Noticias

El panameño Manuel Noriega encarcelado en Estados Unidos

Se ha dicho que el difunto dictador panameño, Manuel Noriega, convirtió a su país en uno de los ejemplos más emblemáticos de un "narcoestado" de la historia latinoamericana, y que sus relaciones con los principales capos de la droga colombianos sentaron las bases para el papel que desempeñó Panamá en el comercio global de drogas durante décadas después de su arresto en 1989 por tropas estadounidenses. En este artículo analizamos por qué Panamá sigue siendo un paraíso del narcotráfico para los sucesores de los criminales colombianos que Noriega ayudó a que se enriquecieran.

El Golfo del Urabá

El Golfo de Urabá cuenta con 323 kilómetros de costa porosa, espesa y profunda dominados a su antojo por las llamadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia, mejor conocidas como Los Urabeños; por ahí se mueve contrabando, cocaína y migrantes, pero también maquinaria pesada que hoy le da forma al puerto de aguas profundas que tanto anhela la dirigencia antioqueña.

Fuerzas de seguridad de Honduras patrullando cerca de Ahuas

Un nuevo informe del gobierno de Estados Unidos documenta una serie de pasos en falso relacionados con varias acciones antinarcóticos en 2012, en las que participó la fuerza pública estadounidense en Honduras. Una fuerte señal de la necesidad de tener una orden judicial clara, evitar la improvisación y abrir espacio para la supervisión.

Erradicadores de coca en Bolivia

Un reciente informe de un grupo de interés de Bolivia señala cómo las experiencias de la nación andina en relación con la erradicación forzosa de la coca pueden ser usadas como una lección para Colombia, donde se está presentando un aumento en la producción de la cocaína, a la vez que se está implementando un acuerdo de paz con el grupo guerrillero de las FARC.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha incluido en su "lista de capos" (Kingpin List) a un grupo mexicano poco conocido que trafica heroína, lo que lleva a preguntarse por qué las autoridades estadounidenses dan este paso en este momento y qué dice esto sobre cambios más amplios en la estrategia antinarcóticos de Estados Unidos.