Los 5 principales robos por las fuerzas de seguridad en Latinoamérica

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Tras el reciente robo de US$1,3 millones por 22 policías en Honduras, InSight Crime hace una cuenta regresiva de los principales robos cometidos por las fuerzas de seguridad en Latinoamérica.

5. Venezuela

En medio de la escasez generalizada de alimentos, la policía de Caracas ha sido acusada de robar comida de camiones del Ministerio del Poder Popular para la Alimentación. Según un conductor responsable de un botín de 100.000 bolívares en aves de corral, la policía de Caracas lo hizo detener cuando conducía por la capital venezolana, y luego robaron las cajas de pollo después de que él se negara a pagar un soborno. Según la página de Internet venezolana de noticias La Patilla, el conductor filmó el incidente, y luego dijo que mientras estaba en la estación de policía, ésta alardeaba de que cobraba una cuota a todos los distribuidores de alimentos para poder moverse por toda la ciudad y “confiscar” sus mercancías si se negaban a pagarla. El conductor del camión también dijo que la policía de Caracas había afirmado haber hecho estacionar tantas veces a algunos vendedores de verduras que los habían llevado a la quiebra.

4. Perú

Al menos 14 policías antidrogas en Perú -incluido el comandante de la unidad antidrogas en la ciudad de Tarapoto, al norte del país –han sido acusados de incautar base de coca y de revenderla a narcotraficantes peruanos y colombianos. Pese a que la unidad antidrogas había sido asignada a una de las principales zonas de producción de coca del país y no había reportado ninguna incautación de drogas en 2014, altos funcionarios de la policía no ordenaron ninguna investigación hasta que un informante contó a las autoridades sobre lo que había sucedido.

Además de la venta de base de coca, los policías corruptos al parecer también robaron dinero de narcotraficantes. En una ocasión, los agentes de policía tomaron como rehén al propietario de un hotel mientras buscaban a dos narcotraficantes colombianos que se alojaban en el establecimiento para poder robarles cerca de US$500.000.

3. Honduras

En una operación que tuvo lugar en octubre de 2014, la cual buscaba capturar a dos miembros de la familia narcotraficante Valle Valle en Honduras, la policía descubrió US$12,5 millones enterrados en un barril de plástico. La policía sólo informó la incautación de US$11,2 millones, los cuales fueron entregados a la agencia a cargo de los bienes incautados. Los 22 agentes de la policía luego se repartieron los US$1,3 millones restantes.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

Algunos de los policías gastaron su dinero en prostitutas, mientras que otros compraron autos y casas. Sin embargo, despertaron sospechas de los agentes de inteligencia de la policía con su repentina adquisición de bienes de lujo. También dieron gracias en Facebook: uno de estos oficiales de la policía escribió en su perfil, “gracias a Dios por este regalo y por sacarme de la pobreza”.

2. Guatemala

Una cosa es tener dinero incautado durante una operación policial, y otra cosa distinta es robar cargamentos de droga y dinero en efectivo de grupos criminales activos. Aunque a menudo se lleva a cabo por narcotraficantes rivales, este tipo de actividad –conocida como “tumbe”- a veces es perpetrada por agentes policiales corruptos.

En un caso, un oficial de la policía en Guatemala al parecer robó un cargamento de drogas y dinero de un grupo criminal en junio de 2013.

Pocos días después del tumbe, trece sicarios irrumpieron en la estación de policía local y masacraron a ocho agentes de la policía que estaban cenando allí. El funcionario que al parecer orquestó el tumbe fue tomado como rehén y partes de su cuerpo desmembrado fueron encontradas una semana después. Los asesinatos fueron atribuidos a Francisco Eduardo Villatoro Cano, alias “Guayo Cano”, el dueño del cargamento de droga robado, quien presuntamente tenía vínculos con los Zetas.

1. Colombia

En 2003, un grupo de 147 soldados en una misión para rescatar a víctimas de secuestro se toparon con al menos US$20 millones en efectivo enterrados en un campamento abandonado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Había tantos billetes en los contenedores enterrados que los soldados los utilizaron para hacer hogueras y apostar enormes sumas de dinero en juegos de cartas para entretenerse.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Colombia

Los soldados utilizaron su nueva riqueza para comprar artículos de lujo y gastar grandes cantidades en prostitutas. Algunos de los soldados levantaron sospechas al renunciar al ejército, mientras que otros ofrecieron más de US$2.000 a quien quisiera cubrir sus turnos en la cocina del ejército. Un soldado incluso utilizó su dinero para pagar un cambio de sexo.

Sin embargo, los millones atrajeron una atención indeseada más allá de los funcionarios del gobierno. En el momento en que los soldados fueron finalmente condenados en 2013, al menos cinco habían sido asesinados y otros tenían a sus familiares secuestrados. Sólo 86 están cumpliendo hoy en día una condena en la cárcel, porque las autoridades no pudieron localizar a los 56 restantes. La increíble historia ha servido de base para una película (vea el tráiler abajo) y una serie de televisión.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn