Yani Rosenthal

Se dice que el empresario y político hondureño Yani Rosenthal se entregó a las autoridades a raíz de las acusaciones formales de Estados Unidos por lavado de dinero contra la familia Rosenthal. La decisión puede hacer parte de un intento de salvaguardar los intereses políticos y económicos de la familia perteneciente a la élite hondureña.

Según una fuente del Ministerio Público de Honduras, Yani Rosenthal ha acordado responder a la acusación de lavado de activos presentada por un Tribunal Federal de Estados Unidos, informó La Prensa. La formulación de cargos contra Yani, su padre Jaime Rosenthal, su primo Yankel Rosenthal y Andrés Acosta García, abogado del negocio familiar Grupo Continental, fue divulgada por las autoridades estadounidenses luego del arresto de Yankel en la Florida el 6 de octubre.

Las fuentes afirman que Rosenthal se entregó por recomendación de sus abogados, buscando evitar la extradición "inminente" y minimizar cualquier dificultad para su padre, Jaime Rosenthal, en los procesos judiciales, declaró La Prensa. Aún no ha habido confirmación de este hecho por parte de las autoridades estadounidenses o de los abogados de la familia Rosenthal.

Yani Rosenthal ya había protestado en público por las acusaciones, y negado que su familia o empresas hubieran quebrantado la ley de alguna manera. En entrevista con el diario El Heraldo, Yani, quien se cree está en el centro de las actividades comerciales ilegales de la familia, defendió a los Rosenthal y a sus empresas de las acusaciones de lavado de activos y narcotráfico.

Análisis de InSight Crime

Aun cuando no se ha confirmado la entrega de Yani Rosenthal, existen unas cuantas ventajas de entregarse a estas alturas del proceso. En primer lugar, el hecho de entregarse puede brindar alguna protección legal para su padre. Se dice que Jaime Rosenthal, de 79 años, quien presidió el Grupo Continental y fue director del Partido Liberal de Honduras (PL), se encuentra en un precario estado de salud. Aunque Yani ha negado cualquier relación con organizaciones criminales, Jaime había confirmado anteriormente los tratos comerciales de la familia con Los Cachiros, una de las organizaciones traficantes más grandes de Honduras. Con su entrega, Yani podría estar en mejor posición para controlar las declaraciones de la familia en la investigación.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Élites y Crimen Organizado

En segundo lugar, tal decisión de Yani pudo obedecer a la necesidad de proteger el conglomerado de los Rosenthal, Grupo Continental, uno de los mayores grupos económicos de Honduras. La acusación de Estados Unidos se hizo pública al tiempo que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus iniciales en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos añadió a tres Rosenthal y siete de sus empresas a la "Lista de Capos", imponiendo un embargo efectivo sobre todos los tratos comerciales con la familia. Aunque no hay investigaciones abiertas contra los Rosenthal en Honduras, los funcionarios hondureños han confiscado por lo menos 16 de las propiedades de la familia. El gobierno también cerró el Banco Continental, de los Rosenthal. La liquidación del banco supuso un golpe financiero importante tanto para la familia como para los ciudadanos hondureños en general.

Finalmente, la voluntad de Yani Rosenthal de participar en el caso puede ser también un intento por defender su carrera política. Yani fue ministro en la administración del presidente de Honduras Manuel Zelaya, y perdió en la campaña presidencial en las últimas elecciones. Aunque el Partido Liberal expresó su apoyo a la familia al conocerse las acusaciones, la investigación puede implicar la muerte política de Yani.