Investigación y análisis de crimen organizado

En el ajetreado Centro Histórico de San Salvador, nada ocurre sin el aval de las pandillas.

Las conocidas pandillas callejeras Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 han afianzado constantemente su control sobre casi todos los aspectos de la vida en el centro de la ciudad, eje de los mercados urbanos informales de El Salvador, una mina de oro para la extorsión, el contrabando, el tráfico de drogas y otras actividades criminales.

Esta investigación, que InSight Crime hizo durante dos años, narra cómo las pandillas, con su creciente control del territorio y sus ingresos criminales, han utilizado su dominio sobre el Centro Histórico para expandir su poder en El Salvador.

El centro es crucial para el avance político de la pandilla, una realidad que ha traído consigo una serie de alianzas y negociaciones con políticos de todos los partidos, desde funcionarios municipales hasta los pasillos de la casa presidencial de Nayib Bukele.