Aunque Reynerio Flores se encuentre bajo arresto domiciliario, sigue siendo uno de los líderes más notorios e importantes de Los Perrones, una de las bandas más importantes de contrabando de cocaína en el corredor entre El Salvador y Honduras.

Historia

Como muchos de sus colegas dirigentes de Los Perrones, Flores tiene sus humildes comienzos en el mundo criminal salvadoreño: originario de la región oriental, primero comenzó transportando agua desde Honduras a lomo de mula. Más tarde se asoció con otros veteranos de redes logísticas que transportaban leche, queso y otros productos de primera necesidad a través de la frontera con Honduras para formar Los Perrones, que también fue llamado el Cartel de los Quesos.

Los Perrones se convertió en uno de los grupos más importantes de "transportistas", gracias a su habilidad para mover cargamentos de drogas a Honduras y Guatemala, donde entregan las cargas a grupos mexicanos como Los Zetas y el Cartel de Sinaloa. El grupo transporte la cocaína a través de rutas terrestres a través de otras naciones Centroamericanas, en una flota de camiones de propiedad de una empresa de transportes de Flores.

Flores ha sido señalado como uno de los principales líderes de Los Perrones, y ha despertado el interés de varias agencias de seguridad extranjeras. Fue señalado por primera vez como un contrabandista por los funcionarios de aduanas salvadoreñas en 2001. En 2004, las autoridades de Costa Rica enviaron un informe a sus colegas salvadoreños acusando a Flores de transportar cocaína a través del país con su compañía de camiones. Al mismo tiempo, las autoridades nicaragüenses también presionaron a las autoridades salvadoreñas sobre las actividades de Flores. Para el año 2007, con la creciente presión, la fiscalía salvadoreña había comenzado a construir un caso contra Flores.

Después de huir del inminente arresto en su país de origen, Flores fue detenido en 2009 en Tegucigalpa, Honduras, acusado de narcotráfico, y posteriormente extraditado a El Salvador. Hoy en día se encuentra bajo arresto domiciliario, sentenciado a 80 años en la cárcel.

Actividades criminales

Establecido en El Salvador, Reyes estuvo involucrado en actividades de narcotráfico y contrabando en Centroamérica.

Geografía

Flores comenzó sus operaciones en la frontera de Honduras y Guatemala, traficando drogas y bienes de contrabando hacia ambos sentidos. Sus operaciones luego se extenderían a toda Centroamérica de forma general (fue sentenciado por narcotráfico en Nicaragua y Costa Rica), traficando cocaína desde Panamá hasta Guatemala.

Aliados y enemigos

Reyes tenía el apoyo de la red de Los Perrones, que actuaba formando alianzas por conveniencia con grupos criminales locales como las maras, para el tráfico de drogas. También hay indicios de que el Cartel de Sinaloa contrató a Flores para el tráfico de drogas en Guatemala y lavado de dinero en Panamá.

Sin embargo en marzo de 2015, el primo de Reyes, Rudic Alcides Lazo fue uno de las ochos personas asesinadas en una masacre. Aparentemente, el golpe fue ordenado por Los Zetas.

Perspectivas

En enero de 2012, Flores fue sentenciado a cuatro periodos de 20 años de prisión, cada uno por los cargos de narcotráfico por los que fue acusado. Actualmente está cumpliendo su sentencia en la prisión de máxima seguridad de Zacatecoluca, conocida como Zacatráz. Desde su ingreso a prisión, su papel y relación con Los Perrones es desconocido.