Los Mendoza operan desde el remoto departamento norteño de Petén, en Guatemala, donde comenzaron como una red de contrabando y se convertireron en una de las organizaciones narcotraficantes más importantes de Centroamérica.

Historia

Tras la muerte del patriarca de la familia, sus cuatro hijos (Walter Obdulio Mendoza Mata, Milton Oswaldo, Edwin Alfredo y Haroldo) tomaron las riendas de las actividades lícitas e ilícitas de la familia. Las operaciones de Los Mendoza tradicionalmente fueron comandadas desde Morales, su municipio natal, ubicado en la frontera de Guatemala con Honduras. La familia posee vastas extensiones de tierra y, además del narcotráfico, ha estado implicada en algunos casos de violencia antisindical contra los campesinos de la región.

Los Mendoza hicieron una fortuna con el contrabando y el narcotráfico, y se cree que llegaron a recibir protección de sus contactos en los círculos de poder político de Guatemala. El expresidente Álvaro Colom dijo alguna vez que Los Mendoza eran de esos "narcos que nadie toca." Un alcalde en el departamento de Petén presuntamente recibió donaciones de Los Mendoza para su campaña política en 2011 luego de que desembolsara casi US$2 millones en la construcción de un estadio para un equipo de fútbol propiedad de la familia.

Sin embargo, Los Mendoza perdieron territorios importantes tras la incursión de Los Zetas en Guatemala, y se cree que muchos miembros del clan huyeron del país.

Liderazgo

El presunto líder de Los Mendoza, Haroldo Mendoza Mata, fue arrestado a las afueras de Ciudad de Guatemala el 20 de noviembre de 2014, como parte de un operativo masivo de las fuerzas de seguridad guatemaltecas que también resultó en la captura de otros nueve presuntos miembros grupo.

Geografía

La base de operaciones de Los Mendoza está en el departamento de Petén, al norte del país, que limita con Belice y México.

Aliados y enemigos

Los Mendoza han consolidado alianzas políticas con miembros poderosos del gobierno y alianzas estratégicas con otras organizaciones criminales del país. Entre estas alianzas se podría incluir un corto acuerdo, conocido por algunos como el "Pacto de Petén", entre Los Mendoza y Los Lorenzana, el cual dividió al país de norte a sur, e intentó expulsar al enemigo común, Los Leones, a quienes ambos consideraban responsable de robar gran parte de su mercancía.

Según algunas fuentes guatemaltecas, Los Mendoza contrataron fuerzas externas para atacar a Los Leones, presuntamente trayendo al temido cartel mexicano de Los Zetas al país, quienes en marzo de 2008 fueron culpados del asesinato de Juancho León en el departamento de Zacapa. Sin embargo, la estrategia resultó ser un arma de doble filo, pues Los Zetas terminaron cooptando territorio del grupo en la región suroeste y central de Guatemala.

Perspectivas

Se cree que gran parte del clan de Los Mendoza huyó del país y se encuentra refugiado en Belice. No obstante, se presume que el grupo aún conserva vínculos cercanos con el gobierno en Guatemala.