Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias ‘El Paisa’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Hernán Darío Velásquez, mejor conocido como ‘El Paisa’, es un excomandante guerrillero, cuyo paradero se desconoció por más de un año hasta que reapareció en un video en el que se anunciaba la creación de un nuevo ejército disidente conformado por líderes guerrilleros de la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aunque participó en las negociaciones de paz de 2016 entre las FARC y el gobierno colombiano, El Paisa siempre vio con recelo el proceso y posteriormente criticó su implementación. En 2018, huyó de un campamento de reinserción en Caquetá, donde se encontraba con otros excombatientes.

No volvió a saberse de El Paisa hasta agosto de 2019, cuando apareció en el video al lado del comandante guerrillero Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, en el que anunciaba el rearme.

Líder curtido, anteriormente al mando de la unidad de fuerzas especiales de las FARC, El Paisa fue el estratega de algunas de las operaciones más sonadas y sangrientas durante el medio siglo de conflicto civil de esa guerrilla. Jugará un rol clave en el desarrollo de la nueva estrategia militar del grupo, además de recuperar algunos excombatientes para la lucha.

Actualmente se cree que El Paisa se encuentra atrincherado en Venezuela, en algún lugar de la cuenca del río Orinoco, donde está protegido por un fuerte destacamento de seguridad.

Historia

Oriundo de Remedios, Antioquia, El Paisa creció en Medellín, donde según algunos fue apadrinado por Pablo Escobar y el Cartel de Medellín, para quienes trabajó como “sicario”, mientras aprendía sobre tráfico de armas y de estupefacientes.

Con solo 19 años de edad, ya tenía varias órdenes de captura en su contra, y se alió con las FARC, porque pensaba que la guerrilla le daría protección. Fue apresado en 1989, luego de ser sorprendido en Jamaica en medio de una transacción de tráfico de armas para cambiar cocaína por 1000 fusiles y 250 morteros. Cuando recuperó la libertad, se unió al Bloque Oriental de las FARC, dirigido por Víctor Julio Suárez, alias “Mono Jojoy”. El Paisa sembró terror en el departamento de Antioquia, instalando retenes en las vías y exigiendo a los conductores el pago de una “vacuna” para permitir el paso de sus vehículos.

En 1993, fue puesto al mando de la recién creada columna móvil Teófilo Forero. Conocida como “La Teófilo”, el grupo élite de combatientes tenía la misión de proteger a la cúpula de las FARC, conocida en conjunto como el Secretariado.

El fallecido líder de las FARC Mono Jojoy, en ese entonces comandante del Bloque Oriental, se interesó por El Paisa, quien tenía inclinación por la violencia y contaba con una serie de habilidades adquiridas en su paso por el Cartel de Medellín, entre ellas las tácticas de guerrilla urbana.

Con el inicio de los diálogos entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC en 1998, La Teófilo centró su esfera de influencia y acción en el suroeste del departamento del Huila.

La importancia de “El Paisa” dentro de las FARC creció con el fortalecimiento de su capacidad militar, especialmente en los bloques Oriental y Sur. El primero a cargo de El Mono Jojoy, y el segundo dirigido por él, en el que seleccionó personalmente a los hombres que lo conformarían.

La lista de acciones comandadas por El Paisa están entre las más cruentas de este capítulo del conflicto colombiano, empezando por el asesinato de Diego Turbay Cote y su familia en el año 2000. A esto le siguió la renombrada toma del edificio de Miraflores, que marcó el primer secuestro en masa.

En 2002, se llevó el crédito de haber enterrado los diálogos de paz con el expresidente Pastrana, cuando su columna Teófilo secuestró un vuelo comercial en el que viajaba el opositor político Jorge Gechem. La seguidilla de acciones incluyó la explosión de un carrobomba en el Club El Nogal, de Bogotá, en 2003, y el secuestro de 12 diputados del Valle del Cauca, en 2007.

Tras las muertes de los líderes de las FARC, El Mono Jojoy y Guillermo León Sáenz, alias “Alfonso Cano”, en 2010 y 2011, respectivamente, las FARC necesitaban reagruparse y reestructurarse. Lo hicieron mediante el llamado Plan Renacer, en manos de El Paisa y de la columna Teófilo, que cobró importancia dentro de las FARC como unidad guerrillera de alto valor estratégico y militar.

En 2013, El Paisa y la columna Teófilo habían infligido tanto daño que el gobierno creó la Fuerza de Tarea Júpiter exclusivamente para combatir a Velásquez y su estructura.

