Ricardo Abel Ayala Ortega, alias “Cabuyo”

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Ricardo Abel Ayala Ortega, conocido por el alias de “Cabuyo,” es actualmente uno de los objetivos militares de mayor valor en el departamento de Antioquia, al noroccidente de Colombia.

Ayala Ortega cobró relevancia tras la implementación del proceso de paz entre las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno Nacional, cuando dejó de ser un reincorporado más del “Bloque Iván Ríos” de las FARC, para convertirse en el cabecilla del frente 36 de las ex – FARC mafia, dedicado al narcotráfico y la explotación ilegal de oro.

Tendría a su cargo alrededor de medio centenar de hombres armados en los municipios de Ituango, Valdivia, Campamento y Tarazá, en el norte del departamento de Antioquia, donde se concentran cultivos de coca, rutas de narcotráfico y minas ilegales. Esta región es un centro neurálgico para el transporte y envío de droga al exterior a través del golfo de Urabá y el Pacífico colombiano.

Historia

Cabuyo ingresó al Frente 36 de las FARC en el 2010, y se convirtió en miliciano del que era considerado el frente más activo del “Bloque Iván Ríos”.

Su labor en la guerrilla comenzó brindando información importante al Frente 36 como miliciano activo en el municipio de Campamento, Antioquia.

En el 2011 pasó a ser guerrillero raso a la compañía “Gerardo Torres” de este mismo frente 36, asumiendo labores de seguridad en los cultivos de coca y minas ilegales.

En el 2015 fue asignado a la comisión de finanzas de la misma compañía, a cargo de manejar los dineros provenientes del narcotráfico, realizar sicariatos selectivos y reclutamiento de nuevos miembros para la estructura.

Durante las negociaciones de paz entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, llegó a ser nombrado por las FARC como representante del plan piloto de desminado humanitario en la vereda el Orejón de Briceño, Antioquia. Igualmente estuvo en la zona veredal de la plancha en Anorí, Antioquia, recibiendo los beneficios correspondientes a lo acordado por la dejación de armas.

Sin embargo, su nombre comenzó a cobrar relevancia para las autoridades hasta enero de 2018, por cuenta de su accionar delictivo en los municipios de Briceño e Ituango donde extorsionaba a empresas asociadas al proyecto hidroeléctrico Hidroituango, ubicado sobre el río Cauca.

Meses despues volvió a llamar la atención por estar involucrado en el asesinato de tres geólogos de la multinacional canadiense Continental Gold en el corregimiento de Ochalí, en el municipio de Yarumal, el 19 de septiembre del 2018. A partir de ese momento se incrementó la ofensiva militar en contra el Frente 36 de las ex-FARC Mafia.

Actualmente Cabuyo es uno de los criminales más buscados por las autoridades en Antioquia, que ofrecien 200 millones de pesos por información que dé con su captura.

Actividad Criminal

Es reconocido como el líder militar de las ex – FARC mafia en el norte de Antioquia y Bajo Cauca antioqueño.

Al mando del Frente 36 de las ex-FARC Mafia entró en una confrontación militar con Los Urabeños por el control territorial y cuotas criminales de la región desde finales de 2017. Esto ha representado un aumento en las tasas de homicidio y de desplazamiento forzado en la región desde entonces.

Así mismo, el asesinato de Yamir Arles Moreno, quien era testigo en el proceso judicial adelantado por la Fiscalía en su contra, demostró el crecimiento de la capacidad coercitiva de Cabuyo en 2019.

Además, mantiene su control sobre la explotación de oro con fines criminales, un negocio que mueve 10 billones de pesos (US$2.5 millones) anualmente, especialmente en el departamento de Antioquia donde según la contraloría el 80 por ciento del oro que se extrae es de forma ilegal.

Geografía

Los lugares en los cuales Cabuyo comenzó a tener influencia fueron los municipios de Ituango, Valdivia y Briceño. Allí perseguía las rentas que generaba la extorsión a las distintas multinacionales energéticas.

Igualmente hace presencia en el Nudo de Paramillo, disputando las rutas que facilitan el tránsito de droga desde el Bajo Cauca antioqueño hacia el golfo de Urabá.

Debido a los fuertes operativos del ejército, se le ha visto en el nordeste antioqueño, buscando nuevos reclutas dado que allí residen sus antiguos compañeros en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de la Plancha en el municipio de Anorí.

Aliados

Las alianzas en el territorio son una variable fundamental para entender el sostenimiento de Cabuyo como personaje importante en el panorama criminal de Antioquia. Una de las más importantes fue establecida con los Caparrapos y el ELN, cuyo fin era expulsar a los Urabeños del Bajo Cauca y el Nudo de Paramillo; puntos estratégicos para la producción y transporte de pasta base de coca, respectivamente.

Así mismo, tiene una alianza con el Frente 18 de las ex-FARC Mafia, estructura liderada por Erlison Echavarría, alias “Ramiro”. También tendría cercanía con las estructuras ex – FARC Mafia lideradas por “Iván Márquez”, hecho que aparentemente no se ha materializado en algún tipo de apoyo militar.

Las relaciones de Cabuyo con el mundo criminal no se limitan al norte de Antioquia en términos de alianzas. En el Valle de Aburrá, área donde se encuentra la ciudad de Medellín y nueve municipios más, cuenta con varias alianzas estratégicas para el intercambio de armas por drogas, dichos aliados son las estructuras “Pachelly”, “El Mesa” y “El Tapón”, organizaciones con influencia en los municipios de Bello, Copacabana, Barbosa y Girardota.

Su principal enemigo en el mundo criminal son los Urabeños y claramente las acciones de las Fuerzas Militares, especialmente la Séptima División del Ejército Nacional, quienes han aumentado las operaciones militares en contra de Cabuyo y su estructura.

Perspectivas

La reciente captura de dos integrantes de su anillo de seguridad por parte del Ejército Nacional, junto a los operativos de inteligencia militar que señalan que Cayudo estaría en busca de nuevos reclutas en el ETCR de la Plancha, en Anorí, serían evidencia de que la estructura a su cargo se encuentra fuertemente debilitada.

El conflicto en el norte de Antioquia y el Bajo Cauca antioqueño tampoco da tregua, por lo que la capacidad militar de Cabuyo en esta pelea continua en entredicho. Es posible que sus alianzas tanto en la región, como en el Valle de Aburrá y a nivel nacional le permitan blindarse militar y económicamente, posibilitando una reestructuración interna.

Sin embargo, en caso de no encontrar apoyo entre sus pares en el corto y mediano plazo, el panorama de Cabuyo y el frente 36 de las ex – FARC mafia se vería reducido a dos posibilidades.

La primera es una potencial reorganización entre los frentes 36 y 18 de las ex – FARC mafia, juntándose en una sola estructura, teniendo en cuenta la cercana relaciónes entre Cabuyo y Ramiro, quienes tienen presencia en la misma región.

La segunda posibilidad, si no se da un fortalecimiento militar y económico a corto plazo, es la desintegración total de la estructura criminal que lidera Cabuyo en el norte de Antioquia y el Bajo Cauca.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn