Óscar Mauricio Pachón, alias "Puntilla" es un jefe criminal que controlaba una poderosa red de tráfico de drogas que lleva su nombre en la estratégica región de los Llanos Orientales de Colombia. Fue arrestado en febrero de 2016.

Pachón fue durante años un oscuro personaje que se abrió paso entre las filas de los grandes carteles del país antes de quedarse finalmente con el imperio ilícito del capo Daniel "El Loco" Barrera. Su red fue bautizada “Los Puntilleros”, y actualmente se considera una de las organizaciones criminales más poderosas del país.

Historia

Pachón adquirió experiencia en el bajo mundo colombiano cuando cuidaba los caballos de los capos y posteriormente como asesino a sueldo para el Cartel de Medellín. Más tarde se unió al Cartel de Cali, hizo carrera como empresario exitoso y dueño de laboratorios para el procesamiento de cocaína en los departamentos de Valle del Cauca y Caquetá.

Pachón llegó a los Llanos Orientales colombianos a finales de los noventa, donde empleó sus ganancias para comprar grandes extensiones de tierra en los departamentos de Meta, Guaviare y Vichada. Para 1998, forjaba lazos con el principal jefe de la droga, Daniel “El Loco” Barrera, que dominó el tráfico de drogas en los Llanos Orientales desde 2003 hasta su captura en 2012. Juntos manejaron las rutas del tráfico de drogas hacia los Estados Unidos y Europa.

Pero Pachón se volvió contra su socio y, buscando dominar el negocio de la droga en los Llanos orientales, ordenó el asesinato de un gran número de hombres de confianza del Loco Barrera.

Si bien se las arregló para mantener un perfil bajo durante años, Pachón ya tenía una reputación dentro de su círculo criminal por sus violentas retaliaciones contra personas que él consideraba amenazadoras, o que no eran de fiar.

La investigación que llevó a la captura de Pachón comenzó en 2013, cuando la policía descubrió en Mapiripán, Meta, un laboratorio de cocaína con capacidad para procesar de 500 a 600 kilogramos de la droga por semana.

El 26 de febrero, el jefe criminal fue arrestado en el municipio de Cimitarra, Santander. Se trató de la primera operación exitosa llevada a cabo contra el crimen organizado por el nuevo Bloque de búsqueda de la Policía colombiana. Sin embargo, al recuperar la libertad en abril de 2017, fue detenido inmediatamente y posteriormente liberado nuevamente. La Fiscalía General anunció que investigarán posibles irregularidades en las decisiones judiciales que lo dejaron en libertad por segunda vez.

Actividades criminales

Se creía que Pachón supervisaba los cultivos de coca, los laboratorios de cocaína y las rutas de tráfico fuera de Colombia. De acuerdo con los informes, contrató al Bloque Meta —un antiguo grupo paramilitar— para vigilar sus laboratorios.

El jefe criminal supuestamente también tenía su propia red de sicarios.

Geografía

La principal área de operaciones de Pachón eran los Llanos Orientales, unas vastas tierras bajas de Colombia en las que abundan los cultivos de coca, los laboratorios de droga y las rutas de tráfico hacia la vecina Venezuela. A medida que sus aliados eran capturados o muertos, la influencia de Pachón se extendía a lo largo de sus territorios y a los departamentos de Norte de Santander, Meta y Vichada. Los tentáculos de Pachón alcanzaron la capital, Bogotá, donde supuestamente prestaba servicios de sicariato.

Aliados y enemigos

Pachón forjó alianzas con los principales traficantes de drogas, incluido el Loco Barrera y el líder guerrillero Víctor Ramón Navarro, alias "Megateo". Este controlaba el tráfico de drogas en la frontera venezolana, en el departamento de Norte de Santander, hasta su muerte en 2015.

Según consta, Pachón tenía vínculos con Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", el jefe de la organización narcotraficante más poderosa de Colombia, Los Urabeños. También fue aliado de Martín Farfán Díaz González, alias Pijarbey (o Pijarvey), el líder de los Libertadores de Vichada, quien fue abatido en septiembre de 2015.

Al momento de su arresto, Pachón era considerado una figura central en las organizaciones criminales Libertadores de Vichada y el Bloque Meta. Estos grupos disidentes se formaron después de la desmovilización de la organización paramilitar Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista Colombiano (ERPAC). La red criminal de Pachón llegó a conocerse como Los Puntilleros.

Perspectivas

Con Pachón fuera de los Llanos orientales, no se sabe si un nuevo capo criminal tomará las riendas del tráfico de drogas en esta turbulenta región. Numerosos grupos armados continúan haciendo presencia en esta vasta área, y es probable que estalle más violencia mientras se pelean por el control del lucrativo patrimonio criminal.