Senador electo para Haití Guy Philippe

Un senador electo en Haití se declaró culpable ante un juzgado federal estadounidense por cargos de lavado de dinero, lo que plantea la pregunta de si entregará información sobre otros miembros de la élite haitiana sospechosos de participar en actividades criminales.

Guy Philippe se declaró culpable de un cargo de conspiración para lavar dinero en conexión con pagos recibidos como resultado de las ventas de drogas ocurridas en Estados Unidos entre finales de la década de 1990 y comienzos de la década de 2000, según anunciaron las autoridades estadounidenses el 24 de abril.

Philippe se desempeñó como oficial de la cúpula de la policía en Haití entre 1997 y 2000. Admitió haber usado su cargo para proteger cargamentos de drogas que llegaban al país, y declaró haber recibido entre US$1,5 y US$3,5 millones en sobornos de los traficantes entre junio de 1999 y abril de 2003.

Philippe también declaró que compartió parte de los sobornos con otros miembros corruptos del cuerpo de policía para garantizar la protección de los cargamentos de drogas, y haber usado parte de sus pagos para adquirir una propiedad en Florida y para su sostén y el de su familia en Estados Unidos.

Philippe ha sido un actor clave de la historia política de su país. Se dice que planeó un golpe de estado contra el entonces presidente René Préval en el año 2000, pero se vio obligado a huir a República Dominicana. En 2004, hizo parte de un intento de golpe contra el sucesor de Préval, Jean-Bertrand Aristide.

Philippe fue acusado formalmente de delitos de drogas en Estados Unidos en 2005, y las autoridades estadounidenses intentaron capturarlo infructuosamente durante años.

En noviembre de 2016, el expolicía fue elegido senador en la provincia haitiana de Grand Anse. Pero el 5 de enero de 2017, a solo cuatro días de su investidura como senador, Philippe fue capturado y extraditado a Estados Unidos, donde inicialmente se declaró inocente de las acusaciones de delitos de drogas y lavado de dinero.

Philippe recibirá su sentencia en la ciudad de Miami el 5 de julio de 2017. Puede enfrentar hasta veinte años de prisión.

Análisis de InSight Crime

El hecho de que Philippe lograra eludir las autoridades durante una década y que incluso fuera elegido senador con una acusación abierta en su contra por delitos de drogas dice mucho sobre las dificultades que enfrentan las autoridades haitianas que intentan someter a la justicia a criminales de alto perfil. Y también plantea la pregunta de si el senador electo entregará información sobre otros sospechosos.

No cabe duda de que Philippe no es el único político haitiano en ser investigado por actividades criminales comprobadas o presuntas. Otro senador elegido en noviembre de 2016, Wilfrid Gelin, ha sido acusado de cambiarse el nombre para esconder una negociación de sentencia en Estados Unidos por la introducción de migrantes indocumentados a Estados Unidos, informó el Miami Herald.

VEA TAMBIÉN: InDepth: Élites y crimen organizado

También se han presentado acusaciones de lavado de dinero contra el actual presidente Jovenel Moïse. El 20 de enero, el juez Brédy Fabien solicitó a los directivos del banco estatal Banque Nationale de Crédit (BNC) su declaración sobre una de las cuentas bancarias del presidente, en un intento por analizar en mayor detalle grandes transacciones al parecer sospechosas a la cuenta del jefe de estado. El presidente Moïse ha rechazado las acusaciones de lavado de dinero.

En vista de sus nexos conocidos con narcotraficantes y otros miembros de la élite haitiana que pueden estar implicados en corrupción, Philippe puede estar en posición de revelar información a las autoridades estadounidenses sobre dichos actores. Pero no se han divulgado detalles de las condiciones en las que Philippe accedió a declararse culpable, por lo que no es claro si llegó a un acuerdo con los fiscales que requiera su cooperación en esos temas.