Guillermo León Sáenz Vargas, alias “Alfonso Cano”, era el comandante máximo de las FARC, la  guerrilla más antigua y mortal del hemisferio. Fue abatido el 4 de noviembre de 2011.

Historia

Alfonso Cano se convirtió en comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) luego de que el antiguo líder guerrillero, “Manuel Marulanda”, muriera por causas naturales en 2008. Cano ingresó las FARC en 1982, donde pasó la mayor parte de su tiempo como líder político del Bloque Occidental. Era bien conocido en la organización por sus ideales comunistas y su marcada línea revolucionaria, aunque muchos de sus compañeros le reprochaban su escasa experiencia militar. Desde que asumió el liderazgo de las FARC, gastó millones de dólares en armas y buscó cambiar las tácticas guerrilleras, en respuesta a la ofensiva militar del gobierno colombiano que empujó a las FARC a los confines del país y hacia otros Estados vecinos. Esto resultó en un mayor uso de minas antipersonales y en el uso de carros bomba para mantener a los militares a raya.

Cano era más un ideólogo político que un estratega militar. Antropólogo de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, León Sáenz inició su carrera guerrillera a principios de los años ochenta en las FARC, como emisario del Partido Comunista. Desde el principio tuvo una relación muy cercana con el comandante político de la guerrilla, Luis Morantes alias “Jacobo Arenas”, quien lo ascendió rápidamente al comando central de la guerrilla: el Secretariado. Luego de la muerte de Morantes en 1990, se convirtió en el emisario político más importante de las FARC. En 2000 lanzó el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, un partido político clandestino.También estuvo a cargo del Partido Comunista Clandestino Colombiano (PC3).

La aparición de Sáenz como el máximo comandante de las FARC ayudo a dar credibilidad a la idea de que la guerrilla estaba más abierta a la idea de un acuerdo negociado. Participó como representante político de las FARC en las negociaciones de paz de Caracas en 1991 y en los diálogos de paz de Tlaxcala en 1992. No obstante, durante los diálogos de paz en el Caguán con el gobierno de Andrés Pastrana entre 1999 y 2002 mantuvo un perfil bajo, pero en cuanto las negociaciones fracasaron en 2002, buscó activamente nuevos miembros para el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, y condujo la operación en la que 12 políticos del departamento del Valle del Cauca fueron secuestrados. Los políticos fueron ejecutados por la guerrilla más adelante.

Sáenz Vargas era también conocido en la guerrilla por su disciplina de mano dura. Fue acusado de ejecutar a 40 guerrilleros por insubordinación. También fue acusado de los asesinatos de Guillermo Gaviria, entonces gobernador del departamento de Antioquia, del exministro Gilberto Echeverri y de ocho miembros de las fuerzas militares en el año 2003 cuando el ejército intentó un fallido plan de rescate para los dos políticos que se encontraban secuestrados por la guerrilla.

A pesar de su falta de credenciales militares, el líder de las FARC implementó de manera exitosa una agresiva estrategia que se especializaba en emboscadas relámpago, conocida como “Plan Renacer”, y en la focalización exclusiva en las fuerzas militares, conocida como “Plan Pistola”. En 2009 y 2010, esto permitió a las FARC causar tantas bajas militares como las vistas en el cénit de su poder. Bajo el mando de Sáenz, las FARC aumentaron la cantidad de ataques y acciones a una sorprendente cifra de 1.600 ataques en el año 2010, según la Fundación Nuevo Arco Iris. Al inicio del 2011, Sáenz se comprometió a duplicar los ataques de las FARC en un video de 13 minutos que entregó a los medios.

Actividades criminales

Cano era buscado por Estados Unidos por cargos de narcotráfico, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció US$5 millones por su captura. También estuvo involucrado en casos de secuestro de alto perfil y fue el presunto responsable de la ejecución de algunas de las victimas.

Geografía

Cano se desempeñó como el líder político del Bloque Occidental de las FARC y operó principalmente en los departamentos de Tolima, Cauca y Huila.

Aliados y enemigos

Las FARC tienen alianzas tanto con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) como con los grupos criminales conocidos como Bacrim (acrónimo de "bandas criminales"). Las FARC han participado en operaciones conjuntas con el ELN y algunos de sus frentes colaboran con las Bacrim en el tráfico de drogas.

Perspectivas

Las FARC realizaron un aparente gesto de buena fe política cuando en 2011 liberaron a cinco rehenes políticos, pero simultáneamente iniciaron una ola de bombardeos y emboscadas como lo habían prometido. A raíz de esto, el presidente Juan Manuel Santos dejó claro que su prioridad y la de su gobierno era abatir al comandante de las FARC cuando en 2011anunció que las fuerzas armadas “estaban respirándole en la nuca”. El ejército creó una fuerza de tarea conjunta para acorralar a Sáenz en la zona montañosa de Tolima, Huila y Cauca. La estrategia dio lugar a una intensificación del conflicto en estas regiones, específicamente en el Cauca. Algunos frentes de la guerrilla lanzaron enérgicos ataques en contra de las fuerzas de seguridad, en parte para distraer la atención del ejército de los movimientos de Sáenz.

Luego de la muerte de dos de sus más importantes oficiales de seguridad, se hizo cada vez más claro que el cerco se estaba cerrando alrededor de Sáenz. En julio evitó por poco su captura y empezó a viajar con un pequeño grupo de sólo 12 guardaespaldas. Fue abatido por las autoridades el 4 de noviembre 4 de 2011.