Leticia Rodríguez, alias "Doña Lety", presunta líder de un cartel independiente

Informes federales recientes revelan que los hechos de violencia en el corredor turístico Cancún-Playa del Carmen se deben a enfrentamientos entre un cartel independiente y Los Zetas. Este es el ejemplo más reciente de la evolución de la dinámica criminal en México.

Los recientes atentados que ocurrieron en Quintana Roo, estado costero que alberga el corredor turístico Cancún-Playa del Carmen, serían resultado de un intento de Los Zetas por retomar control sobre las plazas de venta de drogas en la franja turística, informó El Universal

Según informes federales obtenidos por ese diario, Los Zetas habían sido desplazados de Quintana Roo desde hace algunos años por un cartel independiente liderado por la exagente de policía federal Leticia Rodríguez, alias "Doña Lety" o "La 40".

Inicialmente, el cartel independiente de Doña Lety estaba vinculado al Cartel de Sinaloa y lo conformaban desertores de Los Zetas y del Cartel del Golfo, además de exconvictos y exagentes judiciales.

El Cartel del Golfo y el grupo local Los Pelones habrían intentado desplazar en un inicio a Doña Lety, al formar una alianza con Los Zetas llamada "Los Combos". Sin embargo, los informes recientes indican que estos dos grupos están ahora del lado del cartel de Doña Lety junto al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), haciéndole frente a Los Zetas.

Asimismo, un comandante de la X Región Militar de la Península de Yucatán, le dijo a El Universal que este cartel independiente está compuesto "por restos de otros carteles", y señaló que muchas veces los miembros "brincan de un grupo a otro".

Análisis de InSight Crime

Lo que ocurre en Quintana Roo, más que ser una disputa entre dos bloques, es el ejemplo más reciente de la evolución de la dinámica criminal en México. El cambio de alianzas entre las organizaciones de la zona y la creación de un nuevo grupo integrado por desertores de otros carteles refleja lo complejo del hampa mexicano y la constante adaptación de los grupos criminales a sus circunstancias.

Las organizaciones criminales de México han dejado de funcionar como grandes cuerpos jerárquicos y se han convertido en redes decentralizadas, formadas por células con pocos vínculos entre sí.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Para establecer su dominio, las nuevas generaciones de carteles recurren a grupos criminales locales, los cuales tienen menos lealtad con organizaciones más grandes. Esto resulta en una continua fragmentación y cambio de alianzas que, como InSight Crime ha señalado, tienden a resultar en enfrentamientos violentos, sobre todo cuando el control de zonas estratégicas está en juego.