Con los primeros acercamientos entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC, El Paisa pasó a integrar el Estado Mayor Central de las FARC. El Paisa manifestó sus reservas sobre las negociaciones. pero en abril de 2016, integró la delegación de paz de las FARC en La Habana, donde desmintió que se opusiera al Proceso de Paz.

Con la firma y la implementación del acuerdo de paz, El Paisa quedó a cargo del Espacio Territorial de Concentración y Reinserción (ETCR) de Miravalle, en Caquetá. En 2018, Márquez, quien había renunciado a su curul en el senado en Bogotá luego de la detención del excomandante Seuxis Pausías Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich”, llegó al campamento. Aproximadamente en abril de 2018, El Paisa escapó del ECTR hacia Venezuela.

La evasión de El Paisa supuso un golpe para el ya tenso proceso de paz, pues se consideraba que su testimonio era crucial para saber la verdad de lo sucedido durante décadas de conflicto.

En repetidas oportunidades se le pidió que volviera al proceso. Ante la falta de respuesta, el gobierno emitió una orden de captura en su contra en abril de 2019.

Actividad criminal

El Paisa suministraba la mano de obra necesaria para que las FARC operaran el negocio de la cocaína, con la custodia de los cultivos ilícitos y los cargamentos de cocaína. Sin embargo, la constante persecución y los enfrentamientos con la fuerza pública dificultaron cada vez más el control de la Columna Teófilo Forero sobre esta economía criminal.

Además, esta estructura guerrillera obtenía importantes recursos provenientes de la extorsión y el secuestro, que eventualmente se convirtió en su principal economía criminal. En su zona de control, la columna Teófilo mantenía un sistema de tributación organizado que gravaba a propiedades rurales y vehículos en tránsito. Con esta actividad, ‘El Paisa’ logró en su momento tener recaudos de hasta 2.000 millones de pesos (US$615.000).

Geografía

Durante su etapa en la guerrilla, logró establecerse en el territorio que va desde Caquetá hasta el Huila, a lo largo de la Cordillera Oriental de los Andes. Su zona de influencia se extendía por los municipios de San Vicente del Caguán, Puerto Rico, Algeciras, Campoalegre, Neiva, La Uribe, Baraya, Colombia, Mesetas y San Juan de Arama.

Durante el proceso de paz, ‘El Paisa’ regresó a territorio conocido, en el ETCR de Miravalle,  San Vicente del Caguán, hasta su fuga de este campamento. Hoy en día se presume que se mueve entre Venezuela y Arauca, en Colombia, resguardado por un fuerte esquema de seguridad.

Aliados y enemigos

Durante su etapa en la guerrilla, Velásquez entabló una relación muy cercana con El Mono Jojoy, comandante del Bloque Oriental. Incluso llegó a ser muy cercano a Manuel Marulanda, alias ‘Tiro Fijo’, al punto de que fungió como jefe de seguridad del máximo comandante guerrillero.

El Paisa y su columna Teófilo sufrieron el asedio constante de un escuadrón especial de la policía, llamado “Los Lobos” y de la fuerza de tarea Júpiter. Pero logró eludirlos, acompañado siempre de una docena de guardaespaldas y empleando una red de 80 combatientes que permanecían alertas a cualquier movimiento de las fuerzas de seguridad.

Hoy día, Iván Márquez es su aliado más cercano. Puede ser por esta razón que Márquez optó por reunirse con él en el campo de reinserción de Miravalle, de donde ambos huyeron.

Prospectiva

En el video divulgado en agosto de 2019, donde Márquez llama a los desmovilizados de las FARC a regresar al combate, El Paisa aparece a su lado, en uniforme camuflado y sosteniendo un fusil M4.

Como con los demás jefes de las antiguas FARC que aparecen en el video, se ha ofrecido una recompensa de 3 mil millones de pesos colombianos (cerca de US$885.000) por información que conduzca a su captura.

Gracias a su experiencia al mando de la columna Teófilo, El Paisa ofrece pericia y liderazgo militares sin iguales.

Su figura atraerá a muchos excombatientes de vuelta al nuevo ejército y puede contribuir a reunificar a las FARC, por su gran conocimiento de las operaciones de narcotráfico y de producción de cocaína.

Pero su función principal seguramente estará en la creación de estrategias y el lanzamiento de la nueva ofensiva armada del grupo.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn