Cartel del Golfo

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Cartel del Golfo ha sido uno de los grupos criminales más antiguos y poderosos de México, sin embargo, en los últimos años ha perdido territorio e influencia debido a varias batallas contra sus rivales, incluyendo a Los Zetas, su antigua ala militar. En su apogeo, su líder Osiel Cárdenas Guillén era considerado el capo más poderoso del hampa del país, y su brazo armado, Los Zetas, la pandilla más temida.

Historia

Los orígenes del Cartel del Golfo se remontan a 1984, cuando Juan García Abrego asumió el control del negocio de narcotráfico de su tío, que para entonces consistía en un pequeño negocio de marihuana y heroína. García negoció un acuerdo con el Cartel de Cali, una gigantesca estructura colombiana que estaba buscando nuevas rutas de ingreso al mercado de Estados Unidos, tras verse afectada por la ofensiva estadounidense contra sus rutas caribeñas. En términos de negocios, el acuerdo resultó irresistible tanto para los líderes del Cartel de Cali, los hermanos Rodríguez Orejuela, como para los mexicanos. García Abrego se ocuparía de los envíos de cocaína a través de la frontera mexicana, asumiendo todos los riesgos, con lo que se quedaría con cerca de un 50 por ciento de las ganancias.

Datos Cartel del Golfo

Fundación
1984

Miembros
Desconocido

Liderazgo
Mario Ramirez Treviño, alias “X20,” (arrestado en agosto de 2013)

Actividades criminales
Tráfico de drogas internacional, lavado de dinero, asesinatos

Datos México

Tasa de homicidios

Actividades criminales

Tráfico y venta de drogas, trata y tráfico de personas, extorsión, secuestro, prostitución, robo de gasolina, lavado de dinero, tráfico de armas

Principales grupos criminales

Los Zetas, Cartel de Sinaloa, Cartel del Golfo, Familia Michoacana, Cartel de Juárez, OBL, Caballeros Templarios

Según informes, cuando García Abrego fue detenido y deportado a Estados Unidos en enero de 1996, el Cartel del Golfo tenía multimillonarios ingresos anuales, en dinero que debía ser transportado de nuevo a través de la frontera en maletas, jets y a través de túneles subterráneos. Esta organización narcotraficante construyó una red de distribución de gran alcance en Estados Unidos, de Houston a Atlanta y de Nueva York a Los Ángeles.

Otros capos como Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”, jefe del Cartel de Juárez, siguieron los pasos de García Abrego y comenzaron a exigir a sus socios colombianos un mayor control sobre la distribución, en lugar de conformarse con los ingresos percibidos por sus servicios de transporte. Como resultado, a finales de los años noventa, los traficantes mexicanos habían construido una serie de redes de distribución de cocaína, metanfetamina y heroína que competían con el Cartel de Cali en tamaño, sofisticación e ingresos. Así mismo, pronto rivalizarían con sus contrapartes colombiana en términos de corrupción política, sobornando colaboradores en el gobierno, ministros, miembros de la policía federal e incluso de la Procuraduría General de la República (PGR).

Pero pasó un tiempo para que el heredero de García Abrego, Osiel Cárdenas Guillén, desarrollara el ala militar del Cartel del Golfo. Cárdenas reclutó al menos a 31 exsoldados de las Fuerzas Especiales de México para actuar como agentes de seguridad, pagándoles hasta tres veces su salario anterior. Eran francotiradores expertos, entrenados con armas inaccesibles para la mayoría de sus rivales narcotraficantes, tenían una rápida capacidad de despliegue de operaciones en casi cualquier entorno y encajaban perfectamente con el estilo de liderazgo osado y atrevido de Cárdenas.

Cárdenas fue detenido en 2003, después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreciera una recompensa de US$2 millones por su captura. Pero su antigua unidad de protección, que pronto comenzó a operar como un grupo independiente conocido como Los Zetas, es tal vez el legado más sangriento e influyente que este grupo dejó en la guerra contra el narcotráfico en México.

Liderazgo

Se cree que después de la extradición de Cárdenas a Estados Unidos en 2007, Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias “El Coss”, se quedó con el control de las operaciones del grupo, hasta que fue capturado en septiembre de 2012. El hermano de Cárdenas, Antonio Cárdenas Guillén, alias “Tony Tormenta”, administró el negocio de narcotráfico del cartel, hasta que fue asesinado en noviembre de 2010.

El arresto de El Coss dejó al grupo sin ningún sucesor evidente. En enero de 2013, uno de los candidatos para ocupar el vacío dejado por El Coss, David Salgado, alias “Metro 4”, fue asesinado por desconocidos.

Mario Ramírez Treviño, alias “X20”, un sicario y rival interno de Metro 4, asumió el control de la organización tras el asesinato de Metro 4. Ramírez Treviño fue arrestado en el estado de Tamaulipas en agosto de 2013, en una operación del ejército mexicano que estuvo seguida por el arresto de 24 miembros de su grupo, y fue recluido en una prisión mexicana, aunque también es requerido por Estados Unidos por cargos de narcotráfico y crimen organizado.

Así como con la captura de los demás cabecillas, la suya dejó un vacío de poder en el liderazgo del grupo.

Geografía

El centro de operaciones del cartel está en el estado fronterizo de Tamaulipas, y sus bastiones más importantes están en Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa. Estas zonas son fundamentales desde el punto de vista operacional y financiero. Una de las fuentes de ingreso del cartel consiste en cobrar a los locales por movilizarse por la zona.

Otra ciudad clave en el norte es Monterrey, en Nuevo León, donde el cartel perdió control debido a su intensa lucha contra Los Zetas, aunque parece estar ganando terreno de nuevo. El grupo es conocido por tener presencia en al menos otros 11 estados del sur de México, así como en las ciudades de Miguel Alemán en Oaxaca, Morelia en Michoacán y posiblemente también en la península de Yucatán.

Aliados y enemigos

En abril de 2010, la policía federal confirmó que existía una alianza entre la Familia Michoacana y el Cartel del Golfo contra su rival común, Los Zetas, quienes habían estado incursionando agresivamente en el bastión tradicional del Cartel del Golfo en Tamaulipas.

Para los observadores del crimen en México esta no fue ninguna sorpresa. El Cartel del Golfo tiene un violento historial de antiguos aliados que se vuelven en su contra. Una alianza anterior, negociada en prisión entre Cárdenas y Benjamín Arellano Félix, uno de los líderes del Cartel de Tijuana, se mantuvo por cerca de un año hasta que el acuerdo se rompió en 2005, dando lugar a un nuevo brote de asesinatos en los estados fronterizos. Otra división temporal del territorio con el Cartel de Sinaloa también se rompió en 2007, causando estragos en todo el país.

Perspectivas

El Cartel del Golfo ahora tiene la tarea de combatir a un monstruo de su propia creación. Hay algunos indicios de que han sido capaces de sacar a algunos elementos de Los Zetas de Tamaulipas. Pero esta organización está actuando con fuerza en las ciudades fronterizas y el Cartel del Golfo ya ha perdido gran parte de su antiguo monopolio sobre la costa oriental de México.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn