Guerreros Unidos es un grupo escindido de la OBL, que opera en la región central de México. El grupo se dedica principalmente a la extorsión y el secuestro, pero también trafica drogas a Estados Unidos. Los Guerreros Unidos se caracterizan por sus tácticas agresivas y por el uso de la violencia extrema, lo cual ha llamado la atención de las fuerzas de seguridad y amenaza la supervivencia del grupo a largo plazo.

Historia

Guerreros Unidos es uno de por lo menos siete grupos disidentes la Organización Beltrán Leyva (OBL), que se conformó tras la muerte de su líder Arturo Beltrán Leyva en 2009. El grupo fue fundado por Mario Casarrubias Salgado, alias "El Sapo Guapo", quien se desempeñaba como parte del equipo de seguridad de la OBL, y Cleotilde Toribio Rentería, alias "El Tilde", que era miembro del escuadrón de la muerte del sicario de la OBL Edgar Valdez Villarreal, alias "La Barbie", y por varios guardaespaldas que hacían parte de la misma organización.

Los Guerreros Unidos hicieron su primera aparición pública en diciembre de 2011, cuando se reivindicaron un triple homicidio en el estado de Morelos. Durante el año siguiente, los Guerreros Unidos llevaron a cabo varios elaborados ataques, incluyendo una cadena de irrupciones en bares de Morelos que dejaron como resultado cinco muertos y 15 heridos. El grupo además envió sicarios disfrazados de médicos a que asesinaran al líder de su grupo rival Los Rojos, también escindido de la OBL, cuando se estaba recuperando de otro atentado en un hospital de la ciudad de México.

Dado que los enfrentamientos entre Guerreros Unidos y sus grupos rivales, como Los Rojos, llevaron a un aumento de la violencia en los estados de Morelos y Guerrero, las fuerzas de seguridad comenzaron a atacar a la organización criminal. Tilde, uno de sus fundadores, fue detenido en la ciudad de México en julio de 2012, y El Sapo Guapo fue capturado en abril de 2014 en el estado de México. Veintidós presuntos miembros de Guerreros Unidos murieron en un enfrentamiento con el ejército mexicano en junio de 2014, en un incidente en el que el ejército ha sido acusado de violaciones de los derechos humanos.

Un ataque a estudiantes manifestantes en septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, que ha sido atribuido a Guerreros Unidos, llevó a que se intensificaran las operaciones de seguridad contra el grupo. Según las autoridades mexicanas, la policía local detuvo a 43 estudiantes y los entregó a Guerreros Unidos, quienes, según la versión oficial, procedieron a asesinar a los estudiantes y a quemar sus cuerpos.

La desaparición de los estudiantes llevó al gobierno federal a lanzar operaciones adicionales contra el grupo, que condujeron a la captura del hermano de El Sapo Guapo, Sidronio Casarrubias Salgado, alias "El Chino", junto con otros miembros importantes de la organización. Uno de sus presuntos líderes, Benjamín Mondragón Pereda, alias "El Benjamón", se suicidó con un disparo en octubre de 2014, después de que fuera rodeado por la policía.

Liderazgo

La Procuraduría General de la República (PGR) ha declarado que los Guerreros Unidos tienen una estructura de liderazgo jerárquico, con miembros que reciben órdenes de sus superiores. Sin embargo, los Guerreros Unidos han tenido una serie de líderes desde mediados de 2012, y no queda claro quién ha tomado el control del grupo tras la detención de El Sapo Guapo.

Las autoridades mexicanas han identificado a El Chino como uno de los líderes del grupo, así como a Salomón Pineda Villa, alias "El Molón", cuñado del exalcalde de Iguala. Un presunto miembro de Guerreros Unidos, conocido simplemente como "El Chucky" o "El Choky", también ha sido identificado como un potencial líder. Además, El Sapo Guapo y El Chino tienen otros dos hermanos que pueden ser parte de la dirección del grupo. En febrero de 2015, María de los Ángeles Pineda, esposa del exalcalde de Iguala, fue identificada como líder del grupo.

Geografía

Los Guerreros Unidos operan principalmente en los estados de Guerrero, Morelos y en el Estado de México, aunque también ha habido informes de que tienen presencia en la ciudad de Mérida en la península de Yucatán, y en el estado de Querétaro.

Aliados y enemigos

Los enemigos principales de Guerreros Unidos son Los Rojos, a quienes la organización ha estado disputando el control de las rutas de narcotráfico (rivalidad que pudo haber motivado la masacre estudiantil de Iguala). Los Guerreros Unidos han luchado también contra los carteles Familia Michoacana y Caballeros Templarios. El grupo guerrillero mexicano Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) también se declaró enemigo de Guerreros Unidos tras la desaparición de los 43 estudiantes.

Los Guerreros Unidos tienen supuestamente una alianza con una pandilla local llamada Los Peques, que opera en Guerrero.

Perspectivas

Las violentas tácticas de Guerreros Unidos, así como el uso del secuestro como fuente de ingresos, los han convertido en un objetivo de las fuerzas de seguridad nacionales y estatales. En el año 2014, el grupo perdió a varios líderes y a decenas de miembros como resultado de las operaciones de seguridad —golpes de los cuales la organización quizá no pueda recuperarse—.

Por otro lado, los ataques contra los estudiantes  en Iguala han revelado los extensos lazos del grupo con las autoridades locales. Por ejemplo, la captura de un presunto jefe financiero de Guerreros Unidos en octubre de 2014 reveló que el grupo supuestamente gastó cerca de US$45.000 mensuales solamente en pagos a la policía local en el municipio de Iguala. Estos vínculos locales podrían hacerles más difícil a las autoridades mexicanas atacar al grupo.