HomeCaribeJimmy Chérizier, alias 'Barbecue'
CARIBE

Jimmy Chérizier, alias 'Barbecue'

CARIBE / ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 21 DE OCTUBRE, 2021 ES

El exagente de policía Jimmy Chérizier, alias “Barbecue”, es uno de los líderes pandilleros más importantes de Haití. Es conocido porque conformó el “G9 y Familia” (G9 an fanmi – G9), una federación criminal de nueve de las pandillas más poderosas en la capital de Haití, Puerto Príncipe.

Chérizier ha colaborado con la policía y con el Partido Haitiano Tèt Kale (Parti Haïtien Tèt Kale – PHTK), actualmente en el poder. Sin embargo, recientemente planteó desafíos al Estado haitiano, llamando a la revolución en junio de 2021. Ahora estaría buscando aprovechar el vacío de poder dejado por el asesinato del expresidente Jovenel Moïse.

Historia

La carrera criminal de Jimmy Chérizier se remonta al menos a 2017, cuando ejercía como agente de policía.

Comenzó a ser conocido en noviembre de 2017, cuando participó en una supuesta operación antipandillas que condujo a la ejecución extrajudicial de al menos nueve civiles inocentes en el barrio Grand Ravine, de Puerto Príncipe.

Un año más tarde, Chérizier presuntamente participó en la Masacre de La Saline con su pandilla Delmas 6 y otros grupos, como Cité Soleil, Baz Pilate y Ti Bwa. Los testigos reportaron que durante el ataque fue visto hablando con el exfuncionario del gobierno Joseph Pierre Richard Duplan y con otros líderes de pandillas.

Aquella fue la peor masacre que sacudió a Haití en más de una década, con al menos 71 muertos. Chérizier fue despedido un mes después, y se emitió una orden de captura en su contra.

Sin embargo, logró evadir la captura y participó en un ataque que se extendió por cuatro días en el barrio Bel-Air de Puerto Príncipe, en noviembre de 2019. Chérizier y miembros de cuatro pandillas —Delmas 6, Base Nan Chabon, Krache Dife y St Martin Street Gang— incendiaron viviendas y mataron al menos a 24 personas.

Antes de estas masacres, Chérizier recibía apoyo material, logístico y financiero de altos funcionarios del gobierno del presidente Jovenel Moïse. Estos le proporcionaron dinero, armas, uniformes policiales y vehículos del gobierno para llevar a cabo los ataques.

Un alto funcionario del gobierno le dijo a InSight Crime que, antes del asesinato de Jovenel Moïse, el 50 por ciento de los fondos del G9 provenían de dineros del gobierno, el 30 por ciento de los secuestros y el 20 por ciento de las extorsiones; sin embargo, después del 7 de julio, el financiamiento del gobierno se redujo en un 30 por ciento.

Las masacres, realizadas sobre todo en los barrios de la oposición en toda la capital de Haití, fueron de mutuo beneficio para altos funcionarios estatales y Chérizier: el gobierno podría tomar medidas enérgicas contra los bastiones de la oposición; por su parte, Chérizier podría aumentar su influencia como líder de la pandilla Delmas 6, rol que él ha negado en repetidas ocasiones.

Por ese entonces, Moïse debió enfrentar constantes protestas en las que se exigía su renuncia. Los haitianos lo culpaban de la actual crisis económica del país, la corrupción rampante, la escasez de gasolina y el aumento de la violencia.

Antes de la creación del G9 en 2020, Barbecue había llegado a ser lo suficientemente poderoso como para ejecutar acciones que le correspondían a la Policía Nacional de Haití (HNP). Menos de 24 horas después de que el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Joseph Jouthe, anunciara una operación contra las pandillas en Village de Dieu, Jimmy Chérizier afirmó que él y otros 19 policías podrían hacer una limpieza de dicha comunidad.

En mayo de 2020, Chérizier fue vinculado a nuevos ataques en la capital. Junto con líderes de pandillas aliadas supuestamente cercanos al gobierno, realizaron una “reunión preparatoria” para “organizar ataques simultáneos” en varios barrios de Puerto Príncipe, como reveló la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos de Haití (Réseau National de Défense des Droits de l'Homme -- RNDDH).

Días después, Chérizier y varias pandillas que él había logrado reunir atacaron los barrios de Pont-Rouge, Chancerelles, La Saline y Fort Dimanche para ampliar el control territorial, con el apoyo de la policía nacional. Varias personas fueron incineradas o asesinadas a tiros, y decenas de casas fueron incendiadas.

