Noticias de Brasil

Graffiti

Después de la condena a Lula, una tipología de la corrupción presidencial

En la superficie, la sentencia de nueve años contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción parece guardar semejanza con numerosos casos de corrupción contra presidentes y expresidentes en Latinoamérica. Pero detrás de las acusaciones existen grados variables de colusión y control, desde encabezar una empresa criminal hasta un único acto criminal de enriquecimiento personal.

Perfil de Brasil

Brasil

Brasil, la economía más grande de Latinoamérica, ha logrado algunos importantes avances en materia seguridad durante los últimos años y ha disminuído el control que mantenían las pandillas sobre decenas de comunidades en Río de Janeiro, a través de su novedoso programa de seguridad UPP. No obstante, el país enfrenta una seria amenaza proveniente de las dos pandillas criminales más grandes del país, el Primer Comando Capital y el Comando Vermelho, las cuales se han involucrado cada vez más en el narcotráfico internacional, así como en esquemas de extorsión y secuestro. Las milicias, compuestas en su mayoría por policías, son otra fuente de crimen violento, extorsionando barrios enteros y realizando ejecuciones extrajudiciales. El país es uno de los más grandes mercados de cocaína en el mundo y se ha convertido en un punto de tránsito cada vez más importante para el tráfico de esta droga hacia Europa.

Más noticias de Brasil

  • Grupo brasileño en Uruguay delata creciente rol del país en tráfico de drogas

    El puerto de Montevideo en Uruguay

    Narcotraficantes brasileños están utilizando Uruguay, sobre todo su capital portuaria, como punto de tránsito para el tráfico internacional de drogas, lo que aumenta las posibilidades de que el mercado interno crezca y con éste la presencia de grupos criminales.

  • Autoridades brasileñas atrapadas en el círculo vicioso del sistema carcelario

    Prisioneros de Brasil están armados para la batalla (Fuente: YouTube)

    La actual crisis de violencia dentro del sistema carcelario brasileño es una muestra perfecta de por qué las autoridades ignoran —o militarizan— las prisiones aunque sea riesgoso para ellas mismas.

  • Disturbios en prisiones de Brasil, indicio de emergente crisis de seguridad

    26 personas murieron en el último disturbio de la prisión de Brasil.

    Una nueva ola de violencia en las prisiones de Brasil está reviviendo las preocupaciones acerca de los problemas en el sistema penitenciario y sus posibles implicaciones en la situación de seguridad en las fronteras.

  • Comercio de cocaína estimula presencia de pandillas en Amazonia

    Rutas de tráfico de cocaína de Perú hacia Brasil

    Un informe oficialde inteligencia determinó que el comercio de cocaína que pasa de Perú a Brasil asciende a los US$4,5 mil millones al año, lo que estimula el desarrollo de las pandillas tanto locales como nacionales en la remota región amazónica de Brasil, afectadarecientemente por una oleada de violencia en las prisiones.

  • Brasil comienza nuevo año con una serie de brutales asesinatos en cárceles

    La Cadeia Pública Raimundo Vidal Pessoa, donde ocurrió el último disturbio carcelario con saldo fatal en Brasil

    Casi 100 presos han sido asesinados en Brasil desde el inicio del año, en una muestra de extrema violencia incitada, según se dice, por una guerra de pandillas que se desarrolla en un sistema penitenciario que padece de hacinamiento severo.

  • GameChangers 2016: Militarización continúa pese a críticas

    Soldado colombiano en misión

    En 2016, los gobiernos mantuvieron las estrategias militarizadas en la lucha contra el crimen organizado en Latinoamérica, pese a las pruebas cada vez más concluyentes de abusos contra los derechos humanos y la limitada efectividad de ese tipo de estrategias en el largo plazo.

  • GameChangers 2016: Élites, crimen organizado y estruendos políticos

    La presidenta Dilma Rousseff fue removida de su cargo en medio de escándalos de corrupción

    Bienvenido a los GameChangers de InSight Crime 2016, donde destacamos las tendencias más importantes del crimen organizado en América. A lo largo del año el centro de atención se mantuvo en las investigaciones nuevas y en curso de casos de crimen organizado y corrupción de las élites políticas de la región, mientras que otros líderes políticos lucharon para poner freno a la criminalidad rampante, relacionada en parte con las negociaciones dirigidas por el Estado con guerrillas de izquierda y pandillas callejeras.

  • El sistema penitenciario de Brasil: desafíos y posibilidades de reforma

    Las prisiones de Brasil están notoriamente sobrepobladas.

    La población carcelaria a largo de Latinoamérica ha ido creciendo de manera constante en las últimas décadas. El endurecimiento de leyes antidrogas y las políticas contra las pandillas han llevado a un aumento masivo de la población carcelaria, y consecuentemente a un hacinamiento severo en sistemas penitenciarios inadecuadamente financiados y a menudo descuidados. La mayoría de reclusos aún no han sido juzgados y podrían esperar años a recibir una audiencia. En algunos países, las pandillas continúan operando y reclutando a nuevos miembros dentro de las cárceles, y sus líderes ordenan extorsiones y homicidios desde detrás de las rejas.

  • Empresario de Brasil admite haber establecido masivo esquema de sobornos

    Edificio de las oficinas de Odebrecht

    El conglomerado de constructoras brasileño Odebrecht y su filial Braskem acordaron pagar US$3,5 mil millones en multas tras declararse culpables por cargos de soborno, lo cual revela la magnitud de este esquema internacional, así como la creciente participación de Estados Unidos en el juzgamiento de la corrupción internacional.

  • Grupos terroristas islámicos y crimen en Latinoamérica, 'matrimonio de conveniencia'

    Mensaje enviado por Ansar al-Khilafah, Brasil

    Un nuevo informe advierte a Latinoamérica que no puede creer que puede mantenerse al margen de los conflictos con grupos islámicos radicales, aun cuando la evidencia señala que la amenaza que plantean esas redes es más criminal que ideológica.