latinoamericanas montaron operaciones de cooperación similares apuntando a las redes de ‘Ndrangheta en las Américas, incluyendo a una centrada en una red de tráfico de cocaína con presencia en Costa Rica y la ciudad de Nueva York.

Dada la influencia geográfica de ‘Ndrangheta, su poder financiero y su sofisticación criminal (pdf), se requerirá este tipo de cooperación para las autoridades en sus esfuerzos continuados por impedir el avance de las actividades del grupo y sus secuaces.