Los ataques se presentaron inmediatamente antes de la conformación de G9 y Familia, coalición que fue anunciada por Chérizier en un video publicado en YouTube en junio de 2020. En este, presentaba dicha alianza de pandillas como una forma de restaurar la paz en Puerto Príncipe. Pero, por el contrario, la coalición les ha permitido a las pandillas expandir el control territorial y les ha otorgado a los políticos un arma unificada para acabar con la oposición.

Chérizier ha debido enfrentar varios desafíos como cabecilla de la coalición. Uno de ellos tiene que ver con enfrentamientos internos. A mediados de 2021, hizo de pacificador después de que la banda Grand Ravine lanzara ataques contra el barrio de Ti Bwa, controlado por la pandilla Chrisla.

Las tensiones entre G9 y Familia y funcionarios estatales también han aumentado. A finales de junio de 2021, Chérizier y sus hombres marcharon por las calles de La Saline, enarbolando armas que hasta entonces habían mantenido ocultas.

Fue entonces cuando Chérizier hizo un llamado a la revolución contra la oposición, el sector empresarial y el partido gobernante, mediante un video en el que aparecía rodeado por docenas de hombres enmascarados y fuertemente armados. Luego agregó que él y sus aliados estaban “listos para la guerra”.

El 7 de julio, Chérizier y G9 llegaron a un momento crítico cuando su supuesto patrocinador político, el presidente Jovenel Moïse, fue asesinado en su residencia privada.

Días después, Chérizier marchó con cientos de personas por las calles del distrito de Lower Delmas, en Puerto Príncipe, con el fin de rendir homenaje a Moïse.

Actualmente parece que intenta sacar provecho del vacío de poder que ha quedado tras el magnicidio. “Todo el mundo tiene que esperar mis órdenes antes de responder al asesinato de Jovenel Moïse”, dijo durante la marcha.

En octubre de 2021, obligó al primer ministro en funciones, Ariel Henry, a huir de una ceremonia que Chérizier ofició rodeado de hombres armados.

Actividades criminales

El papel principal de Chérizier en la criminalidad de Haití ha sido el de liderar la alianza de pandillas G9.

Ha intervenido como pacificador para sofocar las divisiones internas y ha movilizado a las pandillas para cometer asesinatos selectivos. Durante mucho tiempo ha actuado como puente entre las pandillas de la capital y funcionarios estatales, supuestamente reuniendo a ambas partes para cometer masacres patrocinadas por el Estado.

Los miembros de G9 y Familia se dedican sobre todo a la extorsión. Les cobran “cuotas de protección” a los negocios locales, a los puestos de vendedores ambulantes y a los conductores del transporte público. También llevan a cabo secuestros extorsivos. En otros casos, las pandillas se han apoderado de servicios públicos como la electricidad o el suministro de agua para cobrar por ellos.

Los miembros de la alianza quizá también están involucrados en el tráfico regional de armas, aunque sobre esto todavía no hay claridad. Anteriormente, ciertos funcionarios estatales habían proporcionado armas a las pandillas para llevar a cabo masacres selectivas. Chérizier ha sido un intermediario clave en este proceso.

Geografía

Las actividades de Chérizier se han concentrado sobre todo en los barrios de Puerto Príncipe, la capital de Haití, mediante su rol como líder del G9. Sin embargo, se desconoce su alcance geográfico.

El barrio de Lower Delmas en la capital ha sido durante mucho tiempo un bastión de Chérizier. El barrio es sede de su pandilla Delmas 6.

Su influencia en toda la capital ha crecido en los últimos años, a medida que los miembros del G9 han expandido su control territorial. Por ejemplo, después de la masacre de Pont-Rouge en mayo de 2020, el barrio de Waf Jérémie, en el centro de Puerto Príncipe, se convirtió en la base operativa de la coalición.

Según informes, el G9 ocupa otros barrios a instancias de Chérizier. Entre ellos figuran el sector de Belecourt del distrito de Cité Soleil de Puerto Príncipe, los barrios de Chancerelles, Delmas, La Saline, Martissant y Pont-Rouge, el área suburbana de Fontamara en Puerto Príncipe, el suburbio de Waf Jérémie, así como Rue Saint-Martin y Rue Porcelaine.

Los medios de comunicación locales también han informado que el G9 mantiene el control de Belekou, en el distrito de Cité Soleil, en Puerto Príncipe, la comuna de Grand Ravine y Village de Dieu.

