El apartamento en Miami donde Morales presuntamente retenía a sus víctimas.

El caso de una red de tráfico sexual que embaucó a mujeres cubanas para trabajar en prostitución en Miami indica que los tratantes de personas están sacando partido de la reciente oleada de cubanos que buscan ingresar a Estados Unidos.

Se han conocido detalles del caso de tráfico sexual que se presentará contra un cubano residente en Estados Unidos, Silvio Clark Morales, por traficar mujeres a Estados Unidos y forzarlas a prostituirse, según El Miami Herald.

De acuerdo con los documentos judiciales del caso, Morales reclutaba a mujeres en Cuba con la promesa de migrar a Estados Unidos. Presuntamente se ofrecía a transportar a las mujeres por una cuota de US$20.000, los cuales le pagarían en trabajos de strippers qué les conseguiría. Sin embargo, a su llegada, Morales elevaba la deuda a US$55.000 y las obligaba a trabajar en prostitución para pagarle.

Los fiscales creen que la red de Morales se extendía por Cuba, México y Centroamérica, según El Herald. Muchas de sus presuntas víctimas pasaban por México en tránsito a Estados Unidos, y un hombre que afirmaba ser cómplice de Morales le explicó al canal de televisión Univisión cómo dependían de funcionarios y abogados corruptos mexicanos para facilitar el paso.

Las víctimas alegaron que Morales las amenazaba y golpeaba, mientras que el secuaz afirmó que Morales obligaba a las mujeres a tener sexo con él, y que incluso amenazaba a sus familias en Cuba si se resistían.

La policía fue alertada de las operaciones de Morales cuando dos de sus acusadoras escaparon del apartamento donde afirman que las retenía.

Análisis de InSight Crime

El número de cubanos que ingresaron a Estados Unidos se disparó considerablemente después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciara medidas para descongelar las relaciones diplomáticas y comerciales entre los países a finales de 2014. Algunos expertos han asociado el aumento de la migración cubana con temores de que las mejores relaciones puedan terminar con el estatus especial que actualmente cobija a los migrantes cubanos, que les permite entrar y quedarse en Estados Unidos sin visa.

Según datos del gobierno analizados por el Centro de Investigación Pew, 46.635 cubanos ingresaron a Estados Unidos en los primeros 10 meses de 2016, en comparación con 24.278 en todo lo corrido de 2014.

VEA TAMBIEN: Cobertura sobre Trata de personas

Este repunte presenta una oportunidad para los traficantes sexuales, quienes pueden aprovecharse del apremio de los cubanos por emigrar haciéndoles falsas promesas de trabajo y una nueva vida en Estados Unidos con el fin de atrapar a las mujeres. Sin embargo, el Miami Herald informó que los cargos contra Morales representan "el primer caso criminal conocido que involucra a mujeres cubanas traídas a Estados Unidos para su explotación sexual".

El Departamento de Estado de Estados Unidos considera actualmente a Cuba un país de "Nivel 2" para la trata de personas, después de subir del nivel 3 más bajo en 2014, como respuesta a las medidas contra el tráfico emprendidas por el gobierno. El último informe anual sobre trata de personas (pdf) del Departamento de Estado señala el tráfico sexual de cubanos en el Caribe y Sudamérica, pero no en Estados Unidos.