Suprema Corte de México rechaza la 'Lista de Capos'

La Suprema Corte de México declaró inconstitucional congelar las cuentas bancarias de las personas sospechosas de participar en el crimen organizado mientras no se tenga suficiente evidencia de sus delitos, un aparente intento de rechazar la reciente inclusión de dos celebridades en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El 4 de octubre, la Suprema Corte anunció en un comunicado de prensa que había declarado inconstitucional el artículo 115 de la Ley de Instituciones de Crédito mexicanas.

Dicha disposición permitía que las autoridades financieras congelaran las cuentas bancarias de las personas o empresas que supuestamente tienen vínculos con el crimen organizado. Sin embargo, la Suprema Corte dictaminó que esta práctica viola los derechos de los acusados a que se presuma su inocencia y a que se les garantice el debido proceso.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

La sentencia se da luego de que la estrella del fútbol profesional mexicano Rafael Márquez Álvarez y el famoso cantante mexicano Julio César Álvarez Montelongo fueran incluidos en la Lista de Capos (“Kingping List”) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Dicho Departamento afirma que los dos hombres "actuaban como testaferros" y "conservaban activos" de una organización de narcotraficantes mexicanos.

Poco después de haber sido incluidos en la lista negra de Estados Unidos, las cuentas bancarias de las celebridades en México fueron congeladas. Un juez ordenó que se descongelaran varias de las cuentas de Márquez Álvarez el 28 de septiembre. Es probable que, tras la reciente sentencia de la Suprema Corte, se descongelen las cuentas de Álvarez Montelongo.

Análisis de InSight Crime

La sentencia de la Suprema Corte pone de relieve las inquietudes que por mucho tiempo se ha tenido sobre el impacto de la inclusión en la Lista de Capos, y puede ser un intento de proteger parcialmente a los ciudadanos mexicanos de algunos de sus efectos.

El gobierno de Estados Unidos dice que las sanciones pretenden "negar a los grandes narcotraficantes extranjeros, a sus empresas y a sus operarios el acceso al sistema financiero de Estados Unidos, así como a todo tipo de operaciones comerciales y transacciones que involucren a empresas e individuos estadounidenses".

Sin embargo, como ocurrió en el caso de Márquez Álvarez y Álvarez Montelongo, su inclusión en la Lista de Capos también puede tener efectos por fuera de Estados Unidos. Tras las sanciones de Estados Unidos se suele confiscar los activos y congelar las cuentas bancarias de los sospechosos en el extranjero, donde quizá no han sido acusados ni condenados por ningún delito.

VEA TAMBIÉN: Cobertura del lavado de dinero

Los detractores de la Lista de Capos dicen que la inclusión en dicha lista suele afectar injustamente a personas o entidades que no han cometido ningún delito. De hecho, este año Estados Unidos se vio obligado a sacar de la lista a más de 20 empresas y personas debido, en parte, a que una persona que había sido sancionada señaló que hubo "falta de rigor" en la recolección de evidencias por parte del Departamento del Tesoro.