Los informes han sugerido que la coalición tiene la intención de expandirse a otras partes de Haití, con Chérizier a la cabeza.

Aliados y enemigos

Como líder de G9 y la Familia, Chérizier cuenta con el apoyo de varios aliados poderosos.

“Con todo el poder que tiene, todos lo quisieran de su lado”, dijo a InSight Crime, bajo condición de anonimato, un líder comunitario de una zona de Puerto Príncipe donde la alianza G9 está activa.

Otros líderes de pandillas del G9 han actuado como sus principales aliados. Entre estos se encuentran James Alexander, alias “Sonson”, de la pandilla Baz Krache Dife; Ezeckiel Alexandre de la pandilla Baz Pilatos; Christ Roy Chery, alias “Chrisla”, de la pandilla Nan Ti Bwa; Albert Stevenson, alias “Djouma”, de la pandilla Simon Pelé (quien ya ha sido arrestado); Serge Alectis, alias “Ti Junior”, de la pandilla Baz Nan Chabon; Jean Emiliano Micanor, alias “Micano”, de la pandilla Waf Jérémie; Cendy Marcellin, alias “Zoé”, de la pandilla Nan Boston y Andris Icard, alias “Iska”, de la pandilla Belekou.

Chérizier ha trabajado estrechamente con estos líderes para lograr la expansión territorial y atacar a sus rivales.

Otras once organizaciones criminales de Puerto Príncipe mantienen relaciones amistosas con el G9. Cuando es necesario, brindan apoyo a Chérizier y a otros líderes de pandillas. Esta unión a veces se conoce como el G20.

Más allá de los barrios marginales de Puerto Príncipe, Chérizier tiene aliados en los altos niveles. Llegó a estar vinculado con el difunto presidente haitiano Jovenel Moïse y con el partido gobernante, el PHTK.

Se dice que, bajo el mando de Chérizier, el G9 consiguió votos y sofocó las protestas sociales. A cambio, se sospecha que algunos funcionarios estatales les han concedido a los miembros del G9 inmunidad frente a las fuerzas del orden. Incluso después del asesinato de Moïse, es probable que Chérizier todavía mantenga algunos de estos vínculos.

Dado que les pagan solo US$200, y que estos suelen llegar tarde, muchos agentes de policía deciden vincularse al G9 y trabajar para Barbecue, quien les paga US$1,000 al mes, según un alto funcionario del gobierno en Haití. Al parecer, ellos le facilitan sus viajes y garantizan su seguridad, incluso mientras mientras se realizan actividades criminales.

También podría fácilmente trabajar con nuevos aliados en caso de que el G9 quiera expandirse. La Pandilla 400 Mowozo, de la comuna de Ganthier, en el centro de Haití, y la Pandilla Savien del norte del departamento de Artibonite, de Haití, podrían resultar aliados útiles.

El poder de Chérizier, y su perfil público, también implica que tiene una serie de enemigos, los cuales han cambiado a lo largo de los años.

A raíz de la creación del G9, alias “Gabriel” conformó el Gpèp en noviembre de 2020. El Gpèp es una alianza de pandillas que representa a la oposición política: algunas de las pandillas que lo conforman son Bel-Air, Grand Ravine y Cité Soleil. Gabriel y Barbecue son enemigos declarados.

Si bien solía mantener estrechos vínculos con el partido gobernante del país, en junio de 2021 convocó a una revolución contra este, así como contra la oposición y el sector empresarial.

Las pandillas a favor de la oposición y sus líderes también han tenido relaciones hostiles con Chérizier. Regularmente se han presentado enfrentamientos entre los hombres de Chérizier y los grupos rivales. Por ejemplo, en mayo de 2020, Chérizier atacó a Fanmi Lavalas, una pandilla de Cité Soleil, junto con otras pandillas.

Chérizier también podría considerar que los antiguos miembros del G9 son sus enemigos. Según informes, la pandilla Grand Ravine se retiró de la alianza a principios de 2021, debido a enfrentamientos internos. En octubre de 2020, el líder de la pandilla apareció en una transmisión de radio, diciendo que había secuestrado a un alto ejecutivo de una lotería porque Chérizier no lo estaba apoyando financieramente.

Perspectivas

Jimmy Chérizier ya no goza de inmunidad ni de la protección de su padrino político, Jovenel Moïse. A pesar de que al parecer ganó más poder después de la creación de la alianza de pandillas G9, también ha ganado enemigos. Su destino podría tomar dos caminos diferentes.

La creación del G9 le ha dado a Jimmy Chérizier suficiente poder e independencia como para convertirse en un líder criminal influyente en la escena política.

Dado que pretende cambiar su reputación de criminal por el de revolucionario, podría ganar legitimidad, tras lo cual los líderes de la élite política y económica podrían convertirse en sus enemigos.
El poder que Chérizier ha acumulado como parte del G9 es inusual, incluso dentro de la larga historia de Haití, donde ha habido pactos bajo cuerda entre dichos grupos y los líderes políticos. Sin embargo, “la continua pérdida de poder político entre los aliados de Moïse podría llevar a la ruptura de la alianza de pandillas del G9”, como afirma Eric Calpas, investigador experto en pandillas de Haití.

Los discursos y las apariciones de Barbecue en las redes sociales muestran una retórica cada vez más política. En septiembre, el líder pandillero apareció en un video de YouTube en el que se refería a G9 y Familia y Aliados como un movimiento revolucionario; “Hemos decidido tomar las riendas del destino del país. Ello significa liberarlo del 5% de las personas que controlan el 85% de la riqueza del país”.

Su declaración en otro video publicado en un medio de comunicación local es similar, excepto que en este lo acompaña un oficial de policía activo; “Hoy, en este mismo momento, estaba en las calles porque ha comenzado la revolución para liberar al país [en este momento aparece una policía marchando]. Saludamos además a los policías que se están uniendo al movimiento”.

El intento de Jimmy Chérizier de hacer del G9 un movimiento revolucionario en lugar de un grupo criminal indica que las pandillas se han vuelto más autónomas con respecto a la élite política. A pesar de que Barbecue no puede aspirar a puestos políticos debido a que existe una orden de arresto en su contra, tiene la capacidad de poner en la esfera política a alguien elegido por él. Sin embargo, dado que su padrino político Jovenel Moïse ya no está, cuenta con menos aliados políticos; de hecho, incluso la élite económica ha puesto un precio sobre su cabeza.

Por ahora, el caos generado tras la muerte del presidente Moïse al parecer le permitirá a Chérizier penetrar aún más en los dominios económicos, sociales y políticos de la capital.

compartir icon icon icon

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

What are your thoughts? Click here to send InSight Crime your comments.

We encourage readers to copy and distribute our work for non-commercial purposes, with attribution to InSight Crime in the byline and links to the original at both the top and bottom of the article. Check the Creative Commons website for more details of how to share our work, and please send us an email if you use an article.

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

Contenido relacionado

HAITÍ / 26 MAR 2021

Representantes del gobierno de Haití piden a las autoridades que desarticulen un grupo de policías violentos al margen de la…

CARIBE / 25 FEB 2014

En consonancia con muchos de sus vecinos latinoamericanos, Jamaica tiene previsto despenalizar la marihuana antes de que finalice el año,…

CARIBE / 28 AGO 2013

Las autoridades de República Dominicana han detenido a un exmilitar por cargos de drogas, retirado a 68 agentes de policía…

Sobre InSight Crime

LA ORGANIZACIÓN

Investigación sobre inseguridad social en Guatemala llega a las primeras planas

10 DIC 2021

La más reciente investigación de InSight Crime sobre un caso de corrupción al interior del instituto de seguridad social de Guatemala, relacionado con la muerte de…

LA ORGANIZACIÓN

La investigación sobre El Dorado de Maduro llega a los titulares

3 DIC 2021

La investigación de InSight Crime sobre el tráfico ilegal de oro en el estado Bolívar y la Amazonía de Venezuela tuvo un gran impacto en los medios de comunicación. Además…

LA ORGANIZACIÓN

Talleres sobre perspectiva de género y técnicas de investigación

26 NOV 2021

Los días 23 y 24 de noviembre, InSight Crime llevó a cabo un taller titulado “Cómo cubrir el crimen organizado: técnicas de investigación y enfoque de género”, en los que…

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime nombra a dos nuevos integrantes de su Junta Directiva

19 NOV 2021

En las últimas semanas, InSight Crime agregó dos nuevos miembros a su Junta Directiva. Joy Olson es la exdirectora ejecutiva de la Oficina en Washington para…

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime aporta argumentos en el debate sobre contrabando en Paraguay

12 NOV 2021

La información sobre las tendencias y patrones del crimen organizado que InSight Crime provee a diario llega a los escritorios de diplomáticos, miembros de las fuerzas públicas y políticos de…