Noticias

México se podría estar enfrentando al mayor escándalo de desviación de recursos en su historia

Más de US$430 millones de fondos federales malversados, 128 firmas ficticias o irregulares y 50 funcionarios de gobierno. Todos forman parte de una gigantesca maquinaria de peculado, desvelados en una investigación multimedia en varias partes de Animal Político* y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI). InSight Crime entrevistó a Tania Montalvo, editora y coordinadora general del proyecto, quien nos relató los principales hallazgos de la investigación y la manera como se realizó.

Dilma Rousseff y Luiz Inácio "Lula" da Silva, expresidentes de Brasil

El fiscal general de Brasil acusó a los expresidentes Luiz Inácio "Lula" da Silva y Dilma Rousseff de dirigir una "organización criminal", lo que significa un nuevo intento de los funcionarios judiciales por demostrar que el partido político de los exmandatarios funcionaba más como una estructura criminal. Pero sus acusaciones parecen exageradas y pueden establecer un peligroso precedente para los juicios en el futuro.

Cartel ofreciendo recompensa por alias "Otoniel"

El narcotraficante más buscado de Colombia y jefe de los poderosos Urabeños ha ofrecido entregarse él y a su organización a las autoridades pocos días después de que su segundo fuera abatido por las fuerzas de seguridad. Sin embargo, es poco probable que el grupo criminal, disperso y descentralizado, pueda congregar a sus bases para que dejen sus actividades de narcotráfico a cambio de una celda en prisión.

Las FARC pueden haber ganado hasta US$580 millones al año

Los exguerrilleros de las FARC, que hasta hace poco era el grupo guerrillero más antiguo de Latinoamérica, afirman constantemente que poseen poco dinero. Y si bien tenían muchos gastos, también solían establecerse en territorios que generan más de mil millones de dólares al año como producto de actividades criminales. Este último artículo sobre las riquezas de las FARC intenta cuantificar las lucrativas economías sobre las que solían tener control —y que ahora otros actores criminales de Colombia desean poseer—.