Gustavo Aníbal Giraldo, alias ‘Pablito’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Carlos Emilio Marín Giraldo, alias “Pablito”, “Carlos Marín Guarín” o “Gustavo Aníbal Giraldo” -su supuesta identidad hasta hace poco-, es parte del Comando Central (COCE) del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y uno de los comandantes más beligerantes y críticos de los diálogos de paz entre el ELN y el gobierno colombiano. Fue comandante del Frente de Guerra Oriental hasta 2015.

HISTORY

Pablito, oriundo del Sarare, llegó al departamento de Arauca con su familia a finales de los años 70, cuando la colonización de esta región del país se fomentó a raíz de las riquezas que allí existían, especialmente el petróleo. Desde que arribó, tuvo relación con el ELN, guerrilla a la que ingresó en 1982. El Frente Domingo Laín, que había aprovechado el auge petrolero de Caño Limón, empezó a obtener el control del departamento por las extorsiones a las multinacionales petroleras y el secuestro extorsivo, con ello, Pablito también se abrió campo y demostró su capacidad de liderazgo.

Para 1989, cuando Monseñor Jesús Emilio Jaramillo, obispo de la Diócesis de Arauca, expresó su crítica a las acciones del grupo guerrillero en el departamento[2], en un contexto de una disputa política entre la Iglesia y la guerrilla, el mismo Pablito ordenó y dirigió su asesinato, hecho que resultó ser un punto de quiebre para el ELN en Arauca.

Así, en 1993, Pablito era un guerrillero conocido dentro de la Compañía Simacota. Para 1995 esta estructura realizó su primera actuación internacional y dirigió el ataque contra la Base Militar de Carabobo, en el estado Apure de Venezuela la noche del 26 de febrero de ese año, acción que fue repelida por la Armada del país vecino, sin embargo, demostró la capacidad de guerra del ELN en la frontera.

En el año 2000, se convirtió en comandante del frente Domingo Laín Sáenz, después de que Armel Robles Cerdeño, alias “El Chino”, fuera capturado. Con él a la cabeza, este frente multiplicó su fuerza y poderío militar y expandió su influencia en Arauca. Para entonces, la llega de Álvaro Uribe Vélez a la presidencia de la República significaría un aumento en los enfrentamientos entre las Fuerzas Militares y la guerrilla.

Fue capturado por el Ejército en Bogotá en 2008 y, tan solo un año después de su captura, protagonizó una fuga épica de una cárcel de Arauca. Desde entonces, y hasta la fecha, el gobierno colombiano ofrece una recompensa de US$1 millón por él.

En el contexto del V Congreso del ELN (2015), se anunció la llegada de Pablito al Comado Central de esta guerrilla. Este nombramiento, en principio, fue rechazado por él mismo, demostrando que el frente que comanda tiene drásticas reservas frente a las posiciones de la Dirección Nacional y el mismo Comando Central. Sin embargo, ya hace parte de este órgano del ELN.

Actividades Criminales

Pablito es requerido en Estados Unidos por cargos de tráfico de armas y por el secuestro de periodistas estadounidenses. Según algunos correos en posesión de las autoridades, es él quien controla las rutas de tráfico de drogas por el occidente del país y las ganancias que deja esa actividad. También es acusado de secuestrar, extorsionar y atentar contra la infraestructura petrolera.

La última de las acciones comandada por Pablito fue el reconocido atentado a la Escuela de Policía General Santander, en la ciudad de Bogotá. Posteriormente, el mismo Pablito asumió la responsabilidad sobre estos hechos a través de un comunicado oficial.

A raíz del atentado, los investigadores del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) y de la Unidad de Crimen Organizado de la Fiscalía, pudieron ahondar en la verdadera identidad de Pablito, quien en realidad se llama Carlos Emilio Marín Giraldo.

De acuerdo a los nuevos hallazgos, la Fiscalía ordenó una ampliación de la orden de captura en contra del comandante, quien debería responder por al menos 200 crímenes. Actualmente, se presume que este personaje tiene bajo su mando al menos 1.500 hombres que están al servicio de economías criminales como el contrabando y el narcotráfico.

Geografía

Pablito es el comandante del Frente de Guerra Oriental, que delinque en Arauca, Boyacá y Casanare (región conocida como ABC). Según informes, este jefe guerrillero se mueve tranquilamente entre el departamento de Arauca y el estado de Apure en Venezuela, donde al parecer tiene un campamento, fincas ganaderas y maneja el tráfico de drogas.

Actualmente, el poder del ELN en el país vecino ha aumentado y tiene presencia en 13 estados de Venezuela y la frontera con Colombia, con un constante movimiento entre la línea divisoria y la posibilidad de cruzar entre los dos países a su antojo, evadiendo a las autoridades colombianas.

Aliados y enemigos

Al parecer está refugiado en Venezuela, lo que podría indicar que cuenta con cierto apoyo en ese país. Allí, el ELN ha sido sindicado de trabajar con el gobierno en actividades como la repartición de alimentos, reforzando la idea de una alianza expresa entre las Fuerzas Militares venezolanas, el Estado y la guerrilla en territorio venezolano.

Perspectivas

La incorporación de Pablito al COCE en 2015 fue, sin duda, una decisión sorpresiva de parte de parte de este órgano. Aunque él nunca se declaró expresamente en oposición a los diálogos, era el comandante más reacio al establecimiento de la mesa. Para el ELN, una guerrilla con la reputación de ser descentralizada en la que sus diferentes estructuras demostraban reservas frente a la representación del COCE, la adhesión de Pablito resultó ser un punto de inflexión